Osteosíntesis con Instrumental de Minigrafitos Tornillos de 2.7 mm

Dr. Félix Borrero Borrero*
*Instructor de Ortopedia. Pontificia Universidad Javeriana.

Resumen  

En el trabajo titulado Osteosíntesis con Instrumental de Minifragmentos, Tornillos de 2.7 mm, se revisa la casuística del Hospital Universitario de la Samaritana, encontrándose 38 casos con 41 osteosíntesis.

Las indicaciones son bastante precisas, en principio se utilizaron en fracturas articulares de la base del primer metacarpiano, en fracturas oblicuas de las falanges y fracturas articulares desplazadas de las mismas, así como en la fijación de osteotomías y de artrodesis de compresión.

La técnica operaria es exigente y las complicaciones graves siempre, entre ellas han de destacarse: la infección que si bien no frecuente es grave siempre, y la rigidez en la articulación interfalángica próximal. Se dan algunas indicaciones para el manejo adecuado y seguro del material.

Los resultados de la Osteosíntesis con placas y tornillos de 2.7 mm son buenos siempre y cuando no se alteren sus indicaciones y la técnica operatoria sea impecable.

Para aquellas personas que en una forma u otra han tenido contacto con las osteosíntesis con placas y tornillos son claras las ventajas que este tipo de inmovilización puede ofrecer en cuanto a la movilización temprana de las articulaciones vecinas o comprometidas (1). Lo anterior es especialmente digno de tenerse en cuenta si se recuerda la marcada tendencia a la rigidez que presentan las pequeñas articulaciones de la mano si se inmovilizan prolongadamente o en posiciones inadecuadas, así como en la de los tendones a adherirse a los sitios de lesión.

El proceso de cicatrización y consolidación en las fracturas en terrenos bien vascularizados como la mano es mucho más rápido que en otra zonas del organismo. Los pequeños brazos de palanca y la relativa superficialidad de las estructuras óseas, hacen que las mismas sean la gran mayoría de las veces susceptibles de reducciones cerradas adecuadas y estables, utilizando inmovilizaciones externas cortas siempre y cuando se coloquen adecuadamente (2).

La concomitancia de estos factores reduce en forma muy significativa las indicaciones de osteosíntesis para las fracturas de las manos, que debe restringirse a aquellas intrínsecamente inestables, cuyos desplazamientos residuales no sean tolerables, sea por incongruencia articular o por defectos importantes de longitud y rotación, especialmente las falanges. Lo anterior versa para el tratamiento agudo de las fracturas, ya que otra indicación que hemos encontrado adecuada, es la fijación de las osteotomías (3,4).

En líneas generales se indican los tornillos en aquellos casos en los cuales su uso provea por compresión interfragmentaria, es decir el aumento de la fuerza de rozamiento entre las superficies fracturarias, estabilidad suficiente para permitir la movilización precoz de las articulaciones vecinas comprometidas (3,4).

Las placas de osteosíntesis mantiene como una férula interna la orientación de los segmentos hasta la consolidación permitiendo en el intervalo la movilización del segmento afectado (3,4,5).

Nótese pues, que la principal razón de ser de la osteosíntesis es la movilización precoz manteniendo la reducción de la fractura. Si al término del acto operatorio la una compromete a la otra es muy probable que haya un defecto en la indicación o en la realización del tratamiento, a menos que las lesiones concomitantes sean la causa de la inmovilización (6,7).

Material y Métodos

Se revisan las historias de 38 pacientes operados en el Hospital General Universitario de la Samaritana a quienes se practicaron 41 osteosíntesis, con placas y/o tornillos de 2.7 mm en las manos en el transcurso de los últimos 4 años y fueron agrupadas para su evaluación en 5 grupos diferentes:

1. Osteosíntesis de la base del pulgar
Fx Bennet
Pseudo Bennet
Rolando (9)
13
4
5
4
2. Osteosíntesis diafisiarias de falange
Oblicuas FP
Oblicua FM
Osteotomías de falange
12
6
1
5
3. Artrodesis de compresión 4
4. Osteosíntesis de carpo 2
5. Otras osteosíntesis (10) 7

En 17 años se emplearon placa y tornillos y en los restantes 21 únicamente tornillos.

En el postoperatorio inmediato se coloca una férula de yeso o de aluminio en posición interinsecoplus durante la primera semana, alentando al paciente para que en el interior de la misma inicie ejercicio isométricos; a partir de este término se ordena retirar la férula tres veces en el día por períodos de media hora e iniciar la movilización activa de las articulaciones sin permitir el uso de la mano en las actividades cotidianas. A partir de la cuarta semana en todos los casos salvo las fracturas del escafoides se inicia el retorno a la actividad laboral en forma paulatina.

Este instrumental fue así mismo utilizado para osteosíntesis por fuera de las manos, que no se incluyen en este estudio.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!