Progreso Regional

Búsqueda del Marcador de Progresión: Conclusión

MIAMI, FL., 14 de septiembre de 2010

La Vicepresidenta del Banco Mundial para América Latina y el Caribe Pamela Cox ensalzó hoy el progreso de la región hacia una sólida recuperación económica, indicando que los últimos pronósticos muestran que el crecimiento regional esperado para 2010 será mayor a 5 por ciento.

La ejecutiva de más alto rango del Banco para la región también hizo hincapié en la paradoja representada por el progreso de las economías más grandes de la región frente a los desafíos que enfrenta el país más pobre de las Américas; indicando que el avance de los esfuerzos por reconstruir y desarrollar Haití son clave para el logro de un país independiente y más próspero que proporcione oportunidades a todos sus ciudadanos.

A pesar de la peor caída económica mundial en más de 70 años una caída que provocó una contracción económica en América Latina y el Caribe de casi 2 por ciento la región ya está volviendo a crecer de manera sólida, una gran muestra de su capacidad de recuperación, Cox dijo durante un discurso ante los participantes de la Conferencia de las Américas 2010. Esto es una señal clara de que América Latina retoma rápidamente al fuerte patrón de crecimiento que experimentó antes de la crisis, el más sólido de las últimas décadas.

En contraste, Cox dijo que el progreso regional no estará completo sin la reconstrucción y desarrollo de Haití.

Cox dijo que la prioridad para Haití en el corto plazo incluye: vivienda, remoción de escombros y lograr que más escuelas reabran sus puertas durante este año académico; atraer inversiones del sector privado, en particular en la industria indumentaria; y asegurar el progreso sostenido de la gestión fiscal y financiera. La generación de puestos de trabajo será la piedra angular de la recuperación de Haití.

Con el apoyo del Banco Mundial, se ha avanzado en las siguientes áreas, entre otras:

– Se adquirieron y equiparon oficinas para el Ministerio de Economía y Finanzas y la Oficina Impositiva proporcionando instalaciones a más de 500 empleados y permitiendo el funcionamiento del Ministerio.

– Fondos fueron puestos a disposición para ayudar al gobierno a pagar los salarios de los empleados públicos; y,

– Se evaluaron más de 200.000 edificaciones en busca de daños estructurales y 90.000 metros cúbicos de residuos y escombros fueron removidos de algunos canales clave en Puerto Príncipe, reduciendo el riesgo de inundaciones en los campos temporarios de la capital.

Sin embargo, algunos países de América Latina y el Caribe estuvieron entre los primeros en dar una mano para la recuperación de Haití.

América Latina también mostró un claro compromiso con la causa de Haití.

Brasil, Argentina y Uruguay han jugado un papel clave en el mantenimiento de la paz y la seguridad en el país, dijo Cox. La UNASUR recientemente puso a disposición US$ 100 millones y varios países han proporcionado apoyo bilateral o a través del Fondo para la Reconstrucción de Haití, dijo Cox.

Tras una tragedia de este tipo, todos tienen la expectativa de que las cosas avancen muy rápido. dijo Cox. Sin embargo, la magnitud del desastre natural es tal que no bastarán unos pocos meses para reconstruir Haití. También debemos asegurarnos que el financiamiento proporcionado logre resultados, enfatizó Cox.

El Banco, indicó Cox, continuará apoyando al gobierno de Haití, y al proceso de reconstrucción bajo el liderazgo de la Comisión Interina para la Reconstrucción de Haití (CIRH) presidida por el ex Presidente de los EE. UU. Bill Clinton y el Primer Ministro Bellerive.

La productividad y la innovación podrían ser un obstáculo para el desarrollo regional

Cox les advirtió a los líderes regionales reunidos para la Conferencia de las Américas 2010 en Miami que el progreso de América Latina y el Caribe no estará completo a menos que los países inviertan mucho más en investigación y desarrollo. Asimismo, la inversión en innovación, dijo Cox, será una de las claves que ayudará a que las economías regionales progresen al mismo ritmo que las economías asiáticas y otras economías emergentes de alto crecimiento.

América Latina invierte muy poco en investigación y desarrollo, establece pocos incentivos fiscales, no protege bien la propiedad intelectual, y sus universidades operan sin una conexión consistente con la industria, dijo Cox.

La región debe asegurarse que la próxima generación de grandes ideas que influyan en la economía global provengan de América Latina, dijo Cox.

A medida que América Latina descubre nuevas y mejores maneras de hacer las cosas agregarle valor a o creando nuevos bienes mayor será la probabilidad de que recupere el terreno perdido en décadas anteriores, dijo Cox. Se puede mejorar la productividad e innovación, dijo Cox, a través de una mayor inversión en la educación y en aquellas áreas que sepan aprovechar las ventajas comparativas de la región.

Los expertos del Banco Mundial indican que los países de América Latina y el Caribe, a excepción de Brasil, invierten mucho menos del 1 por ciento recomendado de su producto interno bruto en investigación y desarrollo. Hoy en día, el número de patentes para nuevas invenciones solicitadas por latinoamericanos es solo una fracción de aquellas solicitadas por los residentes de Corea, China, India o Singapur.

A excepción de Argentina, Chile, México y Uruguay, los gobiernos regionales no han hecho de la innovación una prioridad de sus políticas públicas y nacionales. El asunto está ausente de las campañas políticas y muchas veces ni siquiera forma parte de las estrategias de desarrollo nacionales.

Cox también indicó que la escasa eficiencia y productividad en el uso del trabajo y capital son asuntos que podrían desbaratar el progreso continuo y la recuperación a largo plazo, e instó a los líderes a invertir más en investigación y desarrollo.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!