Placas de Vitrocerámica para Hogar

Placas de Vitrocerámica

Entre los avances más destacados en electrodomésticos para el hogar están las placas de vitrocerámica, que concentran mejor el calor y dan una bella estética a la cocina.

Las cocinas de vitrocerámica, además de ser mucho más cómodas para limpiar son ideales para prevenir accidentes por quemaduras, pues tiene indicadores que alertan que las placas aún están calientes.

¿Qué es una Placa de Vitrocerámica?

La vitrocerámica es un tipo de sistema de cocina eléctrica basada en una placa lisa de cerámica vitrificada, tiene una superficie de cristal con 2 o 4 resistencias circulares debajo de la superficie.

La resistencia eléctrica es la encargada de generar el calor en la “estufa”. La vitrocerámica se encienden con un botón dactilar y permite regular la potencia del fogón.

Ventajas de las Placas de Vitrocerámica

1. Las placas de vitrocerámica aceptan todo tipo de recipientes, por lo que no requieres de ollas especiales para cocinar en ellas. Incluso puedes utilizar recipientes de barro, en caso de tener una receta especial que necesite de este utensilio. De igual manera, las placas de vitrocerámica también aceptan gas.

2. Se tiene un calentamiento progresivo, es decir que las resistencias no se calientan inmediatamente. Es ideal para calentar alimentos completamente sin que se quemen en el exterior; además con el calentamiento progresivo se logran conservar mejor las propiedades de los alimentos.

3. Las placas de vitrocerámica tienen superficies lisas lo que facilita muchísimo su limpieza. Aunque puedes tener un producto especial de limpieza para este tipo de superficie, generalmente solo basta con limpiar con toallas de cocina.

Desventajas de la Vitrocerámica

1. Al funcionar como una resistencia eléctrica, el consumo de energía es mucho mayor, por lo que tu recibo de luz se verá afectado considerablemente.

2. Las placas de vitrocerámica tardan en calentar, entonces si necesitas hervir una olla con agua, será más demorado que si lo haces en una estufa tradicional.

3. Ten presente que una vez apagas la vitrocerámica no se produce un enfriamiento inmediato, así que debes tener mucho cuidado si hay niños en casa que no se vayan a quemar. Ahora, esto también permite que puedas apagar el “fogón” y los alimentos se conserven calientes por un tiempo más.

Consejos para Cuidarlas

Con estas recomendaciones se evita que la placa se deteriore, conservándose en perfectas condiciones por muchos años:

1. Los restos de comida que se adhieren a la vitrocerámica se eliminan, con la ayuda de un raspador especial, cuando la placa está aún caliente.

2. Consulte con el fabricante sobre los productos apropiados para la vitrocerámica, no abrasivos.

3. La limpieza se realiza con un paño suave o papel de cocina: primero se pasa el paño húmedo y luego otro seco. Es preferible usar paño o papel en vez de esponja, porque la última absorbe el agua y deja el detergente sobre la superficie.

4. El azúcar es uno de los principales causantes de que la placa se desconche. Cuando cae azúcar sobre la vitrocerámica se debe retirar de inmediato, cuando está caliente, con el raspador especial.

5. Para proteger la placa se suele aplicar un producto con silicona.

6. Evita que sobre la placa caigan objetos pesados o con punta.

Placas de Vitrocerámica vs Placas de Inducción

Lo primero es aclarar que no son lo mismo, de hecho, las placas de inducción tienen más ventajas que las de vitrocerámica. Las dos funcionan eléctricamente, pero en la de inducción solo se calienta la zona en donde se necesite, dejando el resto de la placa fría para así evitar accidentes.

De igual manera, la de inducción calienta el doble de rápido que la vitrocerámica y consume la mitad de energía.

Más Temas de Interes del Hogar AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!