Problemas Visuales y la Pérdida de la Audición

Un estudio reciente sugiere que casi el veinte por ciento de los niños que tienen pérdida sensorioneural de la audición también tienen trastornos oculares.

Según la información de respaldo del estudio, la pérdida sensorioneural de la audición, causada por daño al oído interno o al nervio auditivo afecta hasta a tres de cada mil niños. La mitad de los casos en los niños son de orden genético y un solo gen, el GJB2, es responsable por una proporción importante de la pérdida sensorioneural de la audición en las personas de raza blanca.

Para el estudio, el Dr. Arun Sharma y sus colegas de la Universidad de Washington y Seattle revisaron datos sobre 226 niños que tenían pérdida sensorioneural de la audición. De ese grupo, 49 (el 21.7 por ciento) presentaba trastornos visuales, entre ellos 23 (el 10.2 por ciento) con problemas de refracción como miopía, hipermetropía y astigmatismo, y 29 (el 12.8 por ciento) que tenían errores no refractivos. Los investigadores también hallaron que la causa de la pérdida de la audición sensorioneural era sindrónica, lo que significa que se relaciona con otros síntomas, en once niños (4.9 por ciento) y cinco (el 2.2 por ciento) tenían síndromes con problemas visuales relacionados.

A los niños se les ofrecieron pruebas genéticas para mutaciones del gen GJB2. De los 144 que se sometieron a la evaluación, 27 (el 18.8 por ciento) tenían dos copias mutadas del gen GJB2 y uno de los 27 (el 3.7 por ciento) tenían un trastorno visual. No se hallaron problemas oculares en los once niños que tenían una sola copia mutada, pero sí los hubo en 22 (el 20.8 por ciento) de los 106 niños que no tenían mutaciones.

“Esto coincide con la impresión de que las mutaciones GJB2 causan pérdida sensorioneural de la audición pero no anomalías o síndromes adicionales”, escribieron los investigadores.

“Es importante usar un método multidisciplinario para la evaluación y el tratamiento de los niños que tienen pérdida de la audición sensorioneural para asegurar que se satisfagan sus necesidades médicas, educativas y sociales”, concluyó el estudio. “La evaluación oftalmológica puede ser beneficio para los pacientes al permitirle a los oftalmólogos diagnosticar (y posiblemente tratar) trastornos coexistentes que afectan la visión, y para ayudar a los otorrinolaringólogos a determinar a causa de la pérdida sensorioneural de la audición”.

El estudio aparece en la edición de febrero de la revista Archives of Otolaryngology – Head & Neck Surgery.

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!