Experiencia e Ingresos en el Sector Informal, Modelo Spline

Desde un punto de vista general y para muchas aplicaciones , en el modelo de Mincer las medidas son suficientes. Sin embargo, si se quieren obtener los coeficientes para diferentes niveles de educación (primaria, bachillerato, universitaria etc.), utilizamos el Modelo Spline (Poirier,1976.Tenjo, 1993).

El Modelo Spline, utilizado para el cálculo de la rentabilidad de acuerdo con los años de educación, es el siguiente:

Log (Y) = ß0 + ß1* S + ß2*edad + ß3*edad^2 + ß4*(S- 4)*d1 + ß5*(S-5)*d2 + ß6*(S-10)*d3 + ß7*(S-11)*d4 + ß8*(S- 15)*d5 + error donde S = años de educación, D es una variable cualitativa (dummy) d1 = 1 si s>4, d2 = 1 si s>5, d3 = 1 si s>10, d4 = 1 si s >11 y d5=1 si s>15 o 0 en los demás casos.

Según esta metodología, la tasa de retorno por una año adicional de primaria esta dada por ß1, mientras que la de un año adicional de educación secundaria es ß1 + ß5 y la de un año adicional de universidad ß1 + ß7. Los coeficientes ß5 y ß7 se pueden interpretar como premios a la educación primaria y secundaria respectivamente.

Análisis de resultados

Salarios relativos por nivel de educación

Una primera aproximación al valor de la rentabilidad de la educación se puede encontrar observando los salarios relativos entre diferentes niveles de educación. En el cuadro 1 se presentan los salarios relativos dentro del sector formal e informal para hombres y mujeres. Las mayores diferencias se hallan en el sector informal y los hombres. Por ejemplo, mientras que en promedio, los hombres con educación superior completa ganan 5.2 veces más que lo que ganan los hombres con primaria incompleta en el sector informal durante 1988, esa diferencia entre los mismos niveles de educación para las mujeres del sector formal era 3.2 veces. Todas estas diferencias relativas aumentaron en 1998, en un proceso que comenzó a finales de la década de los ochenta, explicado por un incremento en la demanda relativa de trabajadores calificados (Núñez y Sánchez 1998). De esta forma, un hombre con estudios universitarios gana en promedio actualmente 7.3 veces más que un hombre con educación primaria incompleta. Quizás lo más interesante de destacar es que las diferencias de ingreso entre niveles educativos son mucho más marcadas en el sector informal. Como se verá más adelante, esto último se explica por la mayor rentabilidad de la educación en el sector informal.

3.2 El cálculo de la rentabilidad de la educación

Las funciones de ingreso, desarrolladas en los estudios sobre en la inversión en educación de Becker (1962, 1964) y Mincer (1974), han sido utilizadas para estimar la tasa interna de retorno de la educación. Por definición, la tasa interna de retorno es aquella tasa de descuento a la cual el valor presente de los ingresos futuros provenientes de la educación se iguala al costo de ésta. Según Mincer (1974) la rentabilidad de la educación puede ser estimada a partir de una función de ingresos de la siguiente forma: ln yi = ß? + ß1S + ß2 Xi + ß3 Xi + µi (1) en la ecuación (1) y representa el ingreso, S los años de educación, y X la experiencia del individuo i. Se ha encontrado que la rentabilidad de la educación varía tanto entre hombres y mujeres como entre el sector formal e informal. Una de las razones por las cuales puede variar entre hombres y mujeres es la menor participación en el mercado laboral y por tanto la estimación de la ecuación (1), contiene solamente a aquellos individuos que perciben ingresos. La corrección a este sesgo en el cálculo de la rentabilidad fue desarrollada por Heckman (1979).

Estimaciones de la rentabilidad de la educación

En el cuadro 2 se presentan las estimaciones de la rentabilidad de la educación (coeficiente ß1 en la ecuación 1 y 3). La rentabilidad media de la educación tuvo un descenso de .07 a .051 entre 1988 y 1998. No obstante esta caída estuvo gobernada por lo ocurrido en el sector formal, en especial, en la rentabilidad de los hombres (de 0.064 cayó a 0.025). En general, se encontró una mayor rentabilidad en los hombres y en el sector informal lo cual era de esperarse. En este punto juega un papel importante la experiencia, porque el sector formal, a pesar de tener una tasa de retorno de la educación inferior al sector informal, goza de mayores ingresos. La respuesta debe estar en los retornos a la experiencia. Los ascensos, la promoción, los incrementos en productividad a través del aprendizaje en el trabajo y las economías de escala formadas dentro del sector formal generan mecanismos en los cuales la adquisición de experiencia se convierte en una de las principales características generadoras de ingreso. De esta forma, los perfiles de ingreso provenientes de los retornos a la experiencia son mayores en el sector formal que en el sector informal.

CUADRO 1.
SALARIOS RELATIVOS POR NIVEL DE ESCOLARIDAD (1988)

Salarios relativos por nivel de escolaridad

Fuente: DANE, Encuesta de Hogares Etapas 60 y 100.

CUADRO 2.
ESTIMACIONES DE LA RENTABILIDAD DE LA EDUCACIÓN

c1-estimaciones-de-la-rentabilidad-de-la-educación

a. Requirió correción de Heckman. Rho = 0,7796. t = 12,205
b. Requirió correción de Heckman. Rho = 0,8774. t = 29,777

Estimaciones de la rentabilidad de la educación

Estimaciones de la rentabilidad de la educación

 

loading...

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!