Ludopatía: comprendiendo la adicción al juego para evitarla

En esta era tecnológica el juego tiene muchas representaciones. Y aunque pueden ser las más tradicionales, por ejemplo, en una cancha o en un parque, los juegos a través de una pantalla están mandando la parada en la actualidad; no solo los juegos de casino, sino también las apuestas deportivas.

Para muchos es pura diversión, es el momento para relajarse o para compartir con amigos, sin embargo, para muchos el juego se puede llegar a convertir en una adicción. A esto se le conoce como ludopatía.

Continúa leyendo y conoce qué es la ludopatía, cómo identificar sus señales, consejos para prevenirla y las posibles complicaciones asociadas.

¿Qué es la ludopatía?

La ludopatía, también conocida como juego patológico, es un trastorno de comportamiento en el que una persona pierde el control sobre su impulso de jugar, a pesar de las consecuencias negativas que esto pueda tener en su vida personal, financiera y emocional.

Es importante entender que la ludopatía no es simplemente disfrutar de los juegos de azar ocasionalmente, sino más bien una obsesión que domina la vida de la persona. Esta obsesión genera consecuencias negativas en su entorno y en su salud física y mental.

Cuándo es y cuándo no es un caso de ludopatía

Es crucial diferenciar entre un comportamiento de juego ocasional y la ludopatía. Jugar de vez en cuando como una forma de entretenimiento no necesariamente indica un problema. Sin embargo, si el juego se convierte en una actividad compulsiva, consumiendo una cantidad excesiva de tiempo y dinero, y provocando problemas en las relaciones personales y financieras, es posible que se esté desarrollando una ludopatía.

Por ejemplo, no es caso de ludopatía cuando amigos se reúnen 1 vez por semana o más esporádicamente a jugar a través de una pantalla. En cambio, sí es ludopatía cuando la persona comienza a tener problemas económicos, familiares y personales por el tiempo y recursos que le invierte al juego.

No es ludopatía cuando una persona asigna un presupuesto para jugar y un tiempo máximo de juego, incluso cuando son apuestas. La ludopatía comienza cuando no se tiene control sobre el presupuesto que se invierte jugando o el tiempo que se dedica. En el caso de la ludopatía, la persona no respetará el tiempo del trabajo o el tiempo en familia por estar jugando.

Señales para detectar la ludopatía a tiempo

Identificar la ludopatía a tiempo es esencial para abordar el problema de manera efectiva. Algunas señales a tener en cuenta son:

1. Incapacidad de controlar el juego: la persona no puede detenerse a pesar de querer dejar de jugar.

2. Prioridad al juego: el juego se convierte en la principal preocupación, relegando otras responsabilidades y actividades como el trabajo, el estudio, la responsabilidad familiar, etc.

3. Necesidad de apostar sumas cada vez mayores: se necesita apostar más dinero para sentir la misma emoción.

4. Mentir sobre el juego: la persona miente a familiares y amigos para ocultar la cantidad de tiempo y dinero que gasta en el juego.

5. Problemas financieros y relaciones dañadas: las deudas y la pérdida de relaciones personales son consecuencias comunes de la ludopatía.

Consejos para evitar la adicción al juego

La prevención es clave para evitar que la ludopatía se desarrolle. Aquí hay algunos consejos para tener en cuenta:

1. Establecer límites financieros: determine un presupuesto claro para el juego y cúmplalo estrictamente.

2. Jugar por diversión, no por dinero: entiende y afronta el juego como una forma de entretenimiento y no como una fuente de ingresos.

3. Buscar alternativas de entretenimiento: explora otras actividades que te interesen y que no involucren el juego.

4. Mantener una comunicación abierta: habla con amigos y familiares si sientes que el juego está tomando un control excesivo en tu vida.

5. Buscar ayuda profesional: si sientes que no puedes controlar tu comportamiento de juego, considera buscar ayuda de un terapeuta especializado en adicciones.

Posibles complicaciones de la ludopatía

La ludopatía puede tener graves repercusiones en la vida de una persona. Una de las más comunes (aunque no más importantes que las otras) son los problemas financieros graves. Las deudas pueden acumularse rápidamente, lo que afecta negativamente la estabilidad financiera.

Sin lugar a duda la ludopatía tiene un impacto en las relaciones personales. Existen casos que la ludopatía ha llevado a divorcios, pérdidas de custodias, rupturas entre familiares y amigos.

Otra complicación común entre las personas que sufren de ludopatía es la depresión y ansiedad. La vergüenza y el estrés asociados con la adicción al juego pueden desencadenar problemas de salud mental.

Asimismo, las personas con ludopatía tienden a aislarse debido a la vergüenza y la falta de control. Y finalmente, pero no menos importante, los problemas legales son otra de las complicaciones de la ludopatía. Y es que, la necesidad de jugar puede conllevar a las personas a cometer delitos como robar para poder financiar su juego.

CLIC AQUÍ Y DÉJANOS TU COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *