Nuevo modelo cosmológico de Penrose

Roger Penrose (18) en el año 2010 publicó su libro “Ciclos del tiempo” es “una extraordinaria nueva visión del universo”. El autor traza un camino a la realidad a través de sus conceptualizaciones físicas y matemáticas, en la frontera de la ciencia y la metafísica con un modelo geométrico que se remonta más allá del tiempo antes del big bang, (Penrose, 2010).

Penrose es profesor de la universidad de Oxford y obviamente se ha ocupado de los ciclos de los modelos cosmológicos; por ejemplo el de Friedmann (1924) el cual postula “los universos cerrados que nacen y colapsan en extrañas singularidades físicas”. A su vez, Tolman (1987) “relacionó ideas relativistas con las leyes termodinámicas para formar un nuevo modelo sin incluir la gravedad”. Otro de los modelos es el de Smolin quien ofrece una visión acerca de “múltiples universos originados en los agujeros negros”; aquí se explica el origen de la vida en términos de probabilidad. La “teoría de las cuerdas” con el “modelo veneciano se basa en nuevas geometrías sin lograr evitar las irregularidades singulares”, (19). Hawking consiguió “eliminar aquellas singularidades” en los “modelos cosmológicos sin fronteras”. Ashtekar y Bojowald (2009) plantearon un modelo singular usando “novedosas aproximaciones a la novedad cuántica”. Ningún modelo cosmológico ha excluido las fuerzas gravitatorias; sin embargo, actualmente existe el cuestionamiento sobre esta posibilidad construida a través del comportamiento de los agujeros negros.

De una u otra manera todavía se hace alusión a las teorías físico cosmológicas y sus constantes fundamentales como a las física de Newton (g), a la relatividad general de Einstein (c), a la cuántica (h) y a la nuclear (m); y, actualmente existe una tendencia a conectar todos estos conceptos cosmológicos al “psico-cosmos” del ser humano elaborando conceptos sobre la temporo espacialidad, su predeterminación, su determinación y su indeterminación con sus conexiones y ligazones antrópicas.

Así mismo, el concepto de Big Bang ahora se convierte en múltiple o infinitos continuos; a la vez, la segunda ley de la termodinámica que nos lleva al concepto de aumento o disminución de entropía, nos permite pensar en procesos irreversibles pasando por el “punto crítico” del Big Bang y la idea de “continuos iguales o semejantes a puntos críticos”, los cuales tendrían una análoga con lo que ocurre en el hombre que se gesta, se desarrolla, crece, se reproduce y muere y vuelve a nacer, no como individuo sino como otro en la colectividad. Aquí la pregunta entonces ¿cuál es el principio y fin para el cosmos y para el hombre? La respuesta es que es semejante para los dos y al mismo tiempo diferente, pues para el hombre existe un principio y fin para su propia vida; y, luego viene la proyección del tiempo en el universo (con la identificación proyectiva) para darse el hombre la posibilidad de volverse eterno (¿su espíritu mueve o no muere?); como se supone, es el universo en que hay infinitos principios y fines, y el resultado lo hallamos en el concepto de infinito. Téngase en cuenta que el hombre proviene de la ordenación del universo y sólo actualmente conocemos la existencia del ser humano a través de la evolución, la cual sigue su marcha con el concepto del tiempo. La misma ciencia pudo detectar la “Evolución de las especies” de Darwin (1850) y con ella la aparición del pensamiento, primero concreto y luego abstracto, para llegar al siglo XXI con la integración de disciplinas y sistemas complejos no lineales y así poder entender la operatividad de la física cuántica en la elaboración y/o funcionamiento de los sistemas psíquicos (20).

Teoria de la Mente de Roger PenroseFigura 75. Teoria de la Mente de Roger Penrose. El punto de vista de Penrose es que debe haber algo de naturaleza no computable en las leyes físicas que describen la actividad mental. Este argumento tiene como base el teorema de la incompletitud de Gödel, que habla de la imposibilidad de una demostración formal de una cierta proposición matemática, aunque para el entendimiento humano ésta sea de hecho verdadera. También en las ideas de Stuart Hameroff. Tanto Penrose como Hameroff postulan que la mente y el cerebro son dos entidades separables. Hameroff, médico anestesista, lo hace a través de sus estudios sobre los microtúbulos y el citoesqueleto celular, especialmente en las neuronas, mientras que Penrose lo hace desde el teorema de la incompletitud. Ref: Tomado de https://es.wikipedia.org/wiki/Roger_Penrose

También es probable que lo que ha ocurrido en nuestro planeta tierra ocurrió, ocurre y ocurrirá en otros planetas dentro de nuestro sistema galáctico de la “vía láctea” o de otras galaxias. Esto es una posibilidad con los visos de probabilidad y explicación lógica. De otra parte, aquí podríamos hacernos las siguientes consideraciones: si nuestro universo proviene del “big bang”, de la explosión provocada por el punto crítico de la entropía, lo que equivale al desorden máximo para luego pasar por el ciclo del orden, y éste con los equilibrios térmicos de las energías del universo, lo cual significa o equivale a que es un fenómeno y proceso transitorio) entonces si esto es así vienen las preguntas: ¿será que de ahí provendría el ciclo antrópico?; ¿será posible anotar nuevamente que los orígenes, los estados primigenios son infinitos? La respuesta posiblemente la encontraremos allí con los razonamientos antrópicos.

Obsérvese que orden, equilibrio, desorden, desequilibrio, caos siempre estarán presentes en el universo. Lo importante son las diferencias de las energías, el comportamiento de las mismas, la interrelación de las cuatro fuerzas fundamentales (gravitatorias, magnéticas, nucleares débiles y fuertes) e integrando a ellas los conceptos de las fuerzas antigravitatorias, la materia y energía oscuras y o fuerzas ocultas; todas ellas para mantener equilibrios dentro de los distintos procesos de ordenación que llegan al desorden y luego al nuevo orden.

Aquí viene otra pregunta ¿cómo entendemos la fuerza gravitatoria presente asociada con la segunda ley de la termodinámica? Antes de entrar a la respuesta, entiéndase que la segunda ley se refiere a cómo en el intercambio de calor entre un sistema y sus alrededores se produce un equilibrio, y éste solamente es transitorio debido a que todas las partículas subatómicas en movimiento y en el punto crítico de desorden o entropía, no son afectadas o comandadas por las fuerzas gravitatorias. La respuesta a la pregunta arriba planteada deviene de lo ya expuesto sobre el “principio de transitoriedad” de todo el universo infinito. De esto podemos concluir que las tres leyes de la termodinámica estan presentes en el universo y operan de acuerdo con el momento crítico de transitoriedad y/o alternancia con las condiciones dadas por la interrelación de los diferentes sistemas participantes. Entiéndase cómo es factible la fase o ciclo del decrecimiento de la entropía por la inversión de la misma como otra posibilidad. Con respecto a las tres leyes mencionadas, estas son: 1ª. La energía ni se crea ni se destruye, solo se transforma en el universo que lleva a la conservación o principio de constancia, 2ª. Intercambio de calor entre un sistema y sus alrededores produce un equilibrio o entropía que es la “medida de desorden”; en esta se incluye la “ley del absoluto o ley cedida que equivale a cero” o al punto cero cuando se igualan las temperaturas y se producen el equilibrio término; 3ª. La entropía se acerca a cero conforme a cómo la temperatura se aproxima al cero absoluto, lo que implica el equilibrio termodinámico. Todas estas leyes se aplican en todos los sistemas reversibles y a todo el universo; y, de ahí el planteamiento de la teoría de complejidad y caos; entre más entropía más complejidad y más tendencia al caos y al punto cero (Badii & Politi, 1996).

Volviendo a Penrose, éste físico matemático propone según lo entiende y explicita De Bejar que “la gravedad incrementa la entropía de un estado de materia uniforme, al formarse cúmulos de alta densidad derivados de los agujeros negros. La entropía de los sistemas gravitatorios intensos supera la elevada entropía de la radiación de fondo. En las primeras etapas del universo, dominado por la radiación, la gravedad era una interacción secundaria debido a la alta homogeneidad del universo primitivo. La enorme entropía potencial, asociada a latentes grados de libertad gravitatorios, haría posteriormente emerger estructuras complejas. La cosmología de Penrose se desvía de los modelos cíclicos clásicos al incluir estos grados de libertad gravitatorios. De este modo el universo surgió de un estado primordial extraordinariamente ordenado” (Bejár, 2010). La ordenación a que se hace referencia es la que se da por y para establecer condiciones estables de un (os) sistema (as) dinámico (s), que significa una producción de “singularidad física”, lo cual nos hace comprender el orden del ser humano u orden antrópico.

En el “orden” a que nos estamos haciendo referencia aparece el espacio-tiempo continuo; sin embargo la presencia de los agujeros negros representan el fin del tiempo. Dentro de este razonamiento obsérvese que existen dos sucesos: uno el big bang y otro los agujeros negros, la temporo-espacialidad y el fin, y entre ellos una asimetría. Téngase aquí en cuenta que de una u otra forma está la materia y la energía operando alternativamente produciéndose radiación fotónica o fuerzas cohesionantes con masas efectivas o la carencia de masa; sin embargo, con fuerzas gravitatorias; además, la presencia entre estas últimas (las masas), las partículas de los fotones con campos electromagnéticos, requieren la temporo espacialidad. El universo primitivo caliente entrópico con masas se enfrentan a las transformaciones y en ellas aparece toda la geometría de las estructuras de la masa del universo primigenio y “luego del siguiente”, pues pertenecen o actúan dentro del campo temporo espacial con su geometría que oscila del punto a todo el círculo pasando por todas las figuras geométricas: triángulo, tetraedro, cuadrados, poliedro, etc.

Para Penrose la cosmología es cíclica lo que equivale al concepto de temporo-espacialidad con un origen, evolución, una geometría, un más allá, un ciclo, un espacio y movimiento, obviamente un pasado y un futuro que pueden ser calculados matemáticamente. Sin embargo, viene la pregunta ¿existe un universo congelado y otro diluido, sin masa efectiva, con radicaciones de baja energía, más con la presencia de radiaciones cósmicas y con la presencia de la atracción de los agujeros negros así como los gravitones hipotéticos? Si esto es así, podría pensarse también que el tiempo y la masa se enfría y congelan, lo que significaría que hay una inmovilización en donde se acaban las fuerzas y que equivaldría al principio de inercia sin escalas métricas de la materia y sin geometrías y a la vez sin temporo-espacialidad, todo lo cual nos lleva a pensar en el hueco negro, la gama amplísima de universos, las nuevas geometrías (21), con sus distintas singularidades que nos dan otra explicación del cosmos, que luego al salir de él a través del big bang se origina éste para crear nuevos universos con distintas transformaciones (22). Todo esto nos lleva a pensar en el principio y origen del universo, en los conceptos de geometría entrelazada o de las distintas geometrías y en los diferentes puntos de entropía.

Penrose propone una región espacio-temporal al big bang la cual sería una fase anterior del universo, ya antes planteada, y a la vez, el universo remoto futuro con las diferentes etapas (eones). Otra de las consideraciones a tener en cuenta aquí es el concepto de los espacios vacíos, congelados sin tiempo, por el cual el (os) universo (s) pasa (n), como ya se explicitó anteriormente como otra fase o ciclo. Sintetizando, he aquí el pensamiento de Roger Penrose de los ciclos del tiempo en donde participan la geometría matemáticamente definida con los campos de masa, de neón y su distribución de la materia en los diferentes campos entrópicos.

Vale aquí tener en cuenta cómo éste mismo autor Penrose en el año 2006 publicó su obra: “The Road to Reality” (“El camino a la realidad”), (Penrose, 2006) con sus tres básicos conceptos: físico, psíquico y matemático. Sus propuestas fueron junto a Stuart Hameroff de la Universidad de Tucson Arizona. Penrose hace las propuestas sobre el mundo de experiencias psíquicas personales e intersubjetivas de la consciencia, en especial del consciente concreto, de la construcción de una inteligencia artificial con conjuntos de algoritmos que resultarían ser casi conscientes. El mismo autor en su obra “La nueva mente del emperador” (1989) se refiere a la imposibilidad de construir una mente computacional. Actualmente 2012 seguimos pensando que no es posible o no se ha llegado el momento de interrelacionar el pensamiento artificial algorítmicamente asociando con el mundo afectivo emocional; sin embargo, se puede entender teóricamente todo el funcionamiento de la consciencia y el mundo del ser con el “cerebro emocional” a través de la fenomenología y dinámica, explicada por la física cuántica, como se trata de explicitarlo en la obra “Cerebro-mente. El pensamiento cuántico”, (2009) haciendo alusión a la teoría cuántica y a la consciencia, al modelo de los microtúbulos de Hameroff-Penrose, al funcionamiento de las tubulinas de los microbúbulos, al fenómeno de la intuición, a los “bits cuánticos”, “qbit, twistors y loop”; todos los mencionados anteriormente son los que van a producir ordenaciones y no solamente equilibrios, sino codificaciones dentro de los circuitos neuronales complejos para construir programas en donde se construye el pensamiento y el lenguaje, y así mismo toda el funcionamiento bio-físico-psíquico del yo psíquico y corporal en el ser humano que es el resultado de un orden dinámico.

Entendiendo así al hombre, se nos facilita entrar a un mundo de investigación en que nos acompaña la tendencia al equilibrio y orden transitorio, porque el hombre pasa por múltiples procesos en toda su complejidad y alternancia, desde la gestación con equilibrios orden-desorden y caos, pasando por los trastornos, desórdenes psicobiológico hasta llegar a la muerte. Es así también como entendemos el pensamiento lógico consciente y el ilógico irracional inconsciente, a la vez que el mágico omnipotente que en esta obra se plantea en forma descriptiva y con distintos ejemplos. Además pasando por toda la historia de la medicina clásica, la alternativa, la complementaria, la medicina basada en la evidencia, en la certeza, en la probabilidad en la consciencia o conocimiento como lo es del macro y microcosmos.

Estrellas GigantesFigura 76. Estrellas Gigantes. La tierra cabe 130.650 veces en el sol. El sol tiene 1 diámetro solar. La estrella Sirio (sirius) mide 1.7 diámetros solares, casi el doble del sol. La estrella Pollux mide 10 veces más del sol. La estrella Arturo (Arcturus) mide 25 veces el sol. La estrella Aldebaran mide 45 diámetros solares. La estrella Rigel mide 75 diámetros solares. La estrella Antares mide 700 diámetros solares. La estrella Mu Cephei mide 1650 diámetros solares. La estrella W Cephei A. mide 1900 diámetros solares. La estrella hipergigante VY Canis Majoris mide 2100 diámetros solares. La tierra cabe 1 millón de veces en el sol; y éste 1 millón en la estrella más grande conocida.

Orden ontológico

Después de hacer un recuento relativamente general de los modelos cosmológicos, preguntémonos ¿qué relación hay con los ontológicos? La respuesta es que el ser humano proviene de la evolución del universo y hace parte de él, a la vez así se construyó para luego constituir el orden primario de la naturaleza humana y conocer el punto de partida con un orden de los procesos cognitivos respectivos, lo cual significa orden en el pensamiento y en la expresión del mismo, (ordenamiento lógico). Así apareció Platón con sus conceptos del orden ontológico esencial en donde la idea da forma a la materia.

El orden platónico es un “orden metafísico” con la participación del ser, desde su aparición y existencia hasta su fin. Aristóteles discípulo de Platón continuó con sus conceptos de “orden ontológico” para desarrollar la ciencia y en realidad fue el fundador de la ontología o el estudio filosófico del ser o del ente en cuanto ente. Más adelante aparecieron todos los filósofos socráticos y postsocráticos que se refirieron también al “orden jurídico” en donde se incluyen el “orden ontológico” y en éste mismo la explicitación de que “una cosa es o no es”, lo que equivale entre “ser y no ser” (23).

Cuando hacemos alusión al orden ontológico lo hacemos al aprendizaje, y, en él, al deseo, a la necesidad, que opera como primeros órdenes; sin embargo, puede aparecer la negación de uno u otro (necesidad y deseo) y así puede surgir un desorden. Por su parte, todos los seres están sujetos a categorías y en sus ordenaciones lo que equivale a organizaciones con sus diferentes niveles integrativos. El primer orden que puede aparecer es la ubicación del ser en el mundo, en donde se describen los diferentes fenómenos, con distintos modelos; he ahí en este concepto la proyección ontológica y fenomenológica de la observación del ser en el mundo para luego construir su identidad y darla como cierta, lo que implica la naturaleza en donde se incluye todo lo físico, químico, biológico, cultural; sin embargo, este último podría ubicarse como una categoría de segundo grado. Además, el ser humano buscó explicaciones no solamente en su entorno de su medio ambiente, sino mirando al cosmos y encontró una explicación proveniente del afuera para explicar el interior, sus esencias, origen y su fin; para todo esto se recurrió a niveles de explicación lógica; de tal manera, hizo una proyección de la necesidad de un “ente superior”, como principio de causalidad de todo lo existente a su alrededor al que le dio el nombre de Creador, El Todo o Dios; luego lo desplazó para completarlo al Dios hecho hombre (Jesús), con poder espiritual, autoridad lógica, rey, salvador, mecías, etc., apareciendo él también el “orden ontológico político y el jurídico” o normativo para la convivencia. Así como dio la explicación al ser, también se encontró con el desorden, el caos y el fin; es decir, la muerte, (véase capítulo VI, VIII y XIII).

Téngase en cuenta que no hay comprensión sin orden en el pensamiento; sin embargo hay que entender el pensamiento desordenado y a la vez el pensamiento concreto primitivo que ordenó los objetos, los sujetos, los elementos, los signos y significados, la combinación de las palabras, las oraciones, la sintaxis, la gramática y el aprendizaje, no sin participar toda la subjetividad en todos los órdenes, (24). A todas estas existe un “orden real, legítimo, lógico, ideal” y viceversa, “el ilegítimo, irreal, ilógico” el cual el ser humano rechaza. El mismo orden apareció en la horda primitiva, en la familia, en la cultura, en la sociedad, y aún en los elementos naturales y más allá el orden espiritual.

Cuando nos referimos al orden ilegítimo, irreal e ilógico nos estamos refiriendo a lo patológico, anormal, fuera de lo real y lógico o racional. He aquí por ejemplo las anormalidades sociales ordenadas ilegítimamente con una realidad parcializada y benéfica para pocos (grupos) y elaborada con racionalismos y/o racionalizaciones con construcciones lógicas y sofismas. En psicopatología lo observamos en los delirios y/o construcciones delirantes paranormales, en las seudologías fantásticas, en las mitomanías y sincretologías; el mismo desorden o trastorno psíquico se procesa para ordenar sus pensamientos, afectos y conductas. Esto es factible encontrarlo en ejecutivos que organizan y ordenan las empresas o instituciones (científicas o no) en forma real, lógica y legítima para ellos pero no para la comunidad, la producción, el beneficio total. Todos estos ordenamientos anormales, con el tiempo, de alguna manera colapsan y se reorganizan; más aún cada sujeto, pareja, familia, sociedad, comunidad, le puede ocurrir este tránsito de un orden desordenado posiblemente porque abren prejuicios, paradigmas y en el fondo el pensamiento mágico omnipotente e idealizado en el supuesto orden conceptual del ser, el hacer, el tener y el estar del hombre.

Es importante reflexionar sobre lo que es racional, lógico, normal, habitual, tolerado o aceptado por la mayoría y sus opuestos; en realidad existe una franja entre lo racional e irracional; por ejemplo, el instinto, el deseo o la necesitad, muy bien pueden pertenecer a un orden de la naturaleza en la elección o selección por ejemplo de la orientación sexual en que se incluye la mismidad (“self”) por haberse ubicado e identificado el objeto dentro del “self” haciendo parte de él; con lo cual se fusiona es casi imposible deshacerse de esa fusión; por lo tanto, aquél objeto (ser exterior elegido) forma parte, y como tal, participa de la unidad del Yo y “self”; de ahí las grandes defensas ante esas selecciones y a la vez devienen el defender los derechos individuales y las normas que puedan regirlo.

Si nos remitimos a los conceptos de ilegitimidad e irracionalidad, se me ocurre hacer la relación con la psicopatología social observada en los espectáculos que violentan la ética y la estética y con ello se ataca la cultura construyéndose otra con imágenes erótico tanáticas plenas de tendencias voyeurista- exhibicionista que guardan y/o expresan la gran necesidad de aceptación social de las propias tendencias con distintas orientaciones sexuales (GTLBI), y, así mismo buscan el permiso social-cultural el cual en muchas ocasiones es abanderado con las palabras: derecho y libertad. Recuérdese que el derecho y libertad comienza y se acaban en los límites de cada cual respetándose a sí mismo y respetando al otro. Los grupos diferentes requieren obviamente respeto por sus creencias, necesidades, deseos y objetivos cuando todos ellos no maltratan la mismidad general de la sociedad; cada cual hará de su vida en su intimidad lo que le venga bien, más sin hacer daño al prójimo. Ahora bien, ¿si prohijamos esa libertad y/o libertinaje exhibicionista o voyeurista estaremos construyendo un ser humano ideal? o ¿es la tolerancia a todos los deseos conscientes o inconscientes que construyen el ideal del hombre? La respuesta no puede ser positiva más cuando se pasa o se viola la frontera del respeto íntimo de cada quien. Lo que se trata aquí es de defender y/o proteger el orden natural y ontológico del ser humano.

Mucho se ha escrito sobre el ideal del ser humano en su relación social con el otro y con sigo mismo; desde un aspecto simple nos podemos referir al ser humano maduro o al integrado, o al que tiene las capacidades de manejar y encontrar en si mismo la verdad, la lealtad, el respeto, tener empatía, realizar la reparación y saber perdonar; todo lo cual requiere la capacidad de aprender de la experiencia, de su propia conducta y de tener consciencia de los hechos. Si bien esto es un ideal, también es una necesidad para una buena convivencia y con ello un orden social.

Al hacer mención al “orden social” lo hacemos al “orden conceptual jurídico” de los derechos y normas institucionales con sus distintas disposiciones; aún más, todas las revoluciones, las gue rras, las sociedades anárquicas tienen un proceso que va del orden al desorden con un orden. A la vez, el orden lo podemos ver en los colores, en toda la escala cromática; así también participa el orden en la escala musical y en todas las armonías para constituir la belleza y el “orden moral” que nos nutre de ética o el vital, el orden físico químico biológico o el geométrico y matemático en sus distintas proporciones numéricas y de ecuaciones para llegar al “orden total” en sus diferentes características. Todos estos órdenes nos llevan a concebir un ideal, un orden pleno que lleve a concebir el “antropoeidos”.

De todas formas cuando nos referimos al orden total o completo nos encontramos con los conceptos de orden cosmológico o universal, y con ello con la idea de Dios, el Creador y el Todo y así con “lo perfecto”, con las ideas de “lo absoluto”, lo que implica también de lo acabado, preciso y perfecto; todos estos adjetivos son referidos al Ser que consideramos Supremo (Dios). A su vez, cuando hacemos alusión al Ser, su esencia y existencia, de tal manera, nuevamente nos encontramos con el concepto de Dios con todos sus atributos en los cuales fácilmente nos hallamos con el concepto de perfección y lo ideal, cualidades que el ser humano anhela y persigue para ser en su existencia (ver capítulo III: “El ser la esencia y la existencia”). Ahora bien, surge la pregunta: ¿es el agua perfecta?; la respuesta depende de a qué agua nos referimos si ¿será siempre a las moléculas de H2O sin ningún otro enlace u otro compuesto u otros elementos?; ¿será que lo mismo ocurrirá con el ser humano? La respuesta es que si bien la naturaleza tiene sus ordenaciones también pasa por desórdenes para encontrar nuevos órdenes; y, el hombre es producto de la naturaleza y a la vez tiene su propia naturaleza con sus ordenaciones específicas que no son estáticas, y por lo tanto, no podemos equiparar al concepto de Dios Ser Supremo, Creador y el Todo; para algunos teólogos el ser humano conlleva la tendencia de llegar a confundirse con el Todo Dios. Es así como al confundirse o fusionarse con el ser Supremo alcanza la perfección y así también lograría “el ideal” para convertirse en el “antropoeidos” como otro ideal. Ocurre posiblemente que todo esto sea un ideal inalcanzable; sin embargo, no deja el ser humano de ser lo que es, mientras exista, no si negar los errores que aparecen por diferentes causas externas e internas y en su libre albedrío. Si bien todo esto ocurre, también existe la tendencia a la vida ordenada como un ideal propio de la naturaleza.

Al llegar a este punto en la reflexiones realizadas, nos cabe la pregunta: si el ser humano evoluciona, ¿acaso no operan en esos procesos la tendencia a la idealización como una fuerza del orden proveniente del ya denominado Todo o Dios o el mismo universo? Y, a la vez, o ¿será que ese Todo no es sino un ser relacionado o equivalente a lo humano?, o ¿serán múltiples elementos simples y complejos que son esenciales en la existencia del universo, los cuales se requieren para estar presentes y solamente conocemos parte de él y no el Todo? Dentro de estas preguntas y reflexiones se está aceptando la “existencia de Dios no conocido” o conocido solamente por alguno de sus derivados; y, de ahí que nos refiramos al agnosticismo. Así mismo podemos preguntarnos sobre él o los derivados que denominamos consciencia de nuestro ser, esencia y existencia; la pregunta ¿es uno de los objetivos de la naturaleza llegar a la consciencia? Sin seguir el camino de la razón también es factible ubicarnos, como ya se ha expresado en otra parte, en la pura y simple necesidad de darle el nombre de ser, ente, y existencia a la confluencia de los orígenes del universo, y de ahí surge el nombre de Dios el cual corresponde a la esencia de los orígenes del cosmos.

Al hacer relación a los desórdenes en general, éstos mismos participan en los diferentes campos a los que hemos hecho mención y nos conducen a dos caminos: 1. Al llevar al caos y 2. A un orden desordenado; por ejemplo el establecimiento de una enfermedad o trastorno físico somático o psíquico o social. Todo este funcionamiento del orden conlleva características que se pueden ordenar en categorías numéricas porcentuales (por ejemplo, un paciente cardiopulmonar ¿cuánto es el porcentaje de su afección? o ¿en qué grado está 1, 2, 3 o de 1% a 100%? ¿Cuánto es la saturación de oxígeno?; y aún, nos podemos referir a pre-ordenes, es decir a fenómenos que son susceptibles de ser ordenados.

Proporción AureaFigura 77. Proporción Aurea. Es uno de los sistemas más asombrosos de proporcionamiento. El estudio del hombre, de la naturaleza, del cosmos, llevó a los antiguos griegos aal descubrimiento del numero de oro: 1.6180339…; descubrieron que en base a esta proporción, se desarrollan infinidad de fenómenos naturales como por ejemplo la formación de los caracoles y los copos de nieve, la distribución de las partes del cuerpo del humano y las ramas de los árboles. Rer: Tomado de https://beaorozco.blogspot.com/2011/09/proporcion-aurea.html.

La naturaleza como se explicitó anteriormente tiene sus órdenes y tiene la misma explicación que Schrödinger lo demuestra según la interpretación estándar de la física cuántica; aun más, las ecuaciones son ordenaciones explicativas; y, el pensamiento matemático y filosófico tienden a un orden analítico, dialéctico que nos lleva al conocimiento de las mismas ciencias, con sus diferentes estructuras reales y procesos consistentes para llegar a una realidad. Aquí otra pregunta ¿las leyes del orden están o no originadas por la propia naturaleza, es decir que pertenecen a ella “sine qua non”? Por ejemplo la armonía de la “proporción aurea” que se observa en el caracol o en el arte helénico y aún en el Siglo XX y XXI que se asemeja a un orden cosmológico de fuerzas que origina ordenes armónicos en las galaxias y así sucesivamente en la naturaleza humana. He aquí cómo podemos asimilar todos estos órdenes a los biopsico-sociales-económicos, de igualmente como se hacen los órdenes físico químicos y cuánticos y las identidades de cada ser y de cada pueblo y de cada creencia.


17 “No es fácil hablar de quién diseñó el universo sin admitir el factor teológico, que pertenece a otra esfera muy diferente de la física; éste no puede pretender definir el origen o la aparición de Dios en la evolución del universo; son dos campos diferentes”, (De Francisco, 2012).

18 Este pensamiento proviene del trabajo del Doctor Manuel Béjar, https://www.tendencias21.net/Penrose-plantea-un-nuevo-modelo-cosmologico_a5026.html, consultado el 24 de Julio del 2013

19 “Irregularidades singulares: en general se habla de las singularidades como el origen de algo, en este caso del universo, y siempre se refiere a lo ‘irregular’ de ese comienzo”, (De Francisco, 2012).

20 Ver “Cerebro Mente. El pensamiento cuántico”, 2009

21 Téngase en cuenta que las geometrías espaciales en el universo son multiformes, multidireccionales; por lo tanto, el polimorfismo puede combinarse partiendo del punto a la esfera pasando por toda la variedad de formas cambiantes del punto, la esfera, la espiral y la geometría difuminada imaginativa.

22 Posiblemente la fuerza gravitatoria (G) de otros universos o galaxias, todas en movimientos, afectan a las cercanas y/o a las fuerzas acumuladas se hacen presentes tanto en el futuro como en el presente y pasado; además, conocemos cómo todo cambia y ningún cuerpo mayor en un sistema tiene exactamente el mismo orden de igual manera como ocurre con cada ser humano, más sí tiene un rango de funcionamiento e igualdades; por lo tanto, si bien el futuro está determinado por el pasado y el presente, esto ocurre más aún cuando los sistemas se repiten en ciclos; por lo tanto, pasado y futuro se reproducen dentro de ciertas condiciones y clases más no idénticas, más sí pueden ser semejantes y comparables como lo es el ser humano. Un aspecto a considerar es: ¿conocemos cuán extenso es el universo? La respuesta es negativa, pues lo entendemos y/o formulamos como el infinito; sin embargo, en 2010 en el observatorio europeo austral los astrónomos hallaron una estrella que tiene un peso equivalente a 265 veces la masa del sol y es mas de 8 millones de veces más luminosa que aquél; y está ubicada a 165 mil años luz de la tierra; se conoce esa estrella con el nombre de R136a* y está en la nebulosa Tarántula, de la Gran Nube de Magallanes. Ahora imaginemos cuántas estrellas son desconocidas por múltiples razones y cuáles serían las fuerzas de gravedad que operan a millones de años luz (ref: OEA.infografía CET). Traigo esta información para que el lector se imagine cuán pequeños somos en el macro universo y lo poco que conocemos del mismo; recordemos las denominaciones de: fuerzas ocultas, materia oscura, antimateria, y así llegamos a la incógnita del cosmos.

*R136a: “Es un súper cúmulo estelar, cerca del centro del complejo de la Nebulosa de la Tarántula, en la Gran Nube de Magallanes”. “Se trata de un cúmulo de estrellas jóvenes gigantes y supergigantes de edades en torno a 1 o 2 millones de años. La mayoría de sus estrellas son de tipo espectral O3, con 39 estrellas de este tipo confirmadas. El cúmulo R136 contiene varios componentes. La naturaleza del componente central, R136a, no estuvo clara inicialmente, hasta que, por medio de la interferometría, se descubrió que consiste en un denso cúmulo de estrellas que contiene, entre otros objetos celestes, doce estrellas de gran masa y varias estrellas luminosas en su núcleo. Inicialmente se había calculado la masa de las estrellas en el rango de 37 a 76 masas solares. R136 produce la mayor parte de la energía que hace que la Nebulosa de la Tarántula sea visible. Una de las estrellas más masivas de este cúmulo es la R136a1, cuya masa se calcula en 265 veces la de nuestro sol, aunque modelos teóricos permiten calcular que en el momento de su nacimiento pudo haber tenido una masa superior a la de 300 soles. Esto la convierte en la estrella más masiva descubierta hasta la fecha (julio de 2010), al tiempo que la más luminosa, al ser 8.7 millones de veces más brillante que el Sol. La masa total de la agrupación es de 450.000 masas solares, lo que sugiere que probablemente se convierta en un cúmulo globular en el futuro”. (https://www.bbc.co.uk/news/science-environment-10707416, https://www.skyandtelescope.com/news/98927839.html, https://www.space.com/scienceastronomy/eso-massive-stars-discovered-100721.html).

Recuérdese aquí cómo el planeta tierra cabe 130 mil veces en el sol y el sol cabe mil millones de veces en la estrella más grande observada.

23 Ver “El Azar Determinista. El Lazo del destino”, (Sánchez Medina, G., 2011). Cap. IX, p. 245-304

24 “La aparición del lenguaje ocurrió en el curso de la evolución; aquél, el lenguaje, es en el fondo lo que caracteriza al ser humano como tal”, (De Francisco, 2012).

Volver Índice Siguiente

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!