Carga Viral y Recuento de Linfocitos T Cd4: Discusión

DISCUSIÓN

Existe una correlación inversa entre el aumento de las cargas virales y la disminución de los recuentos de células CD4+. Se evidenció que porcada aumento en un logaritmo en la carga viral el conteo de CD4 disminuye en promedio 63 linfocitos, p< 0.05 IC 95% (Figura 11).

La carga viral parece ser un buen indicador a largo plazo respecto al avance de la enfermedad y la muerte (2, 3, 5, 7-9, 11, 12). Se ha demostrado que las personas que tienen cargas virales por encima de 100,000 tiene una probabilidad diez veces mayor de desarrollar SIDA en los próximos cinco años de vida que las personas con cargas virales menores. Las personas que mantienen sus cargas virales constantes por debajo de 10,000, tienen menor riesgo de avance de la enfermedad (6, 11, 13-16) La carga viral suministra rápidamente a los investigadores, médicos y pacientes información sobre la eficacia de un medicamento y el momento en que deja de ser eficaz, facilitando de esta manera la toma de decisiones sobre el tratamiento, ya sea al momento del inicio, cambio o cuándo agregar otro medicamento contra el VIH; se ha demostrado que las cargas virales disminuyen la respuesta a los nuevos ataques contra el virus. (2, 6, 13, 17-19). La ausencia de un cambio significativo en la carga viral indica que el régimen particular de medicamentos probablemente no está funcionando o el virus está generando resistencia (4, 11, 15).

Gracias a estas pruebas de laboratorio el personal sanitario encargado de pacientes portadores del VIH puede tomar decisiones más rápidas sobre el efecto del tratamiento de sus pacientes.

Relación Log 10 (carga Viral) y linfocitos T CD4

Un estudio demostró que la eficacia de la terapia para reducir el riesgo de avance de la enfermedad depende de la magnitud de la reducción y no de los niveles de referencia del VIH (13). Por ejemplo: una reducción de una unidad logarítmica desde 150.000 copias de ARN del VIH a 15.000 copias disminuye el riesgo de avance de la enfermedad en la misma medida que una reducción de una unidad logarítmica de 50.000 a 5.000 copias.

El aumento de la carga viral puede indicar que la persona está presentando resistencia al medicamento. Los investigadores esperan que los cambios en la carga viral sean capaces de advertir oportunamente el inminente fracaso del tratamiento, antes de que la persona sufra una grave disminución de los recuentos de células CD4+ y un fuerte avance de la enfermedad. Analizados conjuntamente, estos factores pueden ofrecer un mejor método para saber cuándo hay que iniciar o cambiar una terapia, en comparación con el método anterior que sólo se basaba en los niveles de CD4+. (3)

La proporción de hombres y mujeres encontrada para los pacientes participantes en el Programa de Atención Integral VIH-SIDA es similar a la reportada en el Resumen de situación de la epidemia por VIH/ SIDA en Colombia (1). Sin embargo, llama la atención que en este resumen el 47% de los pacientes de sexo masculino son población LGBT, mientras que para el caso del Hospital es 60%, mostrando que esta institución atiende una mayor población LGBT con respecto al general del país.

Cabe anotar que en este estudio el grupo de edad que ha sido más afectado es el de 30 a 35 años con18 pacientes [18%], contrastando con el de Colombia donde el grupo poblacional más afectado agrupado por grupos quinquenales, es el de 25 a 29 años con 10.571 personas equivalentes al [19,4%]. (1)

Es importante destacar que al contrastar los resultados del análisis de la distribución de frecuencia para las diferencias entre la primera y la última carga viral, el 50% de los pacientes con diagnóstico SIDA tuvieron -1,9 log más que los pacientes con diagnóstico de VIH, lo que permite pensar que a pesar de que la mayoría de los pacientes de ambos grupos presentaron una disminución en la carga viral entre la primera y la última medición, los pacientes con diagnóstico de SIDA mantienen una condición de salud peor que la de los pacientes con diagnóstico de VIH.

Se puede inferir que los pacientes con diagnóstico de VIH ingresaron al estudio con una condición de salud significativamente mejor que la de los pacientes con diagnóstico de SIDA puesto que en el análisis de la distribución de frecuencia para el primer conteo de CD4 los pacientes con diagnóstico de VIH tuvieron un promedio 194 CD4 por encima que el promedio del grupo de pacientes con diagnóstico de SIDA.

Al terminar el estudio, el análisis de la distribución de frecuencia para el último conteo de CD4 evidencia una significativa alza en el conteo de CD4 en ambos grupos, sin embargo el grupo de pacientes con diagnóstico de VIH presenta en promedio 52 CD4 por encima del grupo de pacientes con diagnóstico de SIDA. Como era esperado, este último grupo no logró alcanzar las condiciones de salud del grupo de pacientes con VIH.

La distribución de frecuencia para las diferencias entre el primer y el último conteo de CD4 encontrada para los grupos de diagnóstico VIH y SIDA presentaron un promedio relativamente similar, lo que permite sugerir que en próximos estudios se realice un análisis de significancia de esta variable. Varios autores han reportado una asociación entre carga viral y conteo de CD4 (9, 20), sin embargo algunos han declarado no conseguir una correlación significativa (9, 20) En este caso se usó una correlación lineal entre los CD4 y el logaritmo base 10 de la carga viral y se obtuvo un modelo estadísticamente significativo. Es importante tener en cuenta que la citometría de flujo por medios automatizados puede tener una variabilidad hasta del 2%, así que nuestros resultados de CD4 pueden variar en promedio en ± 1.26 células.

Dentro de las limitaciones presentadas en el estudio es necesario mencionar que al ser retrospectivo se corre el riesgo de tener sesgos de información y de registro. Sin embargo, las personas encargadas de la recolección de la información, fueron entrenadas previamente y estuvieron siempre en contacto con la población objeto de estudio, la correlación inferida en este estudio no es absoluta debido a los posibles factores no medibles que pueden variar entre los pacientes, y no se realizaron análisis multivariados para determinar otros factores que pudiesen inferir con la correlación encontrada.

En conclusión el presente estudio evidencia que existe una correlación lineal estadísticamente significativa, de proporcionalidad inversa entre el logaritmo base 10 de la carga viral y el conteo de linfocitos CD4. En general los pacientes con VIH y SIDA presentaron una mejoría entre la primera y la última medición de cargas virales y conteos de CD4.

Conflictos de Interés: Los autores declaramos no tener conflictos de interés.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!