Prevención de la Transmisión de VIH Materno Infantil

5. Actualización de la GPC

5.1 Recomendaciones sobre estrategias para la prevención de la transmisión materno infantil

Pregunta clínica 1

¿Cuál es el mejor esquema de profilaxis antirretroviral en recién nacidos, hijas e hijos de madres con VIH/Sida en Colombia?

Recién nacidos, hijas e hijos de madres con VIH/Sida - PICO

El principal propósito del uso de antirretrovirales en el periodo neonatal es reducir la frecuencia de infección por VIH en niñas y niños, hijas o hi­jos de madres con infección por VIH.

La evidencia actual muestra un claro beneficio del uso de antirretrovirales como la Zidovudina, la Nevirapina, y otras combinaciones comparadas contra no tratamiento. Para lograr reducción de las transmisión materno infantil. La duración del tratamiento, al igual que el uso de combinaciones es solo beneficioso en algunos subgrupos. El GDG no encontró evidencia suficiente para determinar el impacto de estas estrategias en la mortalidad de las niñas y los niños.

En cuanto a efectos indeseables, los estudios mostraron un perfil similar de efectos adversos entre grupos, independientemente del medicamento antirretroviral utilizado. No se encontró información comparativa en adherencia. Sólo un estudio publicó efectos sobre resistencia viral posterior (con bajo poder para interpretación).

Con base en lo anterior el panel recomendó definir dos estrategias para la profilaxis neonatal basada en el esquema de tratamiento materno.

Para hijas e hijos de madres que reciben tratamiento antirretroviral completo, y con evidencia de supresión viral en las últimas 8 semanas del embarazo. Se recomienda el uso de Zidovudina postnatal por 6 semanas en 2 dosis diarias.

Para hijas e hijos de madres que no recibieron tratamiento antirretroviral durante el embarazo o no se alcanzó supresión viral. Se recomienda que el recién nacido reciba 3 dosis de Nevirapina ( 1ª dosis al nacimiento, 2a dosis a las 48 horas de la 1ª dosis, y una 3a dosis a las 96 horas de la 2a dosis) en conjunto con Zidovudina 2 dosis diarias por 6 semanas (42 días).

Recomendaciones

Con el fin de disminuir la transmisión materno infantil, se sugiere:

Recomendación 1

Iniciar la profilaxis neonatal lo más cerca al nacimiento, idealmente en las primeras 6 a 12 horas de vida.

Fuerza y dirección de la recomendación: FUERTE A FAVOR DE LA INTERVENCIÓN (Recomendación condicional por la falta de evidencia que soporte la recomendación. Consenso del GDG).

Al iniciar la profilaxis se recomienda tener en consideración los siguientes subgrupos de neonatos según el estado de tratamiento de la madre:

Recomendación 2

Para hijas e hijos de madres que reciben tratamiento an­tirretroviral adecuado, y con evidencia de supresión viral en las últimas 8 semanas del embarazo. Se recomienda: el uso de Zidovudina postnatal por 6 semanas (42 días).

Recomendación 3

Para hijas e hijos de madres que no recibieron tratamien­to antirretroviral durante el embarazo o no se alcanzó supresión viral en la medición realizada en las últimas 8 semanas del embarazo, se recomienda: que el recién na­cido reciba 3 dosis de Nevirapina (1ª dosis al nacimiento, 2a dosis a las 48 horas de la primera dosis y una 3ª dosis a las 96 horas de la 2a dosis) en conjunto con Zidovudina por 6 semanas (42 días).

Fuerza y dirección de la recomendación: FUERTE A FAVOR DE LA INTERVENCIÓN (Calidad de la Evidencia Moderada).

Las dosis recomendadas de Zidovudina y Nevirapina se presentan en las Tablas 1 y 2.

Dosis recomendadas de Zidovudina según edad del lactante

Dosis recomendadas de Nevirapina según edad del lactante

Puntos de buena práctica clínica
  • En caso de recién nacidos prematuros o con otras comorbilidades es altamente deseable consultar a un médico experto en VIH para definir esquema de profilaxis a utilizar y su dosificación.

    Presentan las categorías de médico tratante para los pacientes con VIH/Sida en Colombia. Según consenso entre el Ministerio de Salud y Protección Social, el Fondo de Población de Naciones Unidas, el Instituto de Evaluación Tecnológica en Salud y la Asociación Colombiana de Infectología.

  • Los recién nacidos, así se encuentren recibiendo profilaxis antirretroviral. Deben seguir las mismas recomendaciones para la confir­mación diagnóstica de la infección por VIH dadas en la pregunta 3.

(Lea También: Recomendaciones sobre Diagnóstico de la Infección por VIH/Sida)

Pregunta clínica 2

¿En niñas y niños menores de 12 meses de edad, hijas e hijos de madre con infección VIH/Sida cuál es la mejor estrategia de ali­mentación para reducir la transmisión materno infantil y otros desenlaces indeseables?

Niñas y niños menores de 12 meses de edad, hijas e hijos de madre con infección VIH/Sida

El principal objetivo de la estrategia de alimentación es asegurar el crecimiento y desarrollo adecuado del recién nacido, su desarrollo neurocognitivo y mejorar la calidad de vida, todo esto mientras se previene la transmisión materno infantil del VIH.

Los estudios en que la intervención con leche de fórmula ha sido dada hasta los 6 meses de edad han mostrado un efecto significativo en la reducción de la transmisión materno infantil asociado a la alimentación con leche de fórmula (13, 14), la evidencia muestra que este efecto se mantiene cuando este tipo de leche es administrada hasta los 12 meses o más (15, 16), las tasas de infección por VIH son casi el doble entre los 6 y 12 meses para aquellos lactantes que recibieron leche ma­terna en comparación con los que recibían leche de fórmula (15).

Aunque los estudios que han realizado el seguimiento a 12 meses han fallado en detectar diferencias en la mortalidad o en el crecimiento y desarrollo de las niñas y niños entre las dos alternativas de lactancia, la continuidad de la estrategia de alimentación con leche de fórmula hasta 12 meses de edad o más si se ha relacionado con un ahorro en costos finales de atención, dado su impacto en la reducción del porcentaje de niñas y niños infectados, que con lleva a una menor necesidad de consumo de recursos por atención de la enfermedad misma y de sus complicaciones en la niñez (17).

Control de la transmisión materno infantil del VIH

La disponibilidad de leches de fórmula que garantizan un adecuado aporte protéico calórico hace de la alimentación basada en este tipo de leches una opción válida para asegurar el control de la transmisión materno infantil del VIH.

La calidad de la evidencia sobre el efecto protector que ejerce la alimentación basada en leche de fórmula durante los primeros 12 meses de vida sobre la transmisión materno infantil medida a los 24 meses de edad es MODERADA, lo que favoreció que el panel de expertos emitiera la recomendación de alimentación basada en leche de fórmula extendida hasta los 12 meses de edad.

Debido a que la evidencia disponible para los desenlaces de interés es limitada y en la mayoría de los casos proviene de un solo estudio, es necesario revisar esta recomendación en un tiempo corto con el fin de identificar nuevos estudios que aporten evidencia sobre el efecto de las diferentes estrategias de alimentación en los demás desenlaces críticos.

Guía para Atención por VIH en Niños Menores de 13 años

Recomendaciones

Para evitar la transmisión postnatal de VIH, reducir el porcentaje de transmisión materno infantil y asegurar un adecuado estado nutricional en las niñas y niños menores de 1 año de edad hijas e hijos de madres con infección por VIH/Sida, se recomienda:

Recomendación 4

Dar leche de fórmula* durante todo el periodo de lactan­cia, desde el nacimiento hasta los 12 meses de edad.

Fuerza y dirección de la recomendación: FUERTE A FAVOR DE LA INTERVENCIÓN (Calidad de la Evidencia Moderada).

Recomendación 5

Independientemente de si la madre recibe tratamiento antirretroviral o si la niña o el niño se encuentra en profi­laxis antirretroviral, se recomienda no dar leche materna.

Fuerza y dirección de la recomendación: FUERTE A FAVOR DE LA INTERVENCIÓN (Calidad de la Evidencia Moderada).

Puntos de buena práctica clínica

Con el fin de asegurar el aporte nutricional adecuado, es necesario:

  • Dar entrenamiento a las madres sobre las buenas prácticas de preparación y reconstitución de las leches de fórmula.
  • Asegurar que las niñas y niños, hijas e hijos de madres con infección por VIH asistan a los programas de control de crecimiento y desa­rrollo y reciban la alimentación complementaria necesaria para su adecuado desarrollo al igual que la población general.

Con el fin de evitar transmisión materno infantil del VIH por otros medios, se sugiere:

  • Establecer un programa de acompañamiento de las madres durante los primeros meses después del parto con el fin de garantizar la adherencia a la leche de fórmula y evitar la alimentación mixta (combinada con leche materna).
  • Aconsejar a las madres evitar la pre masticación de alimentos y medicamentos como una posible forma de transmisión del VIH.
Ver Más de Guías para Médicos, CLICK AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!