Parásitos Intestinales: Síntomas, Causas y Tratamiento

parásitos intestinales

Los parásitos intestinales hacen referencia a una infección en los intestinos causada por parásitos, conocidos también como oxiuros.

La parasitosis se caracteriza por la presencia de gusanos en el intestino grueso, son gusanos blancos y muy delgados.

Aunque los parásitos pueden afectar a cualquier persona y además es de fácil propagación, esta situación es más frecuente en niños entre los 5 años y los 14 años.

Síntomas de Parásitos Intestinales

1. Picor anal, suele presentarse con más frecuencia en la noche.

2. En el caso de las mujeres, también puede presentarse picor en la zona vaginal, esto porque es posible que los parásitos estén cerca de esta área.

3. Dificultad para dormir como consecuencia del picor.

4. En algunos casos se puede presentar dolor abdominal intermitente.

Causas de Parásitos Intestinales

Las lombrices aparecen en el intestino cuando se consumen, de manera involuntaria, huevos microscópicos de estos gusanos. Estos pueden hacerse transferencia de manos contaminadas a los objetos o pueden albergarse en las uñas.

Por ejemplo, que una persona afectada no se lave las manos después de ir al baño, los huevos también pueden quedar en la ropa, infectando después la cama y demás objetos de la casa.

Incluso hay huevos que están en el aire y fácilmente se pueden inhalar o alojarse en la comida.

Factores de Riesgo para Parásitos Intestinales

• Malos hábitos de higiene.
• Hacinamiento.
• Vivir en lugares muy poblados.
• Climas cálidos.
• Si algún miembro de la familia tiene parásitos.

Tratamiento de Parásitos Intestinales

Cuando el médico ya ha diagnosticado la parasitosis, se recomienda un antiparasitario oral, en dos dosis, la primera para acabar con los parásitos adultos y la segunda dosis con los huevos que han quedado.

Prevención de Parásitos Intestinales

1. Ducharse en la mañana, especialmente la zona anal, puede ayudar a reducir la presencia de huevos, ya que en la noche es cuando los parásitos los ponen.

2. Cambiarse la ropa interior a diario e incluso la ropa de cama ayudará a evitar la proliferación de los parásitos.

3. Para ayudar a matar los huevos puedes lavar tu ropa, especialmente la ropa interior, las cobijas o ropa de cama y las toallas con agua caliente.

4. Lávate las manos antes de comer y siempre después de ir al baño o cambiar pañales.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!