Valoración de la afectación de la salud en colectivos

Resultados

La medición de la Afectación de Salud en Colectivos se nutre de diferentes vertientes: de una parte, de la atención de los refugiados y de otra parte. De la atención de los sobrevivientes de las últimas guerras.

Estas vertientes abrieron un campo de rápido crecimiento en investigación y práctica clínica. Como un discurso de las ciencias médicas y del comportamiento, basado en las teorías y métodos occidentales.

Una tradición que metodológicamente es primero empírica y cuantitativa, con encuestas epidemiológicas o desarrollo de instrumentos psicométricos para el entrevistador clínico o para tamizar los problemas de salud mental (Afectación de Salud en Colectivos).

Sin embargo, la aflicción y el sufrimiento son un reto tanto para las ciencias sociales como para la Medicina dada la tendencia a naturalizar la relación entre lo social y los desórdenes políticos o males. Como la violencia y el desplazamiento y la experiencia humana de la angustia y signos corporales de desorden (5).

La forma como se aborda el concepto de salud no es universal y puede tener variaciones dependiendo del contexto sociocultural.

Algunas personas refugiadas la refieren como un concepto incluyente que integra un balance social y moral con la habilidad física y el estado de ánimo. Más que ser pertinente solo a lo individual. La Afectación de Salud en Colectivos (y su recuperación) está incrustada en relaciones sociales y de reciprocidad (5).

Los procesos de valoración de colectivos con diferencias culturales, entornos de práctica y regiones geográficas. Implica que los conceptos actuales de una Medicina en función del tiempo, la eficiencia y la eficacia, deben balancearse frente a los modelos de comportamiento y relaciones jerárquicas que pueden influir en los patrones de atención y la elección de los tratamientos (6).

Creencias o estereotipos acerca del comportamiento o salud

Así mismo, los prejuicios contra poblaciones que han sido históricamente discriminadas, o también la incertidumbre clínica cuando se interactúa con estas poblaciones y las creencias o estereotipos acerca del comportamiento o Afectación de Salud en Colectivos de los grupos a valorar (7).

Los principales grupos que han sido abordados para su valoración física y psicológica son los refugiados y los sobrevivientes de las guerras. Estas poblaciones refieren múltiples síntomas debido a la variedad de tipos de agresiones experimentadas. Sin embargo, la significancia de estos síntomas no es clara. Debido a que el síndrome de estrés postraumático, la depresión y otros síndromes relacionados, comparten sintomatologías.

El reporte de valoraciones físicas y mentales de menores de 18 años, refugiados en las décadas de los 80 y 90 en Estados Unidos. Registró hasta un 30% de condiciones médicas de salud física que ameritaban tratamiento médico o quirúrgico. Dentro de las patologías reportadas se encontraron alteraciones odontológicas, nutricionales o infecciosas (Hepatitis B, parasitismo, tuberculosis). Situaciones que implican utilización de considerable cantidad de recursos, puesto que adicionalmente se trata de condiciones que pueden afectar la salud pública (8).

El reporte de valoración de la Afectación de Salud en Colectivos de los inmigrantes y refugiados en Estados Unidos en el mismo período de tiempo confirmó estos hallazgos. Además de evidenciar infecciones por VIH y otras patologías (anemia, asma, hipertensión, problemas ortopédicos). Aunque también se evidenciaron maniobras para simular patologías o traumas.

Por lo tanto, dentro de las recomendaciones para profesionales de la Medicina se incluye la evaluación a los refugiados por experiencias traumáticas, en cuanto a su estado nutricional, enfermedades infecciosas y cáncer (9).

Desplazamiento ocasionado por los conflictos armados

Adicionalmente a las afectaciones generales de los procesos concernientes a la exposición o el desplazamiento ocasionado por los conflictos armados. Hay reportes con relación a afectaciones generadas por tortura y otras violaciones específicas. Tales como lo reportado en la valoración de la población de camboyanos en la frontera con Tailandia entre 1975 y 1990. Cuando se informó de falta de alimentos, agua, refugio y atención médica, lavado de cerebro y trabajo forzado. Reporte del asesinato de un familiar o amigo. Denuncias de torturas. Lesiones y violación o abuso sexual. Con variabilidades porcentuales en su presentación y retos por la morbilidad y mortalidad futuras generadas por estos eventos traumáticos (10).

La valoración de refugiados sobrevivientes de tortura a finales de los 80 en Estados Unidos, reveló algunos retos para su valoración y atención. Entre ellas, la reticencia para hablar acerca de sus experiencias, falta de confianza, ausencia de hallazgos físicos al examen médico por los tiempos transcurridos y los métodos empleados, y complicidad de algunos profesionales de Afectación de Salud en Colectivos para la realización de las torturas (11).

Valoración económica del daño físico en colectivos

El costo de la violencia puede dividirse en costos directos e indirectos. Los costos directos (12) surgen directamente de los actos de violencia y requieren pagos efectivos por parte de individuos o instituciones. Al margen de la Medicina indígena, se pueden dividir en costos médicos y no médicos, dada la importancia de documentar los costos del tratamiento médico para las lesiones resultantes de la violencia.

Los costos médicos directos generalmente incluyen aquellos para tratamiento hospitalario, visitas ambulatorias, ambulancia u otro transporte al hospital, honorarios del médico, medicamentos y pruebas de laboratorio. Costos que se deben evaluar de acuerdo con la capacidad y presencia institucional, la accesibilidad, talento humano de los servicios médicos con las comunidades indígenas.

Los Costos directos no médicos incluyen los incurridos por el sistema de justicia penal. Como los relacionados con la vigilancia y encarcelamiento, servicios legales, cuidado de crianza y medidas de seguridad privada.

Los Costos indirectos se refieren a los recursos perdidos y a las oportunidades perdidas resultantes de la violencia, la reducción de la productividad o producción de la víctima. Los costos indirectos generalmente se calculan a partir del ingreso bruto promedio y la cantidad de tiempo de trabajo perdido como resultado de la violencia. E incluso como salarios específicos por edad / sexo y la productividad reducida de un cuidador.

Otros costos tangibles incluyen la pérdida de inversiones en capital social (por ejemplo, educación de la víctima y del perpetrador). Costos del seguro de vida, productividad reducida o producción del perpetrador, y costos macroeconómicos (como una reducción en el valor de la propiedad o inversión extranjera debido a la violencia).

Reducción de la calidad de vida

También se incluyen, en los costos indirectos, los costos intangibles como la reducción de la calidad de vida. La calidad de vida incluye muchos componentes como oportunidades de trabajo, acceso a escuelas y servicios públicos, y participación en la vida comunitaria. En el contexto de la violencia, generalmente se asocia la calidad de vida con la salud, que incluye el dolor y el sufrimiento, tanto de daños físicos como psicológicos, que surgen de incidentes violentos (13).

La evaluación de los costos indirectos se puede realizar a través de la aproximación de capital humano. De costos de fricción y del enfoque de disposición a pagar (14,15). Estas aproximaciones identifican el valor basado en el trabajo asalariado.

El “trabajo” también es definido de manera diferencial y hay ciertos “trabajos” que solo un tipo específico de persona puede llevar a cabo, como ocurre en los pueblos indígenas (16).

Estimar el valor de la vida humana puede parecer imposible y poco ético. Es probable que las estimaciones de productividad individual. Como una forma de asignar un valor a la vida humana, sean mucho más altas en países de altos ingresos que en países de ingresos bajos o medios (13). Aunque el valor de los pueblos con riesgo inminente de desaparición podría ser incalculable (17).

En 2013, el informe de Desarrollo Humano para América Latina evidenció la pérdida de 331 millones de años de vida, perdidos por los homicidios sucedidos en 2009. Para Colombia se identificó una pérdida de 16 meses de expectativa de vida para la población general. Lo cual implica un descenso en el ingreso dejado de percibir de 0,5% del PIB regional y 68 USD en términos de PIB per cápita (18).

Costo económico de las lesiones asociadas con violencia

La estimación del costo económico de las lesiones asociadas con violencia, requiere datos de incidencia sobre costos. Los datos de incidencia se refieren al número de lesiones violentas a ser consideradas con su costo estimado. Los datos pueden ser desagregados de acuerdo con la intención, severidad, edad y sexo de las víctimas y mecanismos.

El costeo podrá incluir información que dé cuenta de la severidad y del mecanismo, tales como la duración de la estadía, el costo promedio por cama-día de hospital, el número de consultas a los pacientes hospitalizados, la edad de fallecimiento, la expectativa de vida promedio y la tasa salarial.

La incidencia se multiplica por los costos unitarios para obtener los costos totales. Cuanto más desglosados sean los datos de incidencia y costeo, más precisa será la estimación. Según WHO y CDC los mínimos de información requeridos para hacer las estimaciones de costos se aprecian en la Tabla 1.

Tipos de Violencia, Datos mínimosEl número promedio de años perdidos se calcula a partir de la edad promedio al momento de la muerte por lesiones relacionadas con la violencia (datos que se obtendrán de registros hospitalarios y mortuorios) y la edad promedio a la que una persona deja de trabajar.

La información sobre días inactivos causados por lesiones leves o graves puede obtenerse de los registros hospitalarios, los registros de los empleadores, los registros de las compañías de seguros y los estudios de casos.

En el caso de la fuerza de trabajo informal, la o el investigador puede ver los datos existentes de encuestas de investigación o hacer una estimación basada en datos de una encuesta.

Para calcular el valor promedio de días y años perdidos, las y los investigadores deben tratar de determinar las tasas de salario específicas por edad / sexo y multiplicarlas por el tiempo perdido.

En ausencia de datos salariales específicos por edad / sexo:

El valor de los días perdidos se puede calcular sobre la base de las tasas salariales nacionales antes de impuestos, según lo publicado por los gobiernos nacionales.

En el proceso de estimación de la pérdida de productividad, las y los investigadores también deberían ser conscientes del posible impacto que los mecanismos de supervivencia pueden tener en los costos.

Los mecanismos de afrontamiento son estrategias adoptadas para minimizar los efectos de las enfermedades, las enfermedades o las lesiones en el bienestar de las personas afectadas (por ejemplo, la sustitución del trabajo dentro del hogar). Ignorar los mecanismos de adaptación para mitigar la pérdida de productividad debido a una lesión puede llevar a una sobreestimación y, por lo tanto, es importante considerarlos.

Se deben hacer ajustes por desempleo, teniendo en cuenta las tasas de desempleo. Así como del trabajo informal o no pagado. En el manual de WHO y CDC (13) se puede revisar el paso a paso de la desagregación. De la información necesaria para realizar los cálculos. además de los ejercicios de costeo para Brasil, Jamaica y Tailandia.

Lesiones por violencia

Donde se estableció que, en Brasil durante 2004, el costo médico directo de lesiones por violencia (R $ 519 millones). Representó alrededor del 0,4% del gasto total de salud, mientras que la pérdida de productividad por lesiones relacionadas con la violencia (R $ 15,5 billones). Representó aproximadamente el 12% del total de la salud gasto o 1,2% del PIB.

Durante 2006, el costo médico directo de las lesiones debidas a la violencia interpersonal representó aproximadamente el 12% del gasto total en salud de Jamaica (J $ 16.800 millones), mientras que la pérdida de productividad debida a lesiones relacionadas con la violencia interpersonal representó aproximadamente el 160% del gasto total en salud o 4% del PIB y en Tailandia durante 2005, el costo médico directo de las lesiones relacionadas con la violencia representó aproximadamente el 4% del presupuesto total de salud, mientras que la pérdida de productividad debido a lesiones relacionadas con la violencia representó aproximadamente el 0,4% del PIB.

Todos estos indicadores se deben caracterizar de manera diferencial para los pueblos indígenas en los que vayan a aplicar.

Ver más Revistas de Medicina, CLICK AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!