Rumiaciones ¿Por qué no podemos dejar de pensar en algunas cosas?

Rumiaciones

Seguramente en algún momento te ha sucedido, has atravesado por una situación un tanto compleja y durante el resto del día le das vueltas y vueltas al asunto. Aun cuando tratas de pensar en otras cosas, el pensamiento de lo sucedido se hace presente y sencillamente no te lo puedes sacar de la mente. A eso se le conoce como rumiaciones y son más comunes de lo que crees.

Si se trata de un problema que no puedes hacer a un lado, hoy te contamos como puedes deshacerte de esos pensamientos intrusivos.

¿Qué son las rumiaciones y por qué suceden?

Las rumiaciones son una serie de pensamientos intrusivos acerca de una determinada situación, que surgen en cualquier momento y que por lo general son causantes de un profundo malestar en quien los padece. Una de las características principales de las rumiaciones, es el hecho de que no aporta una solución a la situación vivida, por lo que suelen reavivar las emociones negativas derivadas de esta.

Esto resulta en que los pensamientos propiamente se conviertan por sí solos es un problema adicional. Es importante recalcar, que es normal como seres humanos tener pensamientos a lo largo del día sobre diversidad de situaciones, la diferencia entre estos pensamientos es que por lo general aportan una solución a algún acontecimiento en específico y no rondan en la mente durante todo el día.

Todo lo contrario a lo que sucede con las rumiaciones, que son pensamientos intrusivos, persistentes, negativos que derivan de alguna situación que produce malestar en la persona afectada.

¿Las rumiaciones son malas?

Sí. Por muchos motivos las rumiaciones pueden ser un problema y pueden afectar la vida diaria. Producen angustia y preocupación y además causan estragos en la salud mental.

Elevan los niveles de estrés en la persona quien las padece

En efecto, las rumiaciones son fatales en términos de estrés. Esto se debe, en líneas generales, a que prolonga un estado de alerta a través de la preocupación y la angustia constante.

Es importante destacar además, que los cuadros agudos de estrés pueden derivar en afecciones más graves, como las enfermedades cardiovasculares. (Lea También: ¿Cuánta cafeína es demasiada?)

Pueden convertirse en una adicción

Aunque no lo creas, esto puede suceder. La mente actúa de formas intrigantes, y cuando la persona está acostumbrada a rumiar, con el tiempo esta situación en lugar de ser un problema, puede llegar a convertirse en una adicción.

Lo que a su vez puede derivar en otros trastornos como la ansiedad y la depresión.

Pueden afectar la relación que tienes con los demás

Cuando las personas están en medio de las rumiaciones, el estrés y el miedo que estas pueden producir, pueden hacer que te encuentres irritable.

Cuando estás irritado tienes una mayor dificultad para ver con claridad lo que sucede a tu alrededor, lo que puede resultar en conflictos con quienes te rodean.

¿Cómo detener las rumiaciones?

Puede que esta sea una de las partes más difíciles, pero puedes tener la seguridad de que no es imposible. Hay una serie de pasos que puedes seguir y que te ayudarán a detener las rumiaciones. A continuación te mostramos algunos de ellos.

Trata de ocuparte de otros asuntos

Sabemos que cuando la mente va a mil por hora, concentrarse en algo puede parecer una tarea imposible. Sin embargo, no lo es. Vuelca toda tu atención a otras cosas que tengas pendientes, trabajar, estudiar, escuchar música, ver conferencias e incluso salir a caminar o hacer ejercicio, puede ser la solución para comenzar a dejar a un lado las rumiaciones.

Detén el pensamiento en seco

Como estos pensamientos pueden ser cíclicos, tienes una oportunidad de detectar cuando estás rumiando, y con esto, puedes crear estrategias para eliminar el pensamiento de raíz. Puedes crear señales de alerta que te permitan cortar el pensamiento en el momento justo en el que aparezca.

Por ejemplo, en el momento en el que el pensamiento se esté haciendo presente, trata de pensar en otra cosa al instante, o trata de emitir una señal de alerta que te permita distraerte del pensamiento negativo.

Deja el pasado atrás

Puede ser una gran manera de superar las rumiaciones. Lo sucedido ya no se puede deshacer, lo ideal es que aprendas a vivir con ello, aceptando que el pasado ha quedado atrás y que es momento de vivir el presente, es un gran paso para superarlo.

Supera las rumiaciones y libera tu mente

No cabe duda, las rumiaciones pueden llegar a convertirse en un problema serio si no se combaten a tiempo. Aprende a detectar cuando estás rumiando y aplica alguna de las técnicas que te sugerimos. No obstante, si sientes que están haciendo estragos en tu vida, visita a un profesional.

Más Temas de Bienestar AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!