Nuestro Departamento: Comité de Ética Hospitalaria

I. El sistema de referencia moral. Premisa ontológica: el hombre es persona, y en tanto que tal tiene dignidad y no precio. Premisa éti­ca: en tanto que personas, todos los hombres son iguales y merecen igual consideración y respeto.
II. El momento deontológico del juicio moral. Nivel 1: No malefi­cencia y Justicia. Nivel 2: Autono­mía y Beneficencia.
III. El momento teleológico del jui­cio moral. Evaluación de las con­secuencias objetivas o de nivel 1. Evaluación de las consecuencias subjetivas o de nivel 2.
IV. El juicio moral. Contraste del caso con la “regla”, tal como se encuen­tra expresada en el punto II. Eva­luación de las consecuencias del acto, para ver si es necesario hacer una “excepción” a la regla de acuer­do con el paso III. Contraste de los cursos de acción o acciones posi­bles con el sistema de referencia (paso I). Cursos de acción o accio­nes posibles y acompañamiento en la toma de decisiones.

En Colombia, la Resolución 1347 de 1991,(6) por la cual se constituyen los comités de Ética Hospitalaria y se adop­ta el Decálogo de los Derechos de los Pacientes y el decreto 1757 de 1994,(7) aclarado por el decreto 1616 de 1995, dan carácter de obligatoriedad a los Comités de Ética Hospitalaria, y a los Comités Éticos de Investigación Clí­nica, los cuales deben estar confor­mados por personal médico y en ge­neral del área de la salud, y represen­tantes de la comunidad. La función de tales comités, por lo general de carác­ter consultivo, no decisorio, es mediar en los conflictos éticos y ayudar a la toma de decisiones en aquellos casos en que se le pide ayuda o consejo.

La razón para que estos comités estén formados no sólo por personal médi­co y de salud, sino que incluyan tam­bién a representantes de los usuarios, es porque las decisiones éticas sólo son correctas si tienen en cuenta los puntos de vista de todos, y no sólo de algunos. Sin embargo, el problema de los Comités de Ética Hospitalaria (CEH), Unidades de Bioética, Comités Insti­tucionales de Bioética no es que sean plurales, sino que no lo sean suficien­temente.(1,2)

Los Comités de Ética deben ser me­tódicos en el seguimiento de los casos y utilizar un procedimiento determi­nado que permita que la toma de de­cisiones sea correcta, ética. Para D. Gra­cia: “esto servirá para educar al per­sonal sanitario en la toma de decisio­nes morales, para evitar que los con­flictos terminen en los tribunales de ética médica y de justicia, y para pro­teger al personal de salud, en caso de que lleguen al juzgado.

Comité de doctores

Cuando un Comité de Ética Hospitalaria, tras ma­dura reflexión y teniendo en cuenta las diferentes perspectivas de los he­chos”, ha recomendado unos cursos de acción y ayudado a tomar una de­cisión, “es muy difícil que el juez no la asuma como propia.”(1,2) Es posible decir entonces, que los Comités de Ética Hospitalaria, asesoran y ayudan a tomar decisiones en aquellos casos en los que existen dilemas éticos; en tanto que los Tribunales de Ética Mé­dica y los Tribunales de Ética de En­fermería, entre otros, fallan o emiten conceptos sobre quejas elevadas ante el Tribunal, generalmente sobre casos o actos realizado.(1)

La Resolución 13437 de 1991, regla­menta las funciones de los CEH:

1. Divulgar los Derechos de los Pa­cientes adoptados a través de esta Resolución, para lo cual, entre otras, deberá fijar en lugar visible de la institución dicho decálogo.
2. Educar a la comunidad colombia­na y al personal de las institucio­nes que prestan servicios de salud, acerca de la importancia que re­presenta el respeto a los derechos de los pacientes.
3. Velar porque se cumplan los de­rechos de los pacientes en forma estricta y oportuna.
4. Canalizar las quejas y denunciar ante las autoridades competentes las irregularidades detectadas en la prestación del servicio de salud por violación de los derechos de los pacientes.

Son miembros permanentes del CEH del Hospital Universitario Fundación Santa Fe de Bogotá:

El Comité de Ética Hospitalaria se re­úne dos veces al mes y extraordinaria­mente cuando las circunstancias así lo requieran, para lo cual deberán ser convocados por dos de sus miembros. En dichas sesiones se analizan casos de pacientes cuyo tratamiento implica dilemas éticos, se hace el seguimiento de casos, se revisan temas y se hacen actividades académicas mensuales di­rigidas al personal de salud intrahos­pitalario y a la comunidad.

El presente estándar fue revisado y adoptado por los miembros del CEH como parte de las políticas de gestión de calidad y aseguramiento de los pro­cesos institucionales (anexo 1) y den­tro de sus actividades académicas di­señó el documento Voluntad Antici­pada (anexo 2).

Referencias Bibliográficas

1. Echeverri Serrano S. Un acercamiento a la Bioética. Material de Consulta Estudian­tes de la materia de Bioética de la Facul­tad de Medicina de la Universidad de los Andes. En: Sicua. Bogotá. 2008.
2. Gracia D. Fundamentación y enseñanza de la bioética. Estudios de Bioética 1. Bo­gotá: Editorial El Búho Ltda. 2000.
3. Beauchamp TL, Childress JF. Principios de ética biomédica (versión en español de 4ª edición inglesa). Barcelona: Masson; 1999.
4. Moreno Villares JM, Álvarez Hernández J, Wanden-Berghe Lozano C, Lozano Fuster M y Grupo de Ética de la SENPE. Glosario de términos y expresiones frecuentes de Bioética en la práctica de la Nutrición Clíni­ca. Nutr Hosp. 2010;25(5):543-8.
5. De los Reyes López M. Introducción a la Bioética. Metodología para tomar decisio­nes en Ética Clínica. Pediatr Integral 2007; 11:863-72.
6. República de Colombia. Resolución 13437 de 1991. Cómites de Ética hospitalaria y Decálogo de los Derechos de los Pacien­tes).
7. República de Colombia. Decreto 1757 de 1994 (Formas de participación social).

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!

1 COMENTARIO