Sumario: Editorial, Nuestro Primer Número

El primer número de OBSTETRICIA Y GINECOLOGÍA representa una modesta realización de las promociones jóvenes adictos a loa especialidad. Aunque aparece inferior a nuestras ambiciones, ello mismo nos ha de estimular para el progreso, porque confiamos demás, con la cooperación de todos los miembros de la Sociedad, en la cual militan elementos de reconocida prestancia y de destacada posición dentro del cuerpo médico nacional. Lleva esta revista, un material sin pretensiones de sapiencia ni de innovación; escriben en ella los apenas iniciados; pero, pero en escala ascendente, veremos en los próximos números las publicaciones de los consagrados, lo mismo que en arte del buen decir, que en las dos transcendentes especializaciones afines que nos agrupan. Han de saber todos los especialistas del país, que esta es su propia Revista; y todos los médicos que quieran honrarnos con su colaboración, serán acogidos con entusiasmo y gratitud. No es esta una forzada galantería, sino una norma estatutaria.

La Sociedad Colombiana de Obstetricia y Ginecología ha acogido, según los estatutos, a todos los profesionales que se dedican a ejercicio del ramo con título de idoneidad, y son también socios suyos quienes en la actualidad estén desempeñando el Internado por curso, o equivalente, en las Clínicas de Ginecología u Obstetricia, la seriedad indiscutible.

El estímulo a la producción literaria requería este órgano de publicidad. Por lo demás, hay muchos que divulgar, y gran cantidad de material clínico. Que sería de intereses en cualquier Centro Científicos, a nosotros se nos queda oculto y por lo mismo desconocido por no darle la importancia que se merece.

La amplitud de nuestra pretensiones, evidente en la denominación nacional. No es una arrogancia de derechos ni mucho menos; es apenas natural que estando en la capital del centro de la Universidad Nacional, conviene a todos que a ella converjan la obra fecundada en las Facultades Seccionales, así como la labor científica individual; al propio tiempo, este nacionalismo nos capacita para adelante campañas que nadie tienen de parroquiales.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!