El Estudio Sobre la Ola Invernal

Ola invernal y ganaderia

“Este, sin lugar a dudas, es uno de los aportes más valiosos para el país pues al tener identificadas las zonas susceptibles de inundación, se podrá trabajar de la mano con los productores para que los proyectos productivos estén acordes con la realidad climática y geográfica”, afirmó el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural durante la presentación del estudio “Impacto de la Ola Invernal en la actividad agropecuaria como consecuencia del Fenómeno de la Niña 2010-2011”.

El informe fue el resultado de una iniciativa del Banco Agrario frente a la necesidad de contar con un sustento para su política de alivios de deuda de pequeños productores, de restructuración de créditos y de colocación de nuevos recursos para la recuperación de la actividad productiva en el campo.

El estudio, presentado por el equipo de trabajo de la investigación PLANTTA-UNAL, contó con un equipo de profesores e investigadores de la Universidad Nacional de Colombia en cabeza de las facultades de Agronomía, Medicina veterinaria y del Grupo de Investigación en Gestión y Desarrollo Rural quienes identificaron 62 municipios pertenecientes a 13 departamentos con severos grados de afectación. Un resumen del informe es el siguiente:

Resultados geográficos del impacto de la Ola Invernal

En los 62 municipios se identificaron 898 veredas y corregimientos que afrontaron el efecto devastador de la ola invernal.

De este total, aproximadamente el 90 por ciento correspondió a afectación alta y el diez por ciento restante a afectación media y baja.

La afectación fue alta en los municipios estudiados de la Costa Atlántica, del Medio y Bajo magdalena, del Bajo cauca y en menor medida, de la zona de Urabá. La altiplanicie cundiboyacense también tuvo una alta afectación.

Una alta proporción de las zonas inundadas fueron precisamente aquellas con mayores condiciones de inundabilidad. Esto es relevante para acciones futuras en planeación productiva y en medición de riesgo para asignación de créditos.

Los efectos de la ola invernal reiteran la importancia de una definición más clara del uso y ordenamiento que se debe dar a los territorios rurales que, entre otras, considera variables como el riesgo de inundabilidad.

El conocimiento que ya se tiene de los territorios con posibilidades de inundabilidad debe complementarse con un seguimiento en el tiempo para precisar las condiciones de su manejo adecuado y de los usos del suelo.

Los cultivos transitorios y el impacto de la ola invernal

Los cultivos transitorios fueron los de mayor afectación, en razón a su corto ciclo productivo y escasa tolerancia a los encharcamientos y/o inundaciones.

El umbral de tolerancia de los transitorios está en un máximo de dos y tres días, tiempo después del cual la pérdida es total, como ocurrió en las zonas estudiadas.

Las decisiones de producción de transitorios deben tener en cuenta los pronósticos climáticos semestrales, además de la información sobre la inundabilidad de la zona.

Resultados en cultivos perennes

Los impactos en perennes fueron diferenciables según el tipo de cultivo y su estado de desarrollo.

Para perennes la tolerancia a la inundación es mayor que para los transitorios, a excepción de plátano y banano.

Las decisiones de los productores sobre las áreas a cultivas deben basarse en una planeación que incluya el riesgo de inundabilidad de zonas y las posibilidades de manejo de cultivos y suelos en situaciones de exceso de agua.

Sobre el impacto los posibles efectos a mediano plazo en la productividad de los perennes, aún se requiere mayor investigación.

SIGUIENTE PÁGINA: RESULTADOS EN GANADERÍA Y ESPECIES MENORES

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!