Revolución Blanca

Revolución Blanca

La revolución blanca en Irán fue un programa que proponía una serie de reformas que tenía como objetivo principal debilitar al sistema tradicional; mediante la occidentalización del país, fortalecimiento del sistema educativo, beneficios a los pequeños productores, entre otros.

Esta reforma fue lanzada por el Sah Mohammad Reza Pahlavi en 1.963 hasta 1.978; aunque se lograron cambios importantes, esta revolución también provocó una tensión social grande provocando un enfrentamiento entre los sectores tradicionales de Irán y el Sah.

Sah o sha, es el título que recibían los monarcas en Irán, era una tradición desde la antigüedad en algunos Estados islámicos. El último Sah de Irán fue justamente Mohammad Reza, quien fue destronado en 1.979 cuando se dio la Revolución Iraní. (Ver También: Revolución de los Jazmines)

Historia de la Revolución Blanca

Detalles de la Revolución Blanca

De acuerdo con declaraciones del Sah Mohammad Reza Pahlavi, las reformas de la Revolución Blanca buscaban modernizar a Irán; que venía de estar prácticamente ocupado por la Unión Soviética y el Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial; y de vivir la abdicación del propio padre de Reza Pahlavi, quien fue obligado a salir del poder por simpatizar con la Alemania Nazi durante esta guerra.

Sin embargo, también fue muy evidente que estas reformas buscaban reivindicar y legitimar la dinastía Pahlavi.

Una forma para hacerlo, fue reducir hasta el punto de deshacerse de la influencia de la clase burguesa y crear un apoyo entre la clase trabajadora y los campesinos. Aun así, el intento de modernización provocó un choque cultural y social muy fuerte, haciendo que el descontento y la insatisfacción popular creciera.

Mientras tanto, ese desequilibro social también enfrentó al Sah con los sectores más tradicionales del país. Es decir, que en Irán se vivía el desconecto en todos los sectores sociales.

En la búsqueda de esa modernización rápida, se presentaron muchas contradicciones, tanto culturales, como sociales y económicas.

Por una parte, la sociedad de Irán venía viviendo casi que un modelo de occidente importado e impuesto, muy ajeno a las costumbres iraníes; quienes lo sintieron como una dictadura impuesta por unas minorías privilegiadas. (Ver También: Conflictos del Medio Oriente)

Por otra parte, se generó una desigualdad en el reparto de las riquezas del petróleo, lo que desencadenó en inflación y corrupción. A causa de esto, se vivió una gran migración del campo a la ciudad, provocando hacinamiento.

Otro aspecto importante de la Revolución Blanca fue la reforma agraria. Inicialmente se entendía como la oportunidad para mejorar las condiciones del campesino a través de la redistribución de la tierra.

Sin embargo, esto no fue tan fácil porque la propuesta tuvo la negativa del clero y los terratenientes. Y, más adelante, le proyecto se desvirtuó cuando en 1.968 se aprobó una ley que permitió la expropiación a campesinos para desarrollar explotaciones agroindustriales más grandes.

Todos estos factores conllevaron al inicio de la Revolución iraní y que el Sah Mohammad Reza Pahlavi también fuera derrocado, como su padre.

Revolución Iraní

La revolución iraní comenzó en 1.977 cuando iniciaron las manifestaciones en contra de Sah Mohammad y tuvieron su mayor auge en 1.978 cuando varios grupos, entre ellos el clero, se unieron para crear una resistencia civil.

Entre los motivos de la revolución estuvo el descontento social por la búsqueda la occidentalización y modernización de Irán y la impopularidad del Sah.

La revolución iraní también significó la instauración de la república islámica, es decir, un gobierno sustentado en las normas de la Sharia.

Ver Más Historia Universal

Autora: Martina Ruiz

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!