Métodos para Recuperar el Olfato y Gusto luego del COVID-19

Recuperar olfato y gusto post Covid

La llegada de la pandemia de COVID-19 afectó a toda la humanidad y ha dejado algunas secuelas en algunas personas. Incluso más de dos años después. Uno de los síntomas más comunes de algunas de sus variantes es la perdida de olfato y gusto.

A la gran mayoría de las personas se les suele pasar luego de algunas semanas pero a otras puede durarles mucho más. En el siguiente artículo podrás conocer algunos métodos para recuperar el olfato y el gusto luego del COVID-19.

¿Por qué ocurre la perdida de olfato y gusto con el COVID-19?

Entre los síntomas que más se han destacado por infección respiratoria causada por COVID-19 se encuentran la tos, cefalea y diarrea. Sin embargo, en las últimas cepas también se ha visto una pérdida del olfato y gusto, también conocidas como anosmia y ageusia.

Aunque este fue catalogado como un síntoma leve, muchas personas pueden pasar un mal rato por la incertidumbre de no saber si podrán volver a recuperar estos sentidos.

Ante todo esto, no se sabe con certeza cuál es la causa de la anosmia, surgiendo algunas teorías al respecto. Una de estas es que puede ser ocasionada por obstrucción inflamatoria del olfato, afectando a su mucosa.

Esto puede llegar a causar destrucción de las neuronas olfativas, lo que puede significar un daño permanente y recuperación más lenta. A pesar de esto, en la gran mayoría de los casos se ha visto una recuperación total tras este síntoma.

Por otro lado, la alteración del gusto se indica que puede ser causada por un cambio en las células que se encargan del procesamiento quimiosensorial.  Esto puede hacer que no se sientan sabores, aunque también está muy asociada con la pérdida del olfato ya que ambos sentidos están conectados.

¿Cómo diagnosticar la anosmia y ageusia?

Para poder saber que se sufre de una pérdida de olfato y gusto causada por COVID-19 solo hay que hacer pruebas subjetivas. De esta forma se puede hacer que el paciente huela olores fuertes como los del café y la vainilla. (Lea También: Síndrome de la Cara Vacía: el fenómeno psicológico que ocurre al dejar de usar el tapabocas)

Al mismo tiempo, exponerlo a sabores dulces a los que puedan reaccionar fácilmente. Si de esta manera no reacciona como debería y no percibe aromas o sabores entonces se está ante un caso de anosmia y ageustia.

Métodos para recuperar el olfato y el gusto luego del COVID-19

A pesar de que no se sabe con certeza lo que causa la perdida de olfato y gusto a causa del COVID-19, existen soluciones. Algunos de los tratamientos recomendados para poder recuperar progresivamente estos sentidos son el uso de corticoides intranasales en el caso de la anosmia.

También se recomienda la aromaterapia que puede ir mejorando a volver a reconocer los olores hasta que se recupere por completo el sentido del olfato.

Para el gusto también se puede hacer algo similar, aunque al ir recuperando el olfato este mejorará progresivamente. Por esta razón se recomienda no ingerir alimentos con sabores fuertes como el ajo o el picante.

La principal razón para esto es que puede llegar a saturar las papilas gustativas y perjudicar en vez de hacer una mejoría. De igual forma se recomienda evitar el consumo de tabaco y alcohol durante la recuperación ya que estos empeoran la ageusia.

Sin embargo, debes tener en cuenta que muchas personas suelen recuperar estos sentidos por si solos con el pasar del tiempo.

Un porcentaje menor suele tardar meses en hacerlo, pero eventualmente sucede y no quedan secuelas de ningún tipo. Aun así el uso de este tipo de terapias puede ayudar a mejorar los síntomas y una recuperación más rápida.

¿Hay consecuencias tras esta situación?

Al momento de perder el olfato y el gusto a causa del COVID-19 se puede llegar a tener ciertos problemas durante la vida diaria. Algunos de estos a causa de la importancia de estos dos sentidos durante la alimentación.

No obstante, al no poder oler o saborear, es probable que se ingieran alimentos caducados que puedan producir una intoxicación. Además se puede alterar el apetito, lo que al mismo tiempo ocasionará pérdida de peso mientras dure este efecto.

De igual forma, puede tener un efecto negativo en la salud mental de la persona afectada. Esto debido principalmente a la incertidumbre de no saber si se podrán recuperar estos sentidos o cuánto tiempo durará. Además, puede entorpecer las relaciones de pareja o amigos, ya que los olores suelen ser un factor crucial que puede cohibir la interacción con otros.

Como puedes ver, aunque no tenga consecuencias tan graves, puede afectar la calidad de vida de quien lo sufre.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la perdida de olfato y gusto suele ser temporal. Finalmente hay que recalcar que se pueden seguir algunos de los tratamientos antes mencionados para mejorar los síntomas gradualmente y así acelerar la recuperación.

Autor: Mariluz

Más Temas de Bienestar AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!