Cómo Mejorar la Calidad del Aire dentro de Casa

Mejorar la calidad del aire

¿Sabías que, estar expuesto constantemente a una mala calidad de aire puede provocar enfermedades como neumonía, cáncer de pulmón y hasta derrames cerebrales? Es importante cuidar el aire que respiramos, pero, ¿cómo mejorar la calidad del aire dentro de mi casa? ¡Aquí te lo contamos!

Existen algunas recomendaciones que nos ayudarán a mejorar la calidad del aire dentro de nuestro hogar, y más adelante te las contamos. Primero, también es importante entender cuáles son esos hábitos dentro del hogar que afectan la calidad del aire.

El uso de limpiadores domésticos es la causa más frecuente de contaminación del aire, los de aerosol pueden emitir partículas tan pequeñas que lleguen a los pulmones. Asimismo, el uso de cosméticos y de los electrodomésticos también altera el aire dentro de la casa, en este último caso se recomienda hacer un uso más eficiente de cada aparato.

Formas de mejorar la calidad del aire dentro de la casa

Filtros de aire

Si realmente eres consciente que quieres, necesitas o debes mejorar la calidad del aire dentro de tu hogar, es bueno que adquieras un filtro o purificador de aire.

Los filtros de aire son unos aparatos encargados de eliminar las micropartículas presentes en un espacio interior, como el polvo, moho, polen, ácaros, humo de cigarrillo o tabaco, micropartículas de mascotas, entre otras.

Algunos filtros de aire alcanzan a limpiar hasta las partículas más pequeñas que fácilmente pueden llegar a nuestros pulmones. Es importante cambiar los filtros de los purificadores de acuerdo con las recomendaciones de la marca, para asegurarnos de su eficiencia.

Ventilar

Es una actividad muy sencilla y que ayuda mucho a mejorar la calidad del aire interior, pero, es importante saber hacerlo. Es decir, no se trata solo de abrir las ventanas y ya, debemos estar atentos a la calidad del aire exterior.

Una recomendación muy útil es ventilar la casa en horas específicas donde se estime que la calidad del aire en el exterior es adecuada. Por ejemplo, las horas de la mañana es buen momento para ventilar abriendo ventanas, al menos 30 minutos al día y todos los días, porque los picos de contaminación del aire son sobre el medio día y en la noche, debido a que ha acumulado toda la contaminación del día.

También te recomendamos abrir varias ventanas, de esta manera circula mejor el aire, eso sí, ten cuidado con los niños y las mascotas.

Otra estrategia que se usa para mejorar la circulación del aire, es poner a funcionar un ventilador muy cerca de la ventana abierta y mirando hacia el exterior, pues ayuda a sacar las partículas que afectan la calidad del aire dentro de la casa y favorece la circulación del aire.

No fumar dentro de la casa

De acuerdo con una publicación de la Universidad Agustiniana de Colombia, el humo de cigarrillo contiene casi 7.000 productos químicos que afectan negativamente tanto al medio ambiente como la salud de las personas.

También se produce dióxido de carbono, éste es un gas que reduce la cantidad de oxígeno presente en el ambiente.

Control de polvo

Hay micropartículas de polvo que por su tamaño tan pequeño pueden pasar fácilmente por nuestro sistema respiratorio. Cuando somos más conscientes de que debemos mejorar la calidad del aire en casa, podemos poner en práctica ciertos hábitos que ayudan muchísimo como:

  • Reduce el mobiliario de tu hogar al máximo, entre menos superficies acumulen polvo mucho mejor.
  • Siempre es mejorar aspirar, que sacudir el polvo.
  • Accesorios como cortinas, alfombras y peluches deben aspirarse con frecuencia.
  • Procura usar productos de limpieza orgánicos o naturales. Evita a toda costa los aerosoles. Incluso puedes preparar tus propios limpiadores y ambientadores con ingredientes naturales.

¿Por qué es importante cuidar la calidad del aire, al menos, en nuestra casa?

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, al menos en América, la contaminación por el aire se considera el primer riesgo de carácter ambiental para la salud pública.

Y es que, al estar expuestos a altos niveles de contaminación y de manera frecuente puede provocar la aparición de enfermedades como cáncer de pulmón, infecciones respiratorias, neumopatía obstructiva crónica, derrames cerebrales y enfermedades cardíacas como cardiopatía isquémica.

De hecho, cifras que reveló la Organización Panamericana para la Salud, OPS, al menos 7 millones de personas en todo el mundo murieron de manera prematura en el año 2.016 como consecuencia de la contaminación del aire.

Y aunque no podemos controlar el aire que respiramos en la calle, en un parque, cuando salimos a un restaurante, dentro de un trancón, mientras estamos en el trabajo o estudiando; sí lo podemos hacer dentro de nuestro hogar, donde pasamos buena parte del día (así sea durmiendo), pero también donde permanecen más tiempo la población más vulnerable: adultos mayores, niños y mujeres.

Por ejemplo, de acuerdo con cifras de la OMS, al menos el 50% de las muertes en niños menores de 5 años de edad por causa de neumonía, fueron como consecuencia de la inhalación de partículas de aire contaminado dentro de espacios interiores.

Características del aire que debemos respirar en la casa

Actualmente existen equipos tecnológicos que nos permiten medir la calidad del aire en nuestra casa; estos miden puntualmente dos aspectos. Unos son los VOC o compuestos orgánicos volátiles y los otros son las micropartículas.

Los VOC son partículas que respiramos frecuentemente dentro de las casas, ya sea, porque son compuestos que se desprenden de los productos de limpieza, de los mismos muebles dentro hogar, de los materiales de construcción o que emiten las mascotas y las personas.

Estos son el propano, benceno, metano, etileno, n-pentano, etano y tolueno. El etileno, por ejemplo, es uno de los químicos más utilizados en todo el mundo por la industria química, especialmente para productos de limpieza.

Las micropartículas son unas partículas tan pequeñas que fácilmente pueden entrar hasta los pulmones o mantenerse suspendidas en el aire, por ejemplo, las moléculas de polvo fino.

Si tienes la posibilidad, monitorea la calidad del aire teniendo en cuenta los siguientes estándares:

  • De acuerdo con la OMS, nuestra salud está en riesgo si las concentraciones de micropartículas alcanzan 10 microgramos por m3.
  • La humedad afecta la calidad del aire, existen sensores de humedad que permiten medir tanto la temperatura como la humedad de un interior. Ten presente que la OMS señala que hay una relación entre humedad en edificios y riesgo de enfermedades e infecciones respiratorias.
  • Las partículas en el aire se miden en PM2.5 y PM10, estas se pueden producir por aerosoles, polvo, humo y hollín. Las PM2.5 son un riesgo considerable porque fácilmente pueden llegar hasta lo más profundo de los pulmones.
Más Temas de Interés del Hogar AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!