Civilización Maya

Fue la primera gran cultura histórica mesoamericana.

Tras un vasto período indeterminado que podría remontarse hasta el año 1000 a.C. el Imperio Antiguo se habría extendido desde antes del año 374 de nuestra era, hasta el año 610.

Este Imperio Antiguo dividido en tres períodos, habría estado jalonado por la fundación de las principales ciudades mayas: Uaxac-tun, Tekal, Copán y Piedras Negras, Luego vendrían Palenque, Yaxchilán, Bonampak y Quriguá.

Según Morley, una emigración del pueblo Maya hacia el norte de la península de Yucatán habría arrasado la desaparición del Imperio Antiguo y dado origen al nuevo.

La cuna de la cultura Maya puede situarse en la ciudad de Uaxac-tún, aunque para numerosos historiadores las raíces culturales del pueblo Maya estuvieron en el pueblo Olmeca.
La escritura y el calendario de los Mayas y las concepciones del jaguar como símbolo del cielo, son efectivamente de origen Olmeca.

Los mayas, inicialmente localizados en Uaxactún, demostraron enorme poder de difusión y su cultura descendió por todo el Petén hasta mas allá del río Usumacinta por la región de Yucatán.

Las ciudades mayas fueron siempre autónomas unas de otras, aun cuando se mantuvieron unidas por lazos de raza, lengua, cultura y economía.

Sólo en tiempos muy posteriores, se produjo la confederación de Mayapán, que fue solo una confederación.

La sociedad Maya se hallaba dividida en cuatro clases sociales:

– Los gobernantes hereditarios o halach uinic. (hombres verdaderos)
– La nobleza hereditaria o ahmehe-noob. (hijos de alguien)
– Los granjeros- artesanos o ahchembaloob. (pueblo común)
– Los esclavos o ahp-pentacoob.

La base económica de los mayas era la agricultura del maíz.

Al igual que las grandes civilizaciones del Medio Oriente, el estamento sacerdotal acaparó el saber, la escritura y la astronomía, tan primordial para el establecimiento del calendario y las tareas del campo.

Bajo la apariencia de la armonía trinitaria – los que mandan. Los que trabajan y los que oran – , se encubría una sociedad con una minoría de familias dominantes y una inmensa muchedumbre oprimida.

Desde la primera hasta la última ciudad , es la fé religiosa lo que impresiona observando las ruinas. Cada pirámide se halla coronada por un santuario, que a veces es un observatorio astronómico con finalidad cultural.

El maya era un pueblo politeñista, aunque no olvidaba del todo la idea de un dios supremo. Había divinizado las fuerzas y los elementos de la naturaleza y los representaba bajo formas muy cambiantes.

El creador y mantenedor del mundo era Hunabku o Hunaphpu, con vestigios de haber sido el ser supremo, padre de los demás dioses e invisible, por lo que carecía de imágenes o culto exterior.

Su hijo era Itzamná (señor de la sabiduría), la figura principal de la religión de los mayas.

Fue sin duda la agricultura la que impulsó a los mayas a interesarse por el cálculo exacto de los acontecimientos naturales; y el estudio y medición del tiempo lo que contribuyó al desarrollo de su saber matemático.

Otra característica cultural del pueblo maya fue un sistema gráfico original: una escritura jeroglífica, considerada originalmente como ideográfica, pero tenida hoy por fonética, aunque no se haya logrado aún descifrarla completamente.

Después de 1441 las ciudades empezaron a desploblarse y los campesinos a luchar entre sí.
A la llegada de los españoles la civilización Maya estaba completamente muerta.

2 COMENTARIOS

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!