Síndrome metabólico y aumento de factores inflamatorios están relacionados con trastornos cognitivos

Menopausia al Día

The metabolic syndrome, inflammation, and risk of cognitive decline. JAMA 2004; 292: 2237-2242.

Yaffe K, Kanaya A, Lindquist K Et Al.

Evidencia Nivel II-2

El síndrome metabólico incrementa los trastornos cognitivos en las mujeres mayores, aunque parece que afecta primariamente a aquellas con altos niveles de inflamación, de acuerdo con este estudio observacional y prospectivo.

Se reclutaron un total de 2.632 hombres y mujeres mayores (edad promedio 74 años). El objetivo primario fue la asociación a 3 y 5 años del síndrome metabólico (definido en las guías del National Cholesterol Education Program) como inflamación alta (definida como niveles aumentados de interleuquina 6 y proteína Creactiva encima de la mediana) con cualquier disminución cognitiva (definida como la caída en el Modified Mini-Mental State Examination Scores de al menos 5 puntos.

Al final del estudio, aquellos con el síndrome metabólico tenían un mayor RR para daño cognitivo que aquellos sin el síndrome metabólico (RR 1,20; IC 95%, 1,02-1,41).

Los niveles de factores de inflamación también jugaron un papel aumentado en el riesgo de daño cognitivo. Cuando se comparan con los participantes sin el síndrome metabólico, los participantes con el síndrome metabólico y altos factores de inflamación tenían un aumento del riesgo de daño cognitivo (RR 1,66; IC 95%, 1,19-2,32); aquellos con bajos factores de inflamación no tenían un aumento del riesgo (RR 1,08; IC 95%, 0,89-1,30).

Comentario. Este estudio confirma que marcadores clínicos específicos pueden asociarse con disminuciones mentales en una población envejecida. En su informe, Yaffe y sus colegas indican que por encima de 5 años de período observacional, hay una disminución en los test de conocimiento en hombres y mujeres seleccionados entre 70 y 79 años y que tengan síndrome metabólico y aumento de los marcadores inflamatorios, cuando se comparan con controles similares en edad, no afectados.

Padeciendo solo el síndrome metabólico no se presenta en ninguna diferencia. Aunque las mujeres caucásicas en este estudio tuvieron más tendencia a tener el síndrome metabólico, no hay indicación de si hay un efecto de género en los resultados cognitivos.

La falta de información sobre la historia hormonal de los sujetos es notable.

Debido a que la terapia estrogénica ha sido mostrada repetidamente como cardioprotectora y neuroprotectora, y como un inmunomodulador, podría ser de interés conocer la historia de terapia hormonal en los sujetos.

Por el tiempo que fueron medidos, aquellos con marcadores inflamatorios altos se consideraron más enfermos que los de otros grupos.

Por ejemplo, el grupo de marcadores inflamatorios altos ya había experimentado más diagnósticos cíclicos de ACV e infarto del miocardio, al reclutamiento. Esto puede haber estado relacionado con el síndrome metabólico concurrente y/o su alto grado de abuso de cigarrillo y alcohol.

En cualquier caso, parece claro que antes de que comenzara el estudio, los sujetos con síndrome metabólico y marcadores inflamatorios altos abían tenido suficientes complicaciones que hacían extremadamente difícil separar la patofisiología subyacente de sus resultados como causa de la diferencias cognitivas en el tiempo. Por ejemplo, puesto que una mínima disfunción cognitiva se asocia con la enfermedad de Alzheimer, una demencia no vascular, hubiera sido útil conocer si estos resultados se relacionaron con la aparición de demencia en esta población envejecida.

Las preguntas no califican el estudio, mejor, ellas puntualizan la necesidad vital de estudios a largo plazo que comiencen con individuos jóvenes, acompañados de estudios diagnósticos que separen las enfermedades degenerativas del cerebro de la enfermedad cerebrovascular. Tales estudios podrían ser interpretados más fácilmente y nos llevarían al desarrollo y aplicación de medidas preventivas antes de la ocurrencia de complicaciones cardíacas y cerebrovasculares que podrían haber tenido un impacto en los resultados del presente estudio.

Yaffe y su colegas debe ser felicitados por enfocar la atención en los resultados del síndrome metabólico y la elevación de los marcadores inflamatorios y la importancia de elevar una continua y pronta prevención a sus complicaciones.

Frederick Naftolin MD PHD.
Professor of Obstetrics and Gynecology
and Molecular Cellular and Developmental
Biology
Director, Yale University Center for
Research in Reproductive Biology
New Haven, CN

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!