Cuidando la Salud Oral desde la Infancia

Dr. Álvaro Monterrosa Castro, M.D

Capítulo Nueve

todoensalud-grisInvitadas
Doctora Viveca Polo Gómez
Odontóloga Pediatra
Doctora Verena Polo Gómez Odontóloga Pediatra

 

 

 

 

El secreto del éxito consiste,
antes que nada, en estar alerta.
Henry Ford.

La cavidad oral o boca es la parte del organismo por donde entran los alimentos. En la cavidad oral existen estructuras importantes como los dientes, la lengua, el paladar, las encías y los labios. Los dientes o estructuras dentales tiene entre sus funciones realizar la masticación de los alimentos contribuyendo en gran parte con el proceso digestivo. La posición de los dientes y su estado intacto contribuyen al proceso de vocalización de las letras y palabras. Los dientes dan un aspecto de buena presencia personal y contribuyen a hacer agradable la sonrisa. Dentro de todo el perfil importante de los cuidados de la salud, se encuentra la salud oral y dentro de ella los cuidados de los dientes. Los dientes y las estructuras vecinas, que hacen parte de la cavidad oral, deben cuidarse y brindárseles todas las atenciones, y ellas se realizan desde la infancia misma. Desde que el individuo es apenas un bebé, debemos esforzarnos en los cuidados dentales. Hermanas Polo Gómez, muchas gracias por estar en TODO EN SALUD.

Pregunta del Dr. Monterrosa: ¿Es importante la odontología infantil?

Dra. Verena: Es muy importante. Ella se encarga de estudiar y cuidar la salud dental de los niños. Así como se presentan enfer-medades en el resto del organismo, en la boca también se presentan diversas enfermedades. La que todo el mundo conoce es la carie dental, y una causa muy frecuente de ella, es la falta de una adecuada higiene oral. También se pueden presentar otras enfermedades como la inflamación de las encías, llamada Gingivitis, siendo una de las manifestaciones el sangrado espontáneo, ante el menor contacto e incluso durante el cepillado. Otras enfermedades, pueden presentarse cuando prematuramente se han extraído las muelitas, como la mala digestión, debida a la falta de una masticación adecuada de los alimentos. La mala colocación de los dientes lleva a la mal oclusión, la cual es una alteración de la mordida, lo cual a su vez lleva al desgaste temprano de los dientes, a problemas serios en la masticación y a alteraciones en la articulación de los maxilares.

Pregunta del Dr. Monterrosa: ¿Cuál es la Técnica adecuada para el cepillado dental?

Dra. Verena : Lo primero que se debe tener presente es lo siguiente. Todos los dientes de arriba se deben cepillar hacia abajo. Los dientes de abajo se deben cepillar hacia arriba. Las muelitas se deben cepillar en forma circular. El cepillado no debe ser duro, no debe ser brusco. Debe realizarse con delicadeza para no lastimar la encía. Con el cepillo se debe dar un masaje suave y circular en la encía, para barrer todo el sucio que se queda adherido a la superficie del diente. Esta técnica general la debemos conocer todos. Se deben incentivar desde el interior de la casa. Son en primera instancia los padres, las madres, los encargados de velar por el cuidado de la dentadura de los niños. Si enseñamos y desarrollamos una buena técnica en el cepillado, vamos a alcanzar los niveles adecuados para la protección dental. Es fundamental y prioritario educar a los padres de familia y ellos deben ayudarnos a instruir a los niños sobre la forma correcta del cepillado dental.

Pregunta del Dr. Monterrosa: ¿Desde qué edad se debe comenzar a realizar el cepillado de los dientes?

Dra. Viveca: El cepillado se debe realizar desde que aparecen los primeros dientecitos de leche, utilizando un cepillo adecuado, que es blando y pequeño. Sin crema dental y utilizando agua hervida, ya completamente reposada. Los padres deben utilizar la técnica correcta, que es la que ya hemos señalamos, y ellos van a contribuir para que el niño se eduque y se acostumbre a la forma adecuada de lavarse los dientes. A los tres años de edad, cuando el niño ya tiene todos sus dientecitos formados, los padres no tendrán problemas con el cepillado de los dientes, ya que el niño está habituado. Es bueno enfatizar que los dientes de abajo se cepillan hacia arriba, con una técnica suave, que la cerda del cepillo pase entre diente y diente. No se debe olvidar que el cepillo también lo colocamos en la parte posterior para remover los alimentos. Hay que colocar el cepillo en el paladar y limpiar suavemente. Las muelitas las vamos a limpiar en una forma circular, porque es donde más se acumulan los alimentos. El cepillado no debe ser rápido, nos debemos demorar como tres minutos. Después cerramos los maxilares, uniendo los dientes, y el cepillado debe ser siempre de arriba hacia abajo, nunca en forma horizontal, y por último se cepilla la lengua, porque en la lengua también se acumulan muchos alimentos.

Pregunta la televidente Juliana Soler: Tengo 9 años y no he cambiado los dientes de leche.

¿Es normal?

Dra. Verena: Hay muchos niños en los que la erupción de los dientes definitivos se retrasa, así como a otros niños se les adelanta, ello no tiene mucha importancia. Lo que si es importante es el orden en que aparecen los dientecitos, primero deben aparecen los de abajo y después los de arriba, en muchos casos mandamos a tomar una radiografía panorámica para ver en que posición vienen esos dientes o como se encuentran ubicados, pero no te preocupes a los años que tienes, lo importante es que te aparezcan en ese orden.

Pregunta del Dr. Monterrosa: ¿Puede utilizarse seda dental en los niños y desde qué edad ?

Dra. Viveca: Claro que sí se debe utilizar. La seda dental es muy importante sobre todo en los niños que tienen los dientes muy juntos, muy apiñados. La seda dental se debe utilizar desde que el niño tenga todos sus dientes, o sea desde los tres años de edad. Se debe utilizar suavemente, y la técnica es sencilla, se debe tomar el hilo con las dos manos y pasarlo entre diente y diente, teniendo en consideración que la seda dental nos ayuda a limpiar y a remover los alimentos que se encuentran en el fondo de los dientes, en los sitios donde el cepillo no pueda llegar y quedan residuos de alimentos, pese al cepillado. El acumulo de estos alimentos produce una inflamación en las encías, manifestándose por sangrado gingival. Además se va a deteriorar el diente y van a aparecer las caries.

Pregunta, Víctor Delgado, desde Las Gaviotas: Mi hijo tiene quince meses. Ya tiene muchos de sus dientes. ¿Qué debo hacer, para mantenerlos bien cuidados?

Dra. Verena: Desde ya es necesario cepillarle sus dientes y sus muelitas con un cepillo adecuado para la edad. Se puede cepillar sólo con agua hervida, eso es suficiente para remover el sucio de sus diente y sus muelitas.

Pregunta de un televidente: ¿Chupar dedo hace daño para la dentadura de los niños?

Dra. Viveca: Chupar dedo si hace daño para la dentadura de los niños. Además de ello, también es importante la intensidad y la duración con la cual se realiza. Entre más fuerte apoya el dedo contra los dientes es mayor el daño. Entre más años el niño chupa dedo mayor es el compromiso y entre más grande es el niño también mayor es el daño. Con el dedo pulgar es frecuente que se hagan presión contra los dientes superiores en su cara interna, y por ser los dientecitos de leche, ellos con la presión son desviados hacia fuera y hacia delante, por consiguiente los dientes van a empezar a salirse y vamos a tener lo que llamamos una mordida abierta.

Pregunta del Dr. Monterrosa: ¿Se produce un efecto dañino sobre el ordenamiento que llevan los dientes, por la presión continua que va produciendo el hecho de chupar dedo?

Dra. Verena: Claro, y también el efecto es dañino a nivel del paladar. Como a estas edades el paladar es un hueso que está apenas en formación, en proceso de modelado, también tiende a adquirir una profundidad mayor, y ello puede inducir un prolapso a nivel posterior del maxilar, lo cual puede llevar a una mordida abierta o cruzada.

Pregunta, María Cecilia, desde Las Gaviotas: El uso del chupo es muy frecuente. ¿Esta costumbre también puede terminar afectando la salud oral?

Dra. Verena: Yo no digo que no usen el chupo. Algunas mamás, usan el chupo para disminuir la ansiedad del bebé y se pueden dejar hasta que el niño alcance el tercer mes de edad. De allí en adelante se debe ir suspendiendo gradualmente. Dejar que el bebé utilice chupo después de esa edad puede producir daño, fundamentalmente en la conformación dental, lo cual va a obligar a posteriores tratamientos correctivos. Cuando ya tenemos una lesión debida a que el niño chupó dedo durante muchos años, o que usó el chupo durante mucho tiempo, lo que observamos son dientes desviados. Para corregirlo tenemos varios tipos de aparatos que ponemos en boca, es lo que llamamos la ortodoncia. Los aparatos con ciertas rejillas ayudan al niño, a evitarle la ansiedad y evitan que se meta el dedo en la boca, e incluso lo obligan a colocar adecuadamente la lengua en la cavidad oral. Muchas veces el hecho de chupar dedo puede ocasionar mala oclusión en la lengua, la cual no se pone en su forma correcta, sino que se apoya detrás de los dientes de arriba, causando lo que llamamos deglución atípica. El hábito de chupar dedo suele muy frecuen-temente acompañarse de una mala interposición de la lengua.

Pregunta del Dr. Monterrosa: ¿Qué es el rechinar de los dientes?

Dra. Verena: El rechinar de los dientes es lo que técnicamente se denomina Bruxismo o Bruxomanía. Hace mucho tiempo los investigadores, la han estudiado y han comprobado que hay diferentes causas que la pueden producir. Las causas locales son debidas a una mala oclusión o mala mordida, relacionadas con malas posturas dentales o a restauraciones o calzas mal elaboradas, usualmente que estén muy altas. También se han considerado causas del Bruxismo a las deficiencias nutricionales o vitamínicas. La existencia de estrés o tensión nerviosa en el niño, los problemas de los padres, las separaciones, etc., pueden desencadenar en los niños el apretar o rechinar nocturno de los dientes. El bruxismo también puede presentarse de día, aunque es de menor frecuencia. Nunca el bruxismo es debido a la presencia de parásitos como creen muchas personas.

Pregunta la televidente, Sandra Garay desde el barrio Crespo: Mi bebe se cayó y se le hundió un diente de leche. ¿Qué medida debo realizar para cuando salgan los dientecitos de hueso?

Dra. Verena: Para realizarle una correcta consejería, lo ideal sería verlo. Sería importante tomarle una radiografía para ver como tiene la raíz del diente permanente. Le sugiero lleve al niño a una cita con un odontólogo pediatra.
Pregunta del Dr. Monterrosa: ¿ Desde qué edad debe llevarse el niño al odontólogo?

Dra. Viveca: Desde el momento en que le sale el primer diente de leche al niño debiese realizarse la visita odontológica. En esos momentos es fundamental e importante generarle conciencia a los padres de lo valioso y oportuno que es la prevención de las caries. Es el momento oportuno para educarles, para que esos padres sepan cómo, para qué y cuándo deben cepillase los dientes. En el niño mayor enseñarle y motivarle directamente la buena técnica del cepillado, para que cuando llegue a los tres años ya tenga el hábito de cepillase. Otra actividad importante y preventiva es aplicar una baja concentración de flúor, que no es dañina, y que debe aplicarse desde que se inicia el brote de los dientes. Ello ayuda a prevenir las caries a temprana edad. Debemos enseñar a la nueva generación, desde muy niños, a asociar la visita al odontólogo con una experiencia eminentemente preventiva y saludable, y no como un evento traumático y doloroso.

Pregunta, Katia Simancas: Tengo un niño de 12 años que no se le aflojaron los dientes de leche a su debido tiempo y le salieron los de hueso detrás de los de leche ¿Qué debo hacer?

Dra. Viveca: Lo primero que hay que hacer es llevar al niño al odontólogo. Este profesional debe ganarse la confianza del niño. Que el niño sepa que no le va a pasar nada malo, que el tratamiento es para el bien y que es saludable. El odontólogo infantil debe manejar la psicología del niño, para obtener una suficiente colaboración.. El niño que la televidente cuenta no ha recibido odontología preventiva, ya necesita tratamiento, lo viene necesitando hace rato. Hay que retirar los dientecitos que no cayeron, para que los permanentes ocupen su real espacio y se desarrollen de forma correcta. Le sugiero que lleve el niño a un odontólogo, mejor si es especialista en el área infantil.

Pregunta del Dr. Monterrosa: ¿Cuál es el papel del flúor, qué lo hace importante para la salud de los dientes?

Dra. Verena: El flúor es importante porque es el encargado de mineralizar los dientes, es el encargado de hacer que esos dientes se vuelvan más fuertes, mucho más duros. El flúor se encuentra en varias partes de la naturaleza. En el agua, en el pescado, en la patilla y en la sal. Además lo colocamos en el consultorio cada seis meses en los niños que presentan caries. cuando los niños tienen una incidencia elevada de caries se le coloca cada tres meses.

Pregunta del Dr. Monterrosa: ¿Qué son los sellantes dentales?

Dra. Verena: Los sellantes son unas resinas, unas sustancias líquidas que se aplican sobre los dientecitos de leche y los permanentes, con el fin de disminuir la adherencia de la placa bacteriana y de alimentos en las fosas y en las fisuras de las muelas, para así evitar que se presenten las caries. Los sellantes son preventivos y pueden ser transparentes o blancos.

Pregunta, Carlos Alfonso Vélez: ¿Qué es la placa bacteriana?

Dra. Viveca: La placa bacteriana es una capa delgada y transparente que se adhiere a los dientes y a las encías, que se forma por la acumulación paulatina de restos de alimentos, en la cual crecen diferentes bacterias, que van a causar las caries o sea la destrucción de las capas del diente, también causan mal aliento y enfermedades de las encías. Debido a los depósitos de ella entre los dientes y las encías se forman grumos endurecidos llamados los cálculos, los cuales contribuyen a causar fenómenos inflamatorios serios en las encías, los cuales se manifiestan con sangrado e incluso con dolor en las piezas dentales.

Mensaje final: Los cuidados preventivos que realmente sirven para tener una adecuada salud oral, comienzan con llevar a los niños por lo menos a una consulta odontológica anual. Es importante cuidar los dientes de los niños desde que empiezan a brotar. A los lactantes se les debe limpiar las encías con gasas, y desde la salida de los dientes se debe utilizar un cepillo blando y pequeño. Se debe evitar que los niños abusen de los chupos o generen el hábito de chuparse los dedos. Se debe enseñar desde temprana edad la técnica adecuada del cepillado dental, cepillado que debe realizarse después de cada comida y antes de acostarse, enfatizando que también se debe limpiar el espacio entre los dientes con la ayuda de la seda dental. Las madres deben dar lactancia materna a los niños, y esa lactancia materna debe ser al menos hasta los seis meses de edad. La succión del pezón estimula el crecimiento y desarrollo de los maxilares, el paladar y ayuda a la correcta posición de la lengua. La atención odontológica no hace daño, no causa ningún perjuicio, todo lo contrario previene una serie de enfermedades y una serie de alteraciones dentales, que mas adelante van a repercutir sobretodo con la pérdida de los dientes. La reposición de estos dientes, suele ser un evento que en gran medida es altamente costoso. Doctoras Verena y Viveca Polo, muchas gracias por haber aceptado la invitación a TODO EN SALUD

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!