Plegarias, rezos y oraciones (vírgenes y santos)

La palabra rezos viene del latín “recitare” lo cual significa en español leer en voz alta, recitar, y, se refiere a las suplicas, intercesiones o alabanzas a Dios, o la Providencia, o la Divinidad, a los santos, o las que se realizan mentalmente o pronunciándolas en una oración. El término “oración” proviene del latín “oratio- ónis”; es la acción de “orar”; palabras que se dirigen a Dios al Ser Supremo o a los santos alabándoles y pidiéndoles protección y ayuda; se recita en forma fija, y se repite el mismo texto como una plegaria o “cualquiera de las oracio­nes que comienza con la palabra ‘oremus’”, que se dice en los rituales de cada religión; por ejemplo, en la misa antes de la epístola, en el ofertorio y después de la comunión o al final de cada hora canónica y en otros rezos o de la plegaria, o súplica, o ruego pide humildad. Nótese que uno y otro término implican la misma acción.

Plegaria, rezos y oracionesFigura 36. Plegaria, rezos y oraciones. Peregrinos visitan la gruta donde supuestamente apareció la virgen en Lourdes, en Francia. Rer. Tomado de: https://www.elconfidencial.com/sociedad/evacuacion-peregrinos-santuario-lourdes-aviso-bomba-20100815-68605.html

Existen varios tipos de oración, rezos; unos que son verbales con un lenguaje de palabras y otro mentales, y, otros con gestos, con bailes, movimientos de manos o corporales en que se juntan las palmas, muestran las manos abiertas, abren los brazos en cruz o alzados al cielo, bajan la mirada, ocultan el rostro, se realizan movimientos de vaivén, se ponen de rodillas o postran en forma de humillación o en actitud ascética de conversión, se inclinan o ponen en posición con las manos cruzadas o en posición de diamante o postura carmelitana, o posición de loto en los budistas, o se sientan en los talones con las palmas de las manos abiertas hacia arriba; se arrodillan, arrodillarse en alfombras o en reclinatorios [alfombras musulmanas] en que se incluye la orientación hacia la Meca; los judíos contemporáneos no se inclinan, pero inclina su cuerpo en vaivén frente al “muro de las lamentaciones” en el Templo de Salomón o frente a los textos sagrados. Los etíopes modernos tienen la costumbre de la inclinación como los judíos que emigraron a Etiopía y semejante a los japoneses. La postura incómoda, y de larga duración, durante la oración implica una mortificación física e incluye en algunas ocasiones golpes con el puño cerrado sobre el pecho, como los católicos con la frase “mea culpa me a máxima culpa”, en el Yo pecador; esto es, una autoagresión culpígena con fines punitivos religiosos.

La iglesia católica tiene diferentes oraciones como el Ave María, Padre Nuestro, Gloria al Padre, el rosario, el acordaos, el o los salmos, el magnificat y otras oraciones, los cuales unos se refieren al amor al padre, a la comunión con Jesús a través del Espíritu Santo, la con­templación de Dios y el agradecimiento al mismo, el pedir perdón y la bendición y ayuda.

En todos los rezos se requiere cierto recogimiento, silencio, soledad para facilitar esa unión o comunicación con Dios, aún en los rezos comunitarios.

El mismo Jesús dio un ejemplo de oración en el huerto de los olivos cuando dijo: “Padre, que no se haga mi voluntad, sino la tuya” (M. 14, 36).

Resumiendo existe el rezo verbal (el padre nuestro durante la misa), y el mental; por ejemplo, se repite mentalmente el nombre de Jesús para entrar en comunión con él; el de meditación meditando con los textos de la Biblia o lo que se conoce de la religión o simplemente dejando libre el pensamiento y que fluya las ideas de acuerdo con su espíritu; el de contemplación en que se incluye la meditación, la relajación, la adoración; el de petición en donde se solicita algo al cielo o a la divinidad, el acción de gracias; el de protección que se requiere ayuda del poder omnipotente divino; el de intersección por las necesidades divinas; el de ofrecimiento a Dios del trabajo o el bien adquirido; el de conversión en donde aparece el sentimiento de arrepentimiento y la intención más acorde con el evangelio; el de alabanza en que se utilizan cantos, bailes. Todos estos tipos de oración o rezos pueden mezclarse unos con otros y pueden aparecer de acuerdo a las circunstancias y necesidades del sujeto; de todas maneras en las oraciones y rezos hay una necesidad y un deseo de un favor sobrenatural, divino, positivo de vida.

Las religiones validan la mera repetición de una palabra que se dirige a Dios, aún si se pronuncian en otros lenguajes como sánscrito, hebreo, latín, árabe (lenguas litúrgicas); por lo tanto el idioma son los sonidos que permiten la comunicación, más la intencionalidad está en la mente del sujeto y en su creencia y religiosidad. Cuando se emiten palabras y estas son repetidas con la intensión de pedir al poder divino con una súplica o plegaria para recibir de él tranquilidad, paz, sosiego, emociones personales u ofrecerle pleitesía, devoción, sometimiento y entrega. Todo esto puede realizarse individual y colectivamente y el pedido es factible que sea para bien de la persona o de otro ser querido. He ahí la plegaria.

Existe una diferencia entre las oraciones o rezos del protestantismo (cristianos) y el catolicismo; este último le hace también a la virgen María (o los múltiples que se nombran en el catolicismo) y a los santos que el protestantismo y el islamismo no aceptan como entes para venerar. Así mismo existe una diferencia entre la iglesia ortodoxa y la católica con las iglesias orientales. El catolicismo invita al diálogo con Dios a pedirle, a confesar, a expresar pensamientos y emociones de manera humilde, a solicitar se revele su palabra, y, deseo y si bien se hace interiormente en forma individual, también puede ser congregacional o colectiva; se reza, se pide o implora cantando; mas se esperan enseñanzas de las escrituras en forma colectiva, y, como una obligación, con la necesidad imperante de comunicarse y hablar con Dios. Se cree que la oración y los rezos deben ser hechos por inspiración y guía del “espíritu santo”, quien se supone conoce los sentimientos del hombre y de Dios y quien sondea los pensamientos y da la guía. La oración por lo tanto, es una herramienta de comunicación con Dios y es el sentir del pueblo de Dios (como los judíos) y es vital y esencial para la comunión espiritual y material con Dios.

Las oraciones obligatorias para los musulmanes son el segundo de los cinco pilares del islam se denomina namaz o salat (en castellano tradicionalmente azalá, en árabe صلاة [ṣalāt]); plegaria, acto de devoción el cual se practica cinco veces al día, Fajr (1 hasta 1,5 horas antes de la salida del sol), Sobh (a la salida del sol), Dohor (Poco después de medio día), Assr (En la tarde), Maghrib (Después de la puesta del sol)(corresponde a ma’ariv en hebreo), Isha (1,5 horas después de la puesta del sol hasta la oración de Fajr). Los musulmanes “sufíes” tienen una forma particular de contemplación girando sobre ellos mismo a gran velocidad. Los budistas tienen sus oraciones repetitivas en los “mantras” con el ritual de dar vueltas a un molinillo de oraciones.

La meditación surgió en la humanidad, en oriente y occidente, así como los ejercicios de relajación; el sufismo apareció como tradición esotérica y mística del islam; el reiki como una experiencia práctica de sanación integral para beneficio de la salud física y espiritual. El mismo taoísmo como principio cósmico rector del universo busca el camino para encontrar y ajustarse al orden; esto lo hace la estructura del I Ching. Para todos estos temas véase también el capítulo de medicina alternativa tendencias milenarias, (Guardini, 2002), (Mendoza Ruiz, 1994), (De Granada, 1832), (De Alcántara, 1790), (99).

A través de los milenios se observa que el ser humano requiere del poder sobrenatural para protegerse de las adversidades de la vida, las pérdidas afectivas, económicas, sociales, políticas, militares, o agradecer todo lo que ha tenido. De una u otra manera el ser humano busca caminos como el de la meditación, relajación, oración, plegarias, rituales verbales, cánticos con o sin acciones de movimiento (como bailes), lecturas y otros más para pedir ayuda sobrenatural a sus dificultades o imposibilidades humanas.

Por lo general en las religiones observamos que es el varón al que se le unge el poder de Dios o Divino convirtiéndolo en sacerdote, el cura de las almas, el que exorciza y aún ayuda al enfermo para vivir o para morir no solamente dándole consuelo o esperanza sino mostrándole caminos de bienestar. Téngase en cuenta aquí que en parte los médicos surgieron de allí, de ese espacio, en donde se le daban breviarios, se hacían rituales o se ponían medidas para mejorar o curar al sujeto de su enfermedad. Sin embargo, todavía los seres humanos acuden a las iglesias para pedir protección a Dios, a la virgen y a los santos; y, en algunas regiones del mundo existen las santerías y diferentes rituales con hechizos practicados por mujeres a las que antaño se les calificó de sacerdotisas y luego en brujas y hechiceras que todavía las hay. En todos estos actos participa la creencia, la fe, el pensamiento mágico omnipotente para conseguir subjetivamente el bienestar físico, mental, social, económico y cultural.

El sujeto cree que al rezar o al orar y al comunicarse con Dios y los poderes sobrenaturales puede conseguir algún beneficio puesto que se relaciona con el bien, lo bueno, la fortuna, la salud y la vida. Por eso los templos son el refugio en el cual se espera la salud y la paz. El ser, por lo general, es un ente que necesita pedir desde que nace hasta que muere; y lo hace en diferentes formas a partir de atraer o llamar la atención con un sonido, un gesto, un llanto, una sonrisa, una palabra, una conducta, una somatización, un canto y aún con el silencio mezclado con deseos, fantasías, pensamientos y emociones para poder sobrevivir con la esperanza ante la ya mencionada nada, no sin pasar por ansiedades, depresiones y culpas con sus respectivas consecuencias.

Aquí es necesario tener en cuenta cómo plegarias, rezos, oraciones, no solamente se han presentado a través de los milenios ya pasados sino continúa estos actos en donde participa el espíritu, el ser, la esencia y existencia, el concepto de los poderes sobrenaturales, la fe y la creencia, la esperanza en más vida, el poder de la palabra, los prejuicios, la sugestión y la intuición, el azar y el determinismo.

Todas las ya mencionadas acciones operan a nivel subjetivo en una interrelación de todos los sistemas para darle otro orden a las interacciones entre el cerebro mente y el estrés que provoca la enfermedad o el dolor. Cada uno de los sistemas (SNC, SNA, SNP, SCV, SOD, SGU, SE, SI, SH, SL), (100) operan con sus conexiones, en las funciones psíquicas y somáticas para ir del impulso al pensamiento, al sentimiento y a la emoción y así encontrar un cierto orden que de estabilidad a todos los sistemas y en especial al psíquico.

Es de tener en cuenta que todas las acciones mencionadas en esta parte (oraciones, rezos, plegarias, etc.) pueden obrar positivamente en aquellas personas que creen y tienen fe, cualquiera que sea su creencia, ideología o religión, y aún puede participar positivamente en forma colectiva deseando el bien y la vida; más científicamente no se puede decir lo mismo en el sentido de que pueda cambiar los desórdenes de los distintos sistemas del enfermo que padece el dolor; sin embargo, lo puede rodear de un ambiente más tranquilo con menos ansiedades. (101).

Cuando nos referimos a las ansiedades no solo están presentes en el paciente sino en los familiares y amigos y aún es factible que el medio científico médico pueda contaminarse en algún sentido de esas ansiedades primitivas, en donde se dirime las angustias pre edípicas y de abandono, las necesidades narcisísticas, las tendencias ambivalentes sadomasoquistas, erótico tanáticas, las ansiedades culpígenas y paranoias. De las que nadie está exento o inmune de padecerla en situaciones estresantes para el hombre en que se enfrenta ante los peligros que provoca la muerte.

El 24 de mayo del año 2012 el Académico Ricardo Martín Orejuela MD. MSc. Presentó en la Academia Nacional de Medicina de Colombia el trabajo. “El rezo de intercesión y la evidencia” en donde se refería a cómo desde el comienzo de la humanidad se presentaron los rezos; sin embargo, el Académico Ricardo Martín se hace la pregunta de: “¿si la metodología de investigación en medicina se ha aplicado a dilucidar, si el rezo de intercesión (oración dirigida a un ser superior con el fin de cambiar el curso de una enfermedad en un ser humano) es eficaz en el posible cambio de los desenlaces esperados para los seres humanos de los enfermos?”. El Académico hace alusión a la búsqueda amplia de la literatura médica en la base de datos sobre este tema; a la vez; se refiere a cómo “las leyes de la física cuántica que manejan el mundo subatómico y adicionalmente, cómo una intervención “divina” tendría limitaciones para modificar esas leyes”; “… esa metodología es insuficiente e incapaz de medir si el rezo de intercesión podría influir en el curso de la enfermedad…”. “La metodología de comprobación de hipótesis nula no es universal en su aplicación”. En el trabajo hace referencia a las definiciones de “orar”; a los “rezos de intercesión” que se presentan múltiples veces en la Biblia y trae la cita bíblica de: “intercesión puede definirse como la oración santa, llena de fe y perseverante con que alguien suplica a Dios en nombre de otro u otros que desesperadamente tienen necesidad de la intervención de Dios” (La Biblia de Vida Llena), (102).

Téngase en cuenta que tanto en los rezos, en las oraciones se puede pedir, interceder o hablar a favor de alguien para conseguir un bien o librarlo de un mal. El citado académico R. Martín trae la cita de Ambroise Bierce que dice cómo la oración o rezo es “rogar que las leyes del universo sean anuladas en nombre de un único peticionario confusamente indigno”, lo cual es una fantasía mágica omnipotente, (103). El Académico menciona los estudios clínicos con estadísticas, las cuales no favorecen el efecto positivo de los rezos o la vocalización de mantras en la caracterización percutánea en intervenciones coronarias, reportadas en la Revista “The Lancet”, (2005) o con los rezos retroactivos; hace mención al estudio de Masters KS. et. al. del Departamento de Psicología de la Universidad de Syracuse, Nueva York, sobre meta-análisis y como conclusión se da que “no existe un efecto científicamente suceptible de discernimiento del Rezo de intercesión evaluado en estudios controlados; se recomienda que no se asignen recursos para el estudio de esta materia”. Otra de las conclusiones fue que los ejercicios de ‘medicina basada en la evidencia’ no aplican a todos los temas y se propone cambiar el término por “medicina a partir del conocimiento”, (Martín Orjuela, 2012).

El trabajo del Académico especialista en gineco obstetricia Ricardo Martín Orejuela fue comentado por el académico Honorario José Félix Patiño Restrepo, profesor en cirugía y muy reconocido a nivel internacional, quien comparte la misma conceptualización con el Académico R. Martín y a la vez hablamos un mismo lenguaje científico; esta coincidencia me hizo pensar en que, si tres diferentes especialistas pensábamos de igual forma, esto significaba que el pensamiento científico actual se ponía en evidencia en un punto específico el cual se refiere a la “medicina a partir del conocimiento” y aceptar que todavía subsiste o persiste, en el común de la gente, el pensamiento pre lógico, mágico que en esta obra se plantea, sin olvidar que la psiquis (el alma y/o el espíritu) es más compleja o complicada y difícil de penetrar, y, por lo tanto, conocer más que el mismo soma (cuerpo); y, aún más, cuando aquella no solo es de la consciencia sino del inconsciente que pertenece al sujeto (persona-individuo) y al mundo colectivo social con y en todas sus vicisitudes de la realidad vivencial histórico-socio-económico-cultural que se integran en la existencia de la vida humana. Aquí además agregaría cómo el hombre, en su ser, no vive de palabras y conceptos sino de los hechos fraguados en la experiencia. Con toda esta información no se intenta que el lector se conforme con deducciones insatisfactorias, sino más bien que se siga cuestionando para encontrar respuestas y no quedarse en prejuicios tradicionalistas, o en informaciones parciales o parcializantes, o con negaciones que paralicen el conocimiento.


99 Obra que escribió el portento de la penitencia S. Pedro de Alcántara en Imprenta de Don Benito Cano en el Año MDCCXC.

100 SNC: Sistema Nervioso Central; SNA: Sistema Nervioso Autónomo; SNP: Sistema Nervioso Periférico; SCV: Sistema Cardio Vascular; SOD: Sistema Oral Digestivo; SGU: Sistema Genitourinario; SE: Sistema Endocrino; SI: Sistema Inmunológico; SH: Sistema Hematopoyético; SL: Sistema Linfático.

101 Ver “Cerebro Mente y Estrés”. Interrelación de sistema y el psicosoma, (Sánchez Medina, 2010).

102 “Aplicar una metodología llamada científica al análisis de estos temas es inadecuado; esa metodología se puede aplicar a otros temas, mas no a las creencias religiosas de las gentes. El análisis se presenta como muy científico; otros han estudiado el asunto de modo más simple, viendo sí en estudios dobles ciegos; las plegarias son efectivas en un porcentaje significativo de casos o no lo han sido; los resultados no mostraron ningún valor de la oración”. (De Francisco, 2012)

103 “La oración no se hace para pedir que ‘las leyes del universo sean anuladas’, sino con un sentimiento de fe en que el paciente tenga una mejoría o curación. No se ora científicamente; se ora con fe religiosa que es distinto. Esto muestra el error de querer aplicar la ciencia en el terreno que no corresponde e interpretar una estadística que si bien no revela mejoría en los resultados obtenidos no toman en cuenta otros parámetros que son más importantes: el alivio del enfermo y del que reza, el intento que fracasa porque ‘no era la voluntad de Dios’, etc. El doctor Martín señaló como importante los dos millones de dólares empleados en una investigación sobre el tema. Eso puede llenarle el pecho a muchos, pero a muchos otros esa alusión a lo económico le es tonta por decir lo menos”, (De Francisco, 2012).

Volver Índice Siguiente

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!