Incógnita de los Sueños, Algunos Comentarios Técnicos

Dr. Guillermo Sánchez Medina.

Las interpretaciones de los sueños, como ya se expresó, deben realizarse dentro de la situación analítica y surgen no sólo debido al proceso analítico en la relación transferencial-contratransferencial, si no que pertenece al proceso interpretativo del cual no hago referencia en este escrito. Igualmente, la técnica del análisis es sinónima de la técnica de la interpretación de los sueños, la cual tiene sus usos específicos y en ocasiones abusos. La conducción de la técnica debe hacerse como un todo. El sueño, desde el punto de vista del proceso y de la técnica, puede, repito, estudiarse como una asociación libre más, relacionada con otras asociaciones. El sueño ocurre de por sí por fuera de la sesión analítica y puede contemplarse como otra “actuación alucinada” interna que se vuelve comunicativa y significativa dentro del proceso analítico. El sueño es un eslabón en la cadena de asociaciones y la fuente inagotable de nuevas asociaciones que nos sirven para encontrar la significación latente del mismo y de otras comunicaciones.

El sueño debe entenderse, además, como ya se notó anteriormente, no sólo en su texto (contenido manifiesto) sino en el contexto general de cada sesión y del proceso analítico en general, así como en la vida de cada ser humano.

Múltiples sueños o una serie de los mismos logran tener más significado que un solo sueño, pero lo contrario también es válido, pues muchos sueños (inundación) o sueños “interesantes” (seductores) pueden estar significando en el proceso analítico una resistencia, así como las mismas asociaciones libres son factibles de servir para el mismo fin.

De igual modo no todo lo soñado o todos los sueños pueden ser analizados; en la técnica analítica una interpretación exhaustiva de un solo sueño o de una secuencia de sueños es posible que distorsiones el proceso analítico y la misma asociación libre; de tal forma se convierte el análisis o el mismo sueño en una resistencia.

A la vez cada uno de los sueños y cada analista puede interpretar en y con diferentes maneras o esquemas referenciales; más aún, las interpretaciones son diversas según el analista, según el momento (“timing”) y la situación con cada analizado y de acuerdo con cada modelo teórico-técnico. Las interpretaciones hechas por el analizado pueden ser distintas y no exactas puesto que cada cultura, cada ideología y cada creencia tienen su propia simbolización y su experiencia especifica; por ejemplo, para unos soñar con novia o matrimonio significa muerte, en cambio para otros es la vida, por lo tanto depende de la significación que se da cada soñante. Aquí hay que hacer la salvedad de cómo los sueños del analizado en el proceso analítico dependen también de su situación real, de la analítica en particular y del analista.

17 Algunos comentarios con respecto a los fenómenos biológicos y los sueños

Desde Jackson se ha hablado de funciones internas bajas y altas, las que pertenecen a estructuras correspondientes y que producen distintas clases de respuestas: síntomas motores, sensoperceptivos y emocionales. Las respuestas emocionales y la fantasía en la prospección en el sueño seguramente tienen que ver con funciones de la química neuronal que algunos (Hartmann E., 1976) lo relaciona con el sistema y concentración de la epinefrina y norepinefrina en el cerebro; esto nos lleva a pensar en una neurofisiología del aparto mental, todavía no descubierta, pero planteada y conectada con los desordenes mentales tales como la esquizofrenia, la psicosis afectivas y especialmente con las funciones de percepción, notación, retención, repetición y reconocimiento; tanto éstas funciones como otras más están por investigar no sólo desde el punto de vista fenomenológico y psicodinámico si no del neurofisiológico.

La incógnita de los sueños pertenecen también a la del aparato mental, que incluye el de la percepción, el del pensamiento, el de los efectos, cuya base biológica todavía falta por descubrir, a pesar de múltiples investigaciones neurofisiológicas y neuroquímicas (las que nos dan algunas luces y esperanzas); en conclusión, existen una y mil incógnitas por resolver.

18 Consideraciones generales

Podemos hacer una gran variedad de preguntas; por ejemplo, ¿está resuelta completamente la comprensión del mecanismo alucinatorio del sueño?, ¿por qué o qué termina específicamente cada contenido manifiesto?, ¿se puede resolver todas las preguntas de las significaciones o simbolizaciones del sueño?, ¿acaso las condensaciones no pertenecen a mecanismos todavía no bien estudiados?, ¿en realidad conocemos bien y exactamente qué el sueño?, ¿por qué soñamos (la razón)?, ¿el para qué (la finalidad) del sueño está resulto completamente? Si bien conocemos el cómo (la forma) no sabemos en dónde (lugar) específicamente se realiza el mecanismo del sueño; así mismo el tiempo, el cuando soñamos o podemos recordar los sueños, no está bien aclarado. Sabemos quién sueña, no así con quién sueña; por ejemplo, cuántas veces el soñante trae sueños con personas desconocidas por completo, o de épocas que no vivió. Por qué aparece muchos o pocos sueños (el cuanto) o por qué surgen determinados sueños en ciertos momentos, o cuál es el final de los sueños. Todos estos interrogantes, a demás de muchos otros, nos los podemos formular en este estudio e introducción a la interpretación de los sueños; de todas maneras nos encontramos con que quedan, repito, una o varias incógnitas de los sueños por descubrir y descifrar en este mundo de complejidades mentales que el ser humano siempre trata de explicar, interpretar y resolver.

De todo este escrito podemos realizar un conjunto de conclusiones que se refieren a cómo en el sueño se puede observar una serie de dinamismo psicológicos y con ello llegar a ser consientes de los diferentes procesos mentales que ocurren en el aparato mental. Es obvio que estudiando los sueños podemos también comprender los mecanismos de defensa, los que son productores de alucinaciones. El estudio de los sueños, en verdad, es una cuestión que nos lleva al mundo del inconsciente, es, como se ha dicho, la ventana del subconsciente en donde se detecta con más claridad la fantasía proveniente del mundo interno; penetrar ese otro mundo es hacerlo en la intimidad, y está sólo se le entrega a quien se le pueda confiar. La confiabilidad debe estar basada también en la idoneidad de quien conoce la teoría, la técnica y los instrumentos para manejar éstas producciones mentales, que son las manifestaciones con las que también podemos conocer nuestra intimidad.

En realidad en cada sueño, en cada soñante, también se observa una serie de vicisitudes no sólo de la historia del sujeto sino de la misma humanidad; es por esto por lo que estudiando los sueños de distintas personas podemos ir a investigar el común denominador del ser humano, y de ahí también el por qué podemos obtener conclusiones de la simbología y dela significación de los sueños o de los estímulos que los provocan. Por su parte, la interpretación de los sueños hay que realizarla con un método, con una técnica especifica y está se estudia en el psicoanálisis; de todas maneras, en las ejemplificaciones que se hacen en este escrito se deja ver cómo con las asociaciones del paciente, con la historia y con las percepciones que tiene el analista dentro de la situación analítica y dentro de todo el proceso, es como se pueden hacer las interpretaciones del material onírico. Nuevamente, con respecto a la interpretación, es necesario explicitar que ella pertenece a la vez al proceso interpretativo, del cual es necesario hacer un escrito específico, y a otros procesos mentales. Tanto la simbolización, la significación, la interpretación cómo todo el proceso onírico, su biología o su neurofisiología, requieren de más investigaciones para descubrir y conocer ese mundo incognito en general y onírico en especial.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!