Síndrome de Burnout en el Personal de Enfermería

Vera Nuiiez Ricardo*

* Enfermera de la Unidad de Cuidado Intensivo,
Fundación Santa Fe de Bogotá.
Correspondencia: [email protected]

‘Quien actúa en función del amor que siente, no se quema Podrá cansarse físicamente, pero no emocionalmente?
Siegel.

Resumen

En los últimos años, se ha desarrollado un gran interés por el estudio del estrés y los factores psicosociales E relacionados con el trabajo y la repercusión de estos sobre la salud de los trabajadores.

Dentro de los efectos negativos, tanto físicos y psíquicos como conductuales que el estrés laboral tiene sobre el individuo, y que pueden dar lugar a problemas a nivel colectivo, están el aumento del ausentismo laboral, la disminución de la calidad del trabajo y la productividad.

Uno de los grupos profesionales más afectados es el del personal de enfermería que está expuesto a factores de riesgo relacionados con el trabajo, dado que el ejercicio profesional está orientado al servicio directo (trato con otras personas) es de vital importancia determinar las causas del síndrome, corregir y prevenir los efectos negativos con el fin de optimizar el ejercicio profesional.

Palabras clave: síndrome de Burnout, estrés, fatiga emocional.

Summary

In the last years, a great interest has been developed for the study of stress and the psicosocial factors related 1 with work and its impact over the worker health.

Within the physical, psychic and conductuals negative effects that the labour stress has one individuals and that can also bring out collective problems, the increase in labor absenteeism, decrease in quality of work and productivity.

Nursing personnel is one of the professional groups that is over exposed to risks factors relate to work and since the professional exercise is guided to direct service (contact with other persons) it is of vital importance to determine the causes, to correct and to prevent with the purpose of optimizing it.

Key Words: Burnout syndrome, stress, emotional fatigue

El término Burnout fue intmducido en la década de los setenta y su empleo se ha incrementado a rit- E mo acelerado. Fue conocido por primera vez por el psicólogo clínico de familia Herbert Freudenberger en 1974 quien lo definió como: “El Burnout es fallar, desgas tarse o sentirse exhausto debido a las demandas excesivas de energía, fuerza o recursos”, o “cuando un miembro de la organización se vuelve inoperante”.

Para la investigadora Cristina Maslach (1982) “Burnout es un síndrome de fatiga emocional, despersonalización y de un logro personal reducido que puede ocurrir entre individuos que trabajan en contacto directo con personas o pacientes”.

Mientras que para José Francisco Figueroa el Burnout es una condición fisiológica, psicológica y conductual que presenta un profesional cuyo trabajo está orientado al servicio directo hacia otras personas. Las características son agotamiento emocional excesivo, la negación o aislamiento, y un desempeño laboral pobre; como resultado de un proceso lago, tedioso, excesivo y repetitivo ante las demandas de otros, de trabajo o de ambos.

Se dice también que es una respuesta a una tensión emocional de índole crónico, originada por el deseo de tratar exitosamente con otros seres humanos, especialmente cuando tienen problemas y la única condición que tiene es que la tensión surge de la interacción social entre la persona que recibe la ayuda y el que brinda la ayuda, al ocurrir esto, el que ofrece la ayuda pierde el interés y el tacto hacia el paciente presentando una actitud deshumanizada y sin mostrar preocupación alguna.

Factores desencadenantes

El personal de enfermería está sometido a múltiples factores estresantes tanto de carácter organizacional como propios de la tarea que ha de realizar, estas características hacen que tenga una incidencia relativamente alta en esta profesión. La salud del profesional de enfermería es un factor indispensable para mantener el equilibrio en su actividad, condición a través del cual las acciones, actitudes, comportamientos y obligaciones pueden desarrollarse sin tensiones que debiliten o interfieran en los cuidados específicos de Enfermería.

La práctica de la profesión requiere un despliegue de actividades que necesitan un control mental y emocional de mayor rigor ya que es una tarea expuesta a múltiples agresiones como por ejemplo el manejo del paciente con pronóstico sombrío y la necesidad de brindar cuidado, no solamente intensivo, sino también prolongado y en el cual también se exige alta concentración y responsabilidad que traen como consecuencia desgaste físico y mental además de la exigencia de mantener en forma permanente el espíritu de compartir, con el enfermo y su familia, las horas de angustia, depresión y dolor. Dentro de los factores desencadenantes tenemos:

Personales: son aquellas condiciones inherentes al personal de salud que le impiden ejercer su función con tranquilidad y efectividad. En general se encuentra en personas propensas al estrés (ansiosas), con poca tolerancia a la abstración, al liderazgo y a la toma de decisiones; personas que acusan sentimientos de impotencia por la no mejoría del paciente; inseguridad y miedo a cometer un error en los cuidados de enfermería; que se sienten insuficientemente preparados para ayudar emocionalmente alafy al paciente; incapaces de resolver de manera satisfactoria las inquietudes del paciente; con dificultad para trabajar con uno o varios compañeros del servicio; con obligaciones familiares, mantenimiento de la casa, hijos y deberes como pareja con problemas personales falta de habilidad en el manejo de las personas e intolerancia ante las mismas; incapacidad para trabajar en equipo, dependencia absoluta de otras personas para trabajar y tomar decisiones. Otros de los factores que se deben tener en cuenta son la edad, sexo y el estado civil.

Ambientales: condiciones físicas externas que alteran el curso normal de la labor del profesional en salud debido a que distorsionan la concentración y tranquilidad que requieren para ejecutar su labor de una manera óptima, por ejemplo: ruido (aparatos, personas); entorno laboral, iluminación, orden y asepsia del lugar, espacio inadecuado e insuficiente para realizar las labores específicas de enfermería; y presencia en el sitio de trabajo de gran cantidad de personal ajeno al servicio.

Contenido del trabajo: se refiere a las características propias del ejercicio profesional y que son independientes del lugar en donde se está trabajando, como realización de procedimientos dolorosos para los pacientes; escuchar o hablar frecuentemente con los pacientes y sus familias sobre su muerte cercana; la muerte de un paciente cuando se ha establecido una relación estrecha; convivir diariamente con el sufrimiento; y el contacto continuo y permanente con personas deprimidas.

Condición del trabajo: aquellas que dependen y son inherentes a la institución donde se realiza la actividad profesional. Dentro de estos factores tenemos la responsabilidad del trabajo; interrupción frecuente en la realización de la tarea; recibir de manera constante crítica de otras personas, como médicos, superiores, familiares de los pacientes y el paciente mismo; falta de comunicación con los compañeros de trabajo sobre problemas del servicio y compartir experiencias y sentimientos positivos o negativos hacia los pacientes; ausencia de personal médico en situaciones de urgencia como paro cardiorrespiratorio o empeoramiento de la situación clínica del paciente, etc.; estar en desacuerdo con el tratamiento de un paciente o información insuficiente e inadecuada con respecto a la evolución del paciente; rotación permanente por diferentes servicios; ambigüedad en la asignación de las funciones de enfermería; tiempo insuficiente para dar apoyo emocional al paciente; falta de personal para atender adecuadamente el servicio; sobre – carga de trabajo y bajo salario.

Síntomas

Unas de las dimensiones más importantes del síndrome de Burnout son las relacionadas con los efectos fisiológicos, psicológicos y conductuales que dicho síndrome provoca en el profesional de la salud. (Tabla 1)

Tabla 1. Síntomas Fisiológicos, Psicológicos y Conductuales Observados en el Síndrome de Burnout

Sintomas del Síndrome de Burnout

Consecuencias

Todos estas alteraciones repercuten en el desempeño laboral, en la atención brindada al paciente y dentro de la misma institución observándose aumento del ausentismo, apatía hacia la organización, huelgas, aislamiento, pobre calidad del trabajo, actitud cínica y fatiga emocional, aparición de situaciones depresivas que pueden llegar al aumento en el consumo del café, alcohol, barbitúricos, comidas y cigarrillo y que por último comprometen el ambiente familiar.

Fórmulas contra el Síndrome de Burnout

1. Aprenda a manejar y afrontar el estrés. Se debe encontrar soluciones, no ignorar el estrés o intentar persuadirse de que no es real. El primer paso es identificar lo que está causando el estrés. Para poder identificarlo haga una lista de todas las cosas que lo molestan, de todas sus quejas; complétela durantevarios días. Luego clasifique las quejas en orden de importancia y decida sobre cuáles puede actuar.

2. Cambie de perspectiva Al recordar sucesos pasados acostúmbrese a decir, bueno ahora tal vez me ría, pero en ese momento no fue nada divertido. Cuando hay estrés las cosas pueden perder toda proporción; verá las cosas de forma distinta si da un paso atrás con respecto a lo que está sucediendo y lo contempla como una obra de teatro.

3. Busque detrás de la escena. A veces en el trabajo pasan más cosas de las que puede captar el ojo. Por ejemplo, piense que su principal obligación es proporcionar un cuidado técnico experto, pero el verdadero determinante de que las cosas vayan bien o mal pueden ser las relaciones con sus jefes de enfermería y con los médicos. Rompa las reglas no escritas y chocará de frente contra el estrés.

4. Aprenda a leer los signos del estrés. La cefalea sobre el ojo izquierdo, rigidez de cuello y manos temblorosas. Deténgase y haga algo: tómese un descanso, salga a pasear o trabaje para reducir la fuente de estrés; establezca objetivos realistas y alcanzables, disfrutará del placer de la realización y así alimentará a su propio ego. Completar una tarea puede hacerle sentir mejor que cinco proyectos muy ambiciosos, pero a medio concluir.

5. Cambie lo que pueda. Haga una lista de las funciones que desempeña en el trabajo. Una segunda lista de todas las personas con las que pueda interactuar. Después haga otra lista de todas las condiciones que rodean su trabajo como el daño de equipos en el transporte de pacientes, el ingreso de pacientes, la iluminación, etc. A continuación marque con un círculo todas las personas, funciones o condiciones que incrementan su estrés laboral, para luego poder introducir cambios como el de mejorar la comunicación, sugerir alternativas en la asignación de pacientes, recomendar medidas de seguridad, y aporte estas ideas que podrían ayudarle a afiontar la situación.

6. Vade la cantidad y tipo de trabajo que realiza. Trate en lo posible de cambiar de trabajo, en otra unidad, en turno distinto durante algún tiempo, así podrá valorar la especialidad en la que estaba. Comparta el cuidado de los pacientes difíciles, con otras enfermeras. Sea creativo. No se acostumbre a hacer siempre las mismas cosas.

7.  Salga del área de trabajo durante el descansa. Un cambio completo del entorno le permitirá desconectarse tanto física como mentalmente y contribuirá a reducir el grado de estrés. Concédase el tiempo necesario para descansar y relajarse. No olvide practicar un pasatiempo o deporte.

8. No se avergüence de Hacer o recibir elogio por el rendimiento laboral. Realce las acciones de sus compañeros y acepte los cumplidos en su justo valor, sin minimizar o degradar el esfuerzo que ha realizado. Siéntase orgullo so del buen trabajo que ha realizado. Si nadie se lo comenta regálese a usted mismo palmaditas en el hombro.

9. Recurra al humor para aligerar una situación tensa. Ríase de los problemas, se volverán más amenos. El uso adecuado del humor puede levantar su propio ánimo y el de la gente que lo rodea.

10. No mezcle las cuestiones de trabajo con su vida familiar. No traslade los problemas de un área a otra. Los desplazamientos entre la casa y el trabajo le podrían servir para levantar un muro entre las tensiones que ha dejado atrás y las que puede encontrar. Concédase un tiempo para relajarse y reorganizarse.

11. Establezca nuevos objetivos para su desarrollo personal y profesional. Asegúrese de que sean positivos y realistas, mida sus progresos, de esta forma recuperará la sensación de control sobre su vida.

12. Establezca y utilice los sistemas de soporte disponibles. La familia, los amigos y muchos de sus compañeros pueden ayudarles, es posible que algunos hayan vivido experiencias similares y puedan proporcionarle sugerencias valiosas, aparte del apoyo y simpatía; además el simple hecho de hablar de las cosas ejerce a veces un efecto catártico.

13. Cuídese y crea en usted y sus capacidades. Una dieta programada, ejercicios adecuados harán maravillas en su amor propio y en su energía. Dedique tiempo a fomentar sus propias aptitudes. Si se cuida a sí mismo resulta más fácil cuidar a los demás. No desperdicie el tiempo preocupándose por su rendimiento. Si comete un error admítalo y aprenda de él. Simplemente haga las cosas lo mejor posible.

Cuidar a los demás es una experiencia gratificante. Pero cuando empiece a sentirse frustrado y desencantado, su primera obligación es cuidarse a sí mismo.

Bibliografía

  1. Anónimo. Una fórmula contra del sindrome de burnout. Adoptado de “Coping with One of Nursing’s Worst Enemies”. The Nursing Spectrum. Greater PhiladelphiflriState Mition, una publicación Morningstar, por Nursing94,12 (3): 57,1994
  2. Bohorquez E. Managing burnout … with holistic mindbody tools. Sarasota Hypnosis Institute. www.hypnosis-audio.com/bournout-arhlel
  3. De Pablo González R, Suberviola González JF. Prevalencia del sindrome de burnout o desgaste profesional en los médicos en Atención Primaria. Aten Primaria 22:58@584, 1998
  4. Fernández Castro J. Edo S . Emociones y Salud en: Anuario de Psicología, 1994; 61,25-32
  5. Jenkins JF. Evaluation of burnout in Oncology Nurses. Cancer Nursing, 9(3):108-116, 1986
  6. Mayou R. Burnout. British Medical Journal. 295:284285,1987
  7. McElroy AM. Burnout- A review of the literature with application to Cancer Nursing. Cancer Nursing 521 1-217, 1982
  8. VanderZee L. Chronic stress syndrome. The live role playing of Edmonton, Canada, 1996 The [email protected]
  9. Zuker E. 5 Consejos para afrontar el estrés laboral. Adaptado con permiso del editor de The Assertive Manager. Positive skills at work for you. 1989 AMACOM, Una División de la American Management Association por Nursing 94, 12(2): 64, 1994

 

Vol. 04 No. 1 Gestión Integral por Calidad

 

PUBLICACIONES RELACIONADAS

NO HAY COMENTARIOS

Dejar un comentario


*