Laboratorios Franceses

Alfredo Jacome Roca, MD
Academia Nacional de Medicina

Una de las farmacéuticas más grandes de hoy es la europea Aventis; fue el producto de una serie de fusiones y adquisiciones que se fueron presentando a lo largo de siglo XX. Tal vez la actividad más antigua fue la del droguista francés Etienne POULENC, quien abrió en 1858 una pequeña farmacia en las afueras de París, que posteriormente se expandió para vender suministros para las droguerías, equipos de fotografía y sus propios medicamentos. En 1895, sobre la base de esta pequeña empresa se creó la Societè Chimique des Usines du Rhone, y para la Primera Guerra Mundial la nueva Rhone-Poulenc produjo una serie de medicamentos para los combatientes, y luego se convirtió en la primera industria francesa que produjese penicilina. Aspirina, sulfas, celofanes, nylon y perfumes, hicieron parte de sus productos. Después adquirió un negocio que había sido fundado en 1931 por Gerald RORER. Otra empresa anexa, líder en la producción y desarrollo de vacunas ha sido la Pasteur-Merieux-Connaught, originada en las investigaciones de Louis PASTEUR, y en el laboratorio de Toronto que inicialmente fabricó la insulina. Este genial científico francés fundó en 1887 el Instituto Pasteur de París, con la ayuda de fondos privados, y pronto logró tener sucursales en Nueva York, Chicago y Ann Arbor. Este Instituto ha permitido la investigación y desarrollo de numerosas vacunas, se aisló el virus del Sida, y muchos de sus científicos han sido laureados con el Nóbel. El Instituto tenía para 1999 más de 300 patentes, 764 materiales biológicos protegidos, 144 convenios de licencia, 13 laboratorios que prestaban servicios a clientes externos, y dos compañías que iniciaron actividades a finales del siglo, una de productos diagnósticos (Sanofi Diagnostic Pasteur) y otra de vacunas (Pasteur Merieux Connaught), vinculada con Aventis, y para ciertos negocios, con Bayer. Otra de las antiguas empresas que llegaron finalmente a vincularse con Aventis fue la tradicional Armour. Esta era una compañía de procesamientos y comercialización de carnes, y se inició en la rama farmacéutica vendiendo derivados de vísceras con supuestas acciones sobre los diferentes órganos enfermos. Fue una de las que vendían órganos pancreáticos para el tratamiento de la diabetes, y en sus épocas más modernas produjo ACTH, tiroides desecado, derivados del plasma humano y anticuerpos monoclonales. Él Nóbel Emil von BEHRING, quien había desarrollado vacunas contra la difteria y la tuberculosis, fundó en 1904 la compañía Behringwerke AG, que fusionada con Armour formó Centeno y luego Aventis Behring, una compañía especializada en el desarrollo de derivados plasmáticos de muy alta calidad. La empresa más grande a la creación de Aventis fue la alemana Hoechst, que en 1930 producía colorantes como el fucsia (algo similar a lo que hacía Ciba), fabricado con un motor a vapor de tres caballos y un pequeño hervidor que calentaba aceite de anilina y arsénico. Durante la época nazi, hizo parte de IG Farben, empresa de drogas químicas que posteriormente tuvo algunos de sus ejecutivos convictos en Nuremberg, aunque no se demostró que la alta gerencia participara activamente en las hostilidades. La Hoechst posteriormente incursionó en el campo farmacéutico, y produjo drogas como la tolbutamida para la diabetes, novocaína, adrenalina, insulina y antiespasmódicos. Luego adquirió la empresa norteamericana Marion Merrell Dow. La Marion fortaleció en 1952 una empresa previa de Ewing Kauffman, al aportar siete inversionistas la suma de mil dólares cada uno, y se convirtió en distribuidora y representante de algunos productos; al momento de unirse con la farmacéutica Merrell-Dow, ya era una compañía de cierta consideración. En 1999 se creó Aventis, uno de los conglomerados más grandes dedicados a la investigación, desarrollo y producción de productos biológicos (Fig. 50-1).

Frascos antiguos y libros con formulacionesEl país galo tuvo muchos otros laboratorios farmacéuticos que posteriormente se reunieron en uno solo. Michelle Ruffat escribió una historia de los laboratorios Synthelabo, con el título de “Ciento setenta y cinco años de la industria farmacéutica francesa”. Dice la autora que en el siglo XIX, algunas familias en el país galo iniciaron firmas comerciales dedicadas a la fabricación y expendio de los medicamentos de la época, empresas que aunque necesariamente pequeñas se consolidaron en una grande, gracias a consecutivas fusiones y adquisiciones. Por ejemplo, en 1834, un droguista parisiense de nombre Amans Dausse abrió un taller que hacía extractos de plantas medicinales en Francia y que se llamó Laboratorios Dausse. Otro droguista parisino y seguidor de Pasteur, Joseph Robert, desarrolló en 1899 un nuevo procedimiento para esterilizar vendas y luego fundó Robert & Carriere; las dos firmas anteriores se fusionaron en 1970 para fundar Synthelabo, que fue adquirida por el grupo L’ Oreal tres años más tarde. Nuevas adquisiciones incluyeron a los Laboratorios Metabio-Joullie, Delalande y Delagrange.

Por otro lado existía Sanofi, una compañìa francesa controlada por la petrolera Elf Aquitaine, que adquirió en 1994 la Sterling-Winthrop que pertenecía a la Eastman Kodak. Sanofi era muy activa en la comercialización de productos para la salud humana, productos agrícolas y alimenticios. Por otro lado, a comienzos de siglo un droguista norteamericano llamado William E. Weiss inició la Sterling Drug Co. con la fabricación de una sola droga que se comercializó en el mercado local. Esta empresa llegó a ser, hacia 1930, el más grande fabricante mundial de productos de marca. El señor Weiss fue también uno de los fundadores del gigante neoyorquino American Home Products. Winthrop era un laboratorio afamado de productos farmacéuticos que llevaba el nombre de la botica de John Winthrop, pionero en la farmacia y fundador de Boston. Sterling-Winthrop se convirtió en un una enorme comercializadora de productos populares, propietaria de aspirinas, dipironas, de antimalàricos y anabólicos, y de otros importantes productos. Sanofi y Synthelabo se fusionaron hace unos años, y luego con Aventis, logrando establecer el conglomerado francés más grande, la compañía Sanofi-Aventis. La segunda compañía francesa es Servier, que ha tenido que retirar por muertes, sus productos Fenfluramina, desfenfluramina y el Benfluorex, más recientemente.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!