Relación de los Padres con los Profesores

El colegio es un espacio muy importante en la vida de los niños, allá pasan gran parte tanto de su día como de su vida y aunque la casa y el colegio son espacios diferentes para el niño, ambos lugares deben tener el mismo objetivo: la educación del menor.

Los dos tienen funciones diferentes, pero deben trabajar de la mano para lograr sus metas en común. En el colegio, se dirige y fortalece el proceso de aprendizaje, pero para ello es indispensable que el niño cuente con estabilidad familiar donde aprenderán valores y se forjará su comportamiento.

Mantener una buena relación entre padres y profesores hace que el niño sienta unión y vea una coherencia en su aprendizaje, la comunicación y el respeto es vital para mantener la unión entre ambas partes, se debe evitar a toda costa una situación en la que los padres sientan que sus hijos son “atacados” por sus profesores y que a su vez los maestros se sientan cohibidos por las quejas de los padres.

Es muy importante que cada parte comprenda cuál es su rol en la vida de los niños, la diferencia entre padres y profesores comienza cuando alguno pretende hacer el papel del otro, no puede pasar que los padres les digan a los profesores cómo le debe enseñar a su hijo ni que los educadores pretendan hacer el rol de padres.

Como ya se mencionó antes, el objetivo de educar debe darse tanto en el colegio como en casa, así como se enseña al niño a obedecer a los padres, también se debe enseñar el obedecer a los maestros; así como en casa los padres son autoridad, en el colegio lo es el docente.

Desde que el pequeño inicia su vida escolar, el maestro comienza a jugar un rol muy importante convirtiéndose en un ejemplo a seguir, por eso es vital que los padres conozcan quienes son los maestros de sus hijos, que su relación no se limite a la entrega de notas ni reuniones para llamados de atención, pero también es importante que el profesor le comunique de manera clara y oportuna la manera en la que el niño se comporta, para que de ser necesario, se tomen las medidas correctivas necesarias entre las dos partes y tenga una congruencia tanta en casa como en el colegio.

Los colegios cuentan con psicólogo, una figura muy importante que puede ayudar a fortalecer la relación entre padres y profesores, especialmente cuando los niños presentan conductas problemáticas.

“Los alumnos rinden más cuando padres y profesores comprenden sus expectativas mutuas y se mantienen en contacto para hablar sobre hábitos de aprendizaje, actitudes hacia el centro escolar, interacciones sociales, y progreso académico de los niños” -Sam Redding-