Aprende a Lidiar con un Hijo Rebelde

Aprende a lidiar con un hijo rebelde

Llegada cierta edad, algunos padres deben lidiar con la difícil situación de lidiar con un hijo rebelde. Muchos factores entran en juego para que esto suceda, y en la mayoría de los casos los padres se ven agobiados ante las circunstancias. Lo que tenemos para ti en esta oportunidad puede ayudarte a aliviar la tensión que puede haber entre tú y tu hijo, así que considéralo una herramienta para mejorar su relación.

¿Por qué mi hijo se ha vuelto rebelde?

La adolescencia es una etapa difícil en la vida de cualquier persona, se trata de una fase en la cual los cambios físicos y emocionales pueden convertir a un niño amoroso en un adolescente apático y rebelde. A continuación podrás ver alguna de las razones por las cuales los adolescentes suelen ser algo problemáticos:

Está descubriendo su propia identidad:

En la adolescencia, los jóvenes se alejan de su figura de apego principal, y comienzan a descubrir nuevas relaciones con personas de su edad. Es normal que durante este proceso, procure la aceptación de su grupo de amigos, y que pueda sentirse avergonzado por la relación con sus padres. Ello no implica que no los quiera, solo está procurando abrirse a nuevos horizontes y nuevas relaciones.

Desarrollo de la mirada crítica:

Es en la adolescencia cuando las personas comienzan a desarrollar su ojo crítico, siendo capaces de percibir injusticias, experimentando además la necesidad de hacer saber su rechazo hacia estas.

Impulsividad:

Naturalmente, en esta etapa de cambios, el adolescente es más propenso a actuar por impulsos. Esto resulta en que sus decisiones no siempre sean las más acertadas, saberse errados puede causar frustración, produciendo además ira.

Diferencias entre padres e hijos:

La mayoría de los conflictos derivados de la adolescencia derivan de la diferencia entre los adolescentes y sus padres. Mayoritariamente cuando los hijos comienzan a cuestionar las reglas impuestas en casa.

Presión social:

Los adolescentes quieren encajar en el grupo de amigos que eligieron, para lograrlo procuran sorprenderlos con sus acciones, aunque estas no sea las más adecuadas.

Crianza difícil:

Si la etapa de la niñez estuvo marcada por una crianza difícil y problemas dentro del núcleo familiar, es más probable que el hijo en etapa adolescente sea algo rebelde.

Como quiera que sea, aunque pueda parecer imposible de resolver, la rebeldía puede llegar a mermar con el paso de los años y la llegada de la adultez. Mientras eso sucede sería bueno saber cómo lidiar con un hijo rebelde, y eso es exactamente lo que sabrás ahora.

¿Cómo lidiar con un hijo rebelde?

Ahora que ya sabes cuáles son los factores que influyen en la rebeldía en la etapa de la adolescencia, falta que sepas además cómo puedes afrontar la situación y salir victorioso sin perjudicar la relación con tu hijo. Los siguientes consejos pueden ayudarte a lograrlo:

No hagas comparaciones

Si quieres evitar destruir la autoestima de tu hijo, omite cualquier tipo de comparación. No ayudas en nada a tu relación con él, si constantemente estás comparándolo con los hijos de los demás. Recuerda, además de ser una mala estrategia le estás produciendo un profundo daño emocional, lo que puede resultar en aún más rebeldía. (Lea También: Impacto de la tecnología en los niños)

Entiende que se trata de algo normal

La situación puede parecer agobiante, pero todos en algún punto pasamos por eso. Lo que tu hijo está viviendo es algo completamente normal, y una vez que lo entiendas podrás comprender también el porqué de sus actitudes y cómo lidiar con ellas.

No te proyectes en él

Tu hijo y tú no son la misma persona, no tienen los mismos ideales y tampoco las mismas aspiraciones. Presionarlo constantemente para que haga las cosas que tú quieres puede producir resentimiento y que además tu hijo haga todo lo contrario a lo que anhelas.

No te burles de sus emociones

La adolescencia es una etapa de constantes cambios, tanto físicos como psicológicos, esto puede resultar en cambios repentinos a nivel emocional. No te burles si tu hijo dice que se siente triste, o si se siente ansioso. Apóyalo y hazle saber que entiende cómo se siente.

Entiende que tu hijo ya creció

A veces es doloroso darse cuenta de que tu hijo ya no es el niño alegre que solía correr por la casa, sin embargo, se trata de un proceso que debes afrontar con paciencia. Tu hijo se está convirtiendo en una nueva persona y necesita todo tu apoyo, no lo trates como si fuera un niño, asume que ya creció.

Es cuestión de tiempo

Lidiar con un hijo rebelde puede ser difícil, pero ten en cuenta que esta situación no durará para siempre, a medida que tu hijo vaya asumiendo su individualidad, la rebeldía propia de la adolescencia se irá disipando y podrás convivir con él de nuevo de una manera más sana.

Más Temas de Niños AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!