Parche con un Medicamento Contra el VIH se Muestra Promisorio

Parche con un Medicamento Contra el VIH se Muestra Promisorio

Una investigación preliminar sugiere que un parche podría administrar un medicamento contra el SIDA a los pacientes, pero todavía es demasiado pronto para saber si funcionaría en animales, por no hablar de los humanos.

Pero los hallazgos plantean la posibilidad de una forma sencilla de administrar los fármacos contra el SIDA, que los pacientes no siempre se toman como deberían. Los parches podrían usarse durante siete días, y uno de los autores del nuevo estudio señaló que apenas añadiría una fracción de centavo al costo del fármaco en sí.

“Estos resultados nos dan esperanzas, y estamos listos para pasar a la próxima etapa del desarrollo”, afirmó el investigador líder Anthony Ham, director de formulaciones de la compañía de investigación farmacéutica ImQuest BioSciences. El estudio fue financiado por los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU.

Los investigadores usaron con éxito parches transdérmicos para administrar el 96 por ciento de un medicamento contra el sida en piel artificial durante una semana, apuntó Ham. El medicamento contra el SIDA, que está en desarrollo, no está disponible para el público.

“Fabricar los parches no es costoso, tienen una alta tasa de liberación, y pueden inhibir la infección con VIH”, aseguró Ham. El próximo paso es evaluar los parches en animales.

Los pacientes de VIH, el virus que causa el SIDA, no tienen que manejar los regímenes complicados de los primeros años, que requerían que tomaran pastillas múltiples a distintas horas. Ahora, alrededor del 70 por ciento de los pacientes recién tratados en EE. UU. se toman una sola pastilla al día, mientras que los pacientes de otras partes del mudo quizás se tomen una pastilla dos veces al día, apuntó Rowena Johnston, directora de investigación de la Foundation for AIDS Research.

“Pero la limitación principal de las pastillas, independientemente de cuántas haya que tomar o qué tan mínimos sean los efectos secundarios, es el cumplimiento”, anotó Johnston. La investigación ha mostrado que muchos pacientes, si no la mayoría, no se toman sus pastillas todas las veces.

“La inmensa ventaja potencial de un parche, dependiendo de durante cuánto tiempo pueda liberar el nivel adecuado del fármaco, es la capacidad de mantener el nivel correcto del medicamento sin las fluctuaciones observadas cuando el cumplimiento farmacológico no es perfecto”, apuntó Johnston.

Un parche podría ser una forma eficaz de proveer los medicamentos que evitan que las personas contraigan SIDA en primer lugar, aseguró.

Pero “hay un largo camino a recorrer entre lo que parecen ser hallazgos promisorios ahora y la piel de un paciente”, señaló. Aunque hace mucho que se usan parches para otros tipos de medicamentos, los investigadores deben realizar estudios para evaluar su seguridad y averiguar si funcionan, dijo. “El concepto es bueno, pero me pregunto si hay dificultades fundamentales que expliquen por qué nadie lo ha desarrollado exitosamente antes”.

El estudio fue presentado el martes en la reunión anual de la Asociación Americana de Científicos Farmacéuticos (American Association of Pharmaceutical Scientists) en Washington, D.C. Las investigaciones presentadas en reuniones médicas deben considerarse como preliminares, ya que no han pasado por el proceso de revisión profesional requerido por las revistas médicas.

FUENTES: Anthony Ham, Ph.D., director, formulations, ImQuest BioSciences, Frederick, Md.; Rowena Johnston, Ph.D., director, research, Foundation for AIDS Research, New York City; Oct. 25, 2011, presentation, American Association of Pharmaceutical Scientists annual meeting, Washington D.C.

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!