La pretendida reforma al control de constitucionalidad sobre los estados de excepción

Ponencia presentada por María Carolina Rodríguez en el panel organizado por el Colegio de Abogados
de la Universidad Católica, el 14 de agosto de 1996.

I- Reforma de la constitución de 1991

SUMARIO: I- REFORMA DE LA CONSTITUCIÓN DE 1991. II- REFORMA A LOS ESTADOS DE EXCEPCIÓN: A- METODOLOGÍA .B- CONSIDERACIONES PREVIAS. C- ANTECEDENTES. D- PROPUESTA DEL GOBIERNO NACIONAL. E- CONCLUSIONES.

1) La crisis política que vive el país ha desembocado en el comienzo de un proceso constituyente, cuando aún han transcurrido escasos 5 años de haber sido promulgada la Constitución de 1991. Ello ha dado lugar a la presentación de algunos proyectos de actos legislativos reformatorios de la Constitución de iniciativa congresional. Así mismo, el Gobierno Nacional anunció la presentación de un extenso proyecto por el cual se propone reformar 48 artículos de la Carta, el cual fue presentado en la tarde de ayer al Congreso de la República.

2) Importancia y oportunidad de una reforma:

Constituye la “pregunta del millón” por esta época, la cual ha suscitado una gran controversia y que se han apresurado a responder constitucionalistas, políticos, académicos, docentes, magistrados, periodistas y, en general, los ciudadanos, incluso en forma anticipada a la presentación formal de los proyectos ante el Congreso (como sucede ahora en el país: Los debates públicos se inician prácticamente antes de que se produzcan los hechos generadores de la noticia).

La innumerable cantidad de personajes de la vida nacional que han sido interrogados al respecto, a pesar de sus disímiles opiniones sobre los aspectos concretos de la reforma, sí han coincidido en que ésta es inoportuna. Tal vez les asista razón, si se tiene en cuenta que han transcurrido pocos años desde que se promulgó la Constitución y que no ha concluido aun el proceso de decantación de las figuras e instituciones nuevas y novedosas que consagró. Lo anterior, sumado a que los sectores que propenden por una reforma a la Carta, entre ellos el Gobierno, han presentado sus proyectos con el objeto de superar la crisis política e institucional por la que atraviesa el país. Al respecto, me hago una reflexión y la comparto con ustedes: Si la crisis puede atribuirse directa y únicamente a la Constitución de 1991, entonces solo en ese evento será bienvenida una reforma.

3) Ahora bien, en el paquete de proyectos de reforma presentados al Congreso se destacan las siguientes propuestas:

• Se pretende consagrar nuevamente la extradición;
• Eliminación de la Vicepresidencia;
• Reforma a la Fiscalía (limitar su labor a la función instructiva y supeditarla al Ejecutivo. Elección popular del fiscal);
• Eliminar la segunda vuelta electoral;
• Unificación del calendario electoral (de Presidente, congresistas, diputados, concejales, alcaldes y gobernadores);
• Cambio de circunscripción para la elección de senadores (de la nacional a la departamental);
• Consagración del voto obligatorio (más bien de incentivos que sirvan de terapia contra la abstención electoral, tales como acceso preferencial a universidades o rebaja de impuestos);
• Financiación de las campañas políticas por parte del Estado (creación de fondos permanentes en los niveles nacional y regional);
• Fortalecimiento de asambleas y concejos (a efectos de ejercer un mejor y eficaz control político -moción de censura-);
• Establecimiento de cuotas fijas para la mujer en la dirección de partidos y movimientos políticos;
• Prolongación de los períodos de los alcaldes y gobernadores (a 4 años y unificación con el presidencial);
• Supresión de las restricciones en cuanto a la vigencia de los estados de excepción y limitación del control de constitucionalidad a los aspectos puramente formales (se excluye la motivación de los decretos que los declaran);
• El veedor del tesoro tendrá funciones disciplinarias, estará adscrito a la organización electoral y evitará la desviación de dineros públicos a las campañas políticas;
• Las campañas políticas serán más cortas (se reducirán a 3 meses);
• Apertura en los partidos (los candidatos de los partidos políticos deberán ser elegidos por consulta interna);
• Atribuir a las Fuerzas Militares funciones de policía judicial (allanamientos, etc.);
• Establecer “teatros de guerra” en las zonas fronterizas (con el fin de defender la soberanía y combatir la guerrilla); y
• Dar rango constitucional a la persecución de los bienes del narcotráfico (mecanismos para la extinción del dominio sobre los mismos).

Por considerarlo como un tema muy relevante desde el punto de vista jurídico, así como al apremio del tiempo, a continuación dedicaré mi análisis a una sola de las propuestas presentadas al Congreso, en relación con los estados de excepción, esto es, de guerra exterior, conmoción interior y emergencia económica, social y ecológica.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!