La Organización de las Actividades Académicas en el Aula de Clases

Dr. Álvaro Monterrosa Castro, M.D

En las condiciones actuales cuando se está tratando de incrementar nuestro desarrollo, y ante la toma continua de conciencia de la importancia de enseñar a pensar, se debe redimensionar la actividad docente y hacer énfasis en el empleo de métodos, técnicas y procedimientos didácticos que propendan por la participación activa de todos los que aprenden dentro de la relación maestro y alumno. Trabajar en el aula implica tomar en cuenta todos los factores que intervienen en el desarrollo de esa tarea, el docente como coordinador del aprendizaje, el alumno y el grupo. Ha sido error de siempre, sólo pensar en cumplir con la responsabilidad que otorga la institución de atender a una materia, y permanecer sometido a la auto limitación de desarrollar un programa, propiciando la pasiva memorización y la simple transmisión de contenidos.

El reto actual es la interacción en el aula. Se debe tener presente que la planeación de las distintas actividades que se pueden realizar en un recinto de clases es importante y fundamental. La adecuada planeación propicia el contacto directo entre maestros y alumnos. Es importante profundizar adecuadamente en el conocimiento, en las modalidades y en la aplicación de las técnicas didácticas, que son las que en definitiva contribuyen al perfeccionamiento del proceso educativo, al crear condiciones favorables para una adecuada comunicación, con lo cual se amplían las posibilidades de un aprendizaje efectivo.

Las técnicas didácticas que se empleen al conformar y ejecutar los diferentes momentos de la clase, desarrollarán un pensamiento flexible, dinámico, audaz, independiente, persistente, divergente y original en los alumnos. Cualidades todas de un pensamiento creador. Debemos cuidadosamente planificar la enseñanza, no sólo para que los alumnos asimilen los conocimientos sino para que los utilicen de forma creativa en la práctica cotidiana. La enseñanza para estimular la creatividad debe: ser imaginativa, integradora, enseñar a descubrir relaciones, comprometida con los problemas diarios y sus soluciones, escarbar en las situaciones reales y avanzar con paso firme en su realización. Se debe tener presente que el maestro es quien guía la actividad, el alumno debe aprender por sí mismo, involucrándose en la realidad y en sus problemas.

El docente como coordinador del trabajo que tiene lugar en el aula, debe tener en cuenta la importancia e influencia de la comunicación, puesto que es la acción que facilita la existencia y el desarrollo de las relaciones entre las personas. Tanto las técnicas didácticas como los contenidos de la disciplina que se desarrolla, son instrumentos que originan y facilitan la comunicación del docente con los alumnos. En virtud de ella, deben surgir los desacuerdos, las tensiones y conflictos, siendo la comunicación misma a su vez, el medio favorable para resolverlos. Cuanto más profundas sean las comunicaciones que se establezcan, más se facilitarán las relaciones y más se puede motivar a los alumnos para que participen en la búsqueda y selección de los condicionantes adecuados para satisfacer sus necesidades académicas.

Con la concientización adecuada y suficiente, de la importancia de una buena comunicación, se deben implementar ordenadamente actividades y técnicas didácticas para enriquecer el proceso enseñanza – aprendizaje, adelantado en el aula. En la planeación de las actividades se debe tener previsto el logro de una finalidad, una meta, un objetivo. Es primordial seguir unos lineamientos: tomar en cuenta al grupo con el que se va a trabajar, conocer su nivel de preparación, grado de madurez y sus características, ya que ellas determinan la selección de las actividades. Las actividades son medios, formas para lograr el desarrollo del aprendizaje en un grupo, e implican la acción o las acciones del grupo. Al seleccionarlas deben tener una función clara y definida en relación con el aprendizaje que se pretende. Podemos hacernos algunas preguntas antes de llevar a cabo las actividades educativas. ¿Promueven el aprendizaje?, ¿Responden a las necesidades del grupo?, ¿Están acordes con el nivel de madurez de los alumnos?

Hablar de organización de las actividades educativas, es establecer una secuencia que permita el aprendizaje continuo y creativo, con un profundo significado en relación con los objetivos que se persiguen. La finalidad de una cuidadosa organización y ejecución de las actividades de aprendizaje es: Primero, ayudar a la constitución del grupo como tal, propiciando mayor conocimiento e integración entre sus miembros. Segundo, Facilitar el trabajo al estimular el desarrollo de habilidades y actitudes en el equipo de trabajo. Tercero, propiciar el diálogo para que se manifiesten actitudes individuales. Para que se cumpla lo anterior, el coordinador del grupo debe tener como cualidades: objetividad, creatividad, flexibilidad y gusto por el enfoque participativo. Es importante la capacidad de observación, el saber escuchar y sensibilidad hacia el grupo, de modo que pueda captar reacciones así como atraer la atención.

Es importante considerar que una sola actividad puede no ser suficiente para trabajar un tema especifico, deben identificarse esas situaciones y recurrir a las que sean necesarias para facilitar el aprendizaje individual y colectivo, de una forma organizada y sistemática. Además las actividades didácticas se adecuaran a las situaciones especificas de enseñanza – aprendizaje, para la cual se llevan a cabo. Hay que tomar en cuenta la dinámica grupal derivada de las características propias de los integrantes del grupo. El aprendizaje en el aula implica pues un reto para seleccionar situaciones problemáticas en la búsqueda del conocimiento. El profesor debe estar siempre atento a sus propias limitaciones. Sea cual fuere la participación de sus alumnos, todo lo que vaya surgiendo durante el proceso, debe ser valorado a la luz de la tensión y de las relaciones interpersonales, que siempre van a estar presentes en el acto mismo de aprender.

1 COMENTARIO

  1. Es interesante el aporte en el campo de la formación, es educar en forma organizada, más si embargo los actores primordial de del contexto educativo, vive aislado de la realidad, ya que no cuenta la base que es la familia, salud, alimentos, recreación y entre otros necesidades.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!