Niveles de Monóxido de Carbono en Aire Espirado

En Fumadores Activos y Pasivos y no Fumadores a la Altura de Bogotá (2640 mts.)

Giraldo Horacio, MD*,
Arenas María Clemencia, MD*,
Porras Inés, Lic. Enf*,
Dueñas Ruben, MD*.

*Servicio de Neumología, Fundación Clínica Shaio –
Santafé de Bogotá, Colombia

Resumen

Introducción: La medición de los niveles de Monóxido de Carbono (CO) en aire espirado es un método rápido, no invasivo y preciso para determinar la exposición reciente al humo del tabaco, o cualquier otra fuente de CO. Tradicionalmente se ha hecho la determinación de los niveles de CO a través de la medición de la Carboxi-hemoglobina en sangre periférica mediante un Co-oxímetro, que es el “estándar de oro” y método de elección en el manejo de la intoxicación por CO especialmente en los pacientes que requieren ventilación mecánica. Esta medición es útil también en el manejo de los pacientes fumadores para motivarlos a suspender el cigarrillo, o en la validación de datos en aquellos que están dejando de fumar. La medición no invasiva de los niveles de CO en el aire espirado expresado en partículas por millón (ppm) se correlaciona muy bien con los niveles de Carboxi-hemoglobina en sangre.

Objetivos: 1. Evaluar los niveles de CO en el aire exalado de fumadores, no fumadores y fumadores pasivos en Bogotá. 2. Establecer la diferencia entre niveles de CO de fumadores pasivos y no fumadores. 3. Establecer la diferencia entre niveles de CO de pacientes que habían fumado su último cigarrillo entre menos de 1 hora y más de 24 horas. 4. Establecer un punto de corte de valor de CO es privado que identifique los fumadores con alta sensibilidad y especificidad.

Pacientes y métodos: En el presente estudio hemos determinado los niveles de CO en 233 voluntarios, 141 no fumadores, y 92 fumadores quienes habían fumado su último cigarrillo entre 1 y más de 24 horas antes, y se dividieron en 7 grupos, de acuerdo al tiempo en que lo habían hecho: 0 a

Resultados: Los niveles de CO en pacientes fumadores fueron significativamente mayores que los no fumadores expuestos o no a humo de segunda mano (19.55 +/- 11.59 vs 5.15 +/- 2.80, p=0.0001), y entre los fumadores, los niveles disminuyeron en forma lineal a medida que aumentaba el tiempo desde cuando se fumaron su último cigarrillo, llegando a niveles similares a los no fumadores después de 24 horas de haber fumado. Los niveles de CO de los fumadores pasivos fueron significativamente mayores que los de los no expuestos (5.91 +/- 2.29 vs 4.6 +/- 3.0, p=0.005). Se establecieron puntos de corte en cada uno de los grupos de fumadores, obteniéndose el valor de 6 ppm de CO exhalado como el punto de corte para aquellas personas que han dejado de fumar en las últimas 12 horas, con Sensibilidad de 84% y Especificidad de 96%.

Conclusiones: Con los datos obtenidos, se puede concluir que los niveles de CO de los fumadores son iguales a los no fumadores después de suspender el cigarrillo por 24 horas, y que un dato superior a 6 ppm es consistente con haber fumado cigarrillo en las últimas 12 horas, a la altura de Bogotá.

Palabras clave: Monóxido de carbono, aire espirado, fumadores y no fumadores.

Giraldo H, Arenas MC, Porras I, Dueñas R. Niveles de monoxido de carbono en aire espirado de fumadores activos y pasivos y no fumadores a la altura de Bogotá (2640 mts.). Rev Colomb Neumol 2001;13:26-31.

Summary

Introduction: The measure of Carbon Monoxide (CO) levels in expired air is a fast, non invasive and very precise method to determine the recent exposition to tobacco smoke, or any other source of CO. Traditionally the measurement of CO levels has been made in peripheral blood sample mainly in patients requiring mechanical ventilation though a Co-oximeter,the gold standard and first choice method in the management of the CO intoxication. This measure is also useful in motivating the smokers to quit, or in the validation of data from patients who are in the process of quitting. The non invasive measurement of CO levels in the expired air in particles per million (ppm) has a very good correlation with the blood levels of Carboxi Hemoglobin (COHb).

Objetives: a) To evaluate the CO levels in exhaled air from smokers, non smokers and second hand smokers in Bogotá (2.600 m. Adove sea level). b) To establish the differences between CO levels from second hand smokers and non-smokers. c) To establish the differences between CO levels from patients who have had smoke their last cigarette between less than 1 hour and more than 24 hours, at different times. d) To establish the CO value in exhaled air that make a difference between active smokers from non smokers with the best sensitivity and specificity.

Patients and Methods: In the present study we have measure the CO levels in 233 volunteers, 141 non-smokers and 92 smokers who have had smoke their last cigarette between 1 and more than 24 hours before, and they were divided in seven groups, according the time they did: 0 to

Results: The CO levels in smokers patients were significantly higher than non-smokers, including the group of second-hand smokers (19.55 +/- 11.59 vs 5.15 +/- 2.80, p=0.0001), and between smokers, the levels diminish linearly with the time they smoked the last cigarette, reaching similar levels to non-smokers after 24 hours they smoke the last cigarette. The second-hand smoker’s CO levels were significantly higher than non-smokers non-exposed to cigarette smoke (5.91 +/- 2.29 vs 4.6 +/- 3.0, p<0.005). We establish cut-off points in every smokers group, concluding the CO value 6 ppm in exhaled air as the cut-off point for the people who had not smoke for more than 12 hours, with 84% Sensivity and 96% Specificity.

Conclusions: With this data, we can conclude that the CO levels of smokers are aqual to non smokers 24 hours after they quit, and that a CO value in expired air higher than 6 ppm is consistent with smoke cogarettes in the last 12 hours.

Key words: Carbon monoxide, exaled air, smokers and non smokers.

Giraldo H, Arenas MP, Porras I, Dueñas R. Carbon monoxidfe levels in exaled air of smokers, non smokers and second hand smokers in Bogotá (2640 mts). Rev Colomb Neumol 2001;13:26-31

Introducción

Los niveles de Monóxido de Carbono (CO) en el aire espirado han sido utilizados como un método preciso y no invasivo para el seguimiento de las personas intoxicadas con Monóxido de Carbono1, para documentar la exposición en áreas públicas polucionadas2-3, para el monitoreo de los pacientes expuestos activa o pasivamente al humo de tabaco 4-7, para motivar los pacientes a dejar de fumar, concientizándolos de sus niveles elevados de CO, y para validar la certeza de las respuestas en estudios de hábitos de fumar8-11. La comparación entre dichos valores expresados en partículas por millón (ppm) y los niveles de Carboxihemoglobina (COHb) ha sido publicado previamente demostrando una correlación entre 0.95 y 0.987,12 (Figura No. 1). La sensibilidad del CO espirado para detectar a los verdaderos fumadores está entre 81 y 85.7% y la especificidad entre 91.8 y 94%, mayor que la obtenida con los valores de tiocianato y cotinina en suero13-14.

Correlación entre Niveles de CO en aire espirado y Carboxihemoglobina en sangre venosa Correlación entre Niveles de CO en aire espirado y Carboxihemoglobina en sangre venosa

Figura No 1. Correlación entre Niveles de CO en aire espirado y Carboxihemoglobina en sangre venosa en 2 equipos diferentes. Tomado de Jarvis MJ12

Los niveles de CO se ven aumentados también cuando la persona respira aire contaminado con vapores de exhostos de automóviles3, es fumador pasivo11, o durante exacerbaciones de enfermedades inflamatorias por la inducción de la expresión de la heme oxigenasa que resulta en un au mento de la producción de CO, como el asma y otras enfermedades broncoobstructivas19,15, las infecciones respiratorias altas16, la fibrosis quística17, y aún en la rinitis alérgica18, aunque los aumentos en todas estas condiciones no alcanzan los niveles que se observan en los pacientes fumadores. En nuestro medio, a nivel de Bogotá, no se ha hecho una medición de los niveles de CO en pacientes fumadores activos y pasivos, ni en no fumadores, que sirva de base para el manejo de los pacientes fumadores en las Clínicas de Tabaquismo, o en las mediciones de exposición en áreas polucionadas.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!