Los Hombres con Barba venden más

Los hombres con barba

Barbudos hombres, ¡rebobinemos!

De oreja a oreja de la historia y según las diversas culturas, la barba se ha asociado de distintas formas.

En la Edad de Hierro europea las divinidades del mundo antiguo tenían barba. Sus sabios y reyes, todos. Era un verdadero símbolo de virilidad, valentía y sabiduría. Los guerreros eran inhumados con su espada y navaja de afeitar. El hombre cuyas mandíbulas y mejillas, mentones y cuellos estaban visiblemente cubiertos de pelo; era perfecto símbolo de honradez.

Los faraones del Antiguo Egipto, considerados dioses en la tierra, llevaban largas barbas postizas como condición divina. Para los griegos obligar a un hombre a afeitarse era considerado severo castigo. El vello facial tuvo gran importancia en la población semita donde los hombres de honor se saludaban tomándose mutuamente la barba con sus manos derechas.

Hasta el emperador romano Adriano, hombre de rostro cubierto de cicatrices, decidió volver a la barba impartiendo una nueva moda por el transcurso de casi dos siglos para encono de los barbilampiños.

En la Antigua China una barba frondosa era señal de fortaleza, sabiduría y valor. Cortar la barba al enemigo era afrenta tan infame que quien sufría tal humillación, se ocultaba hasta que le volviera a crecer

Las barbas, una forma de vender

Un estudio reciente de la Universidad de Texas en San Antonio UTSA, coordinado por Sarah Mittal profesora asistente de Marketing, junto a David H. Silvera, profesor asociado al departamento de marketing de la UTSA; realizó cinco estudios referentes a la “autoridad de la barba” alcanzando predicciones ventajosas en la práctica consumeril. Hallazgos publicados en el Journal of Business Research bajo el rótulo “It Grows on You: Perceptions of sales/service personnel with facial hair”.

De los mencionados estudios, uno fue desarrollado en el universo Facebook Ad Manager donde los investigadores bombardearon anuncios barbudos en contraste con anuncios afeitados a fines de examinar la eficacia verdadera del negocio en la vida real. Determinaron que los rostros barbados de los vendedores son capaces de generar un ritmo alto de clics (CTR), que posiciona a los clientes potenciales en la materialización de compras. Encauza el CTR del anuncio barbudo en torno al 2,66% quedando ostensiblemente por arriba de promedios industriales correspondientes al 0,71% -servicios industriales- y el 1,04% -tecnología-.

“…Dado estas deslumbrantes averiguaciones sólo hay una ventaja bien definida que se puede conquistar al permitir que los hombres luzcan una barba bien cuidada y limpia: fiabilidad…”, repuso Mittal.

El hechizo de los machos barbudos opera independientemente de la edad, etnia del vendedor, nivel de atractivo recibida y raza. Tanto en persona como online –perfil de LinkedIn y herramientas de marketing- el efecto de la barba se expende en todas los emprendimientos y contextos de venta aumentando el umbral de compra y satisfacción del consumidor.

…” En resumen, la decisión de exagerar una barba sana indica asegurarse la eliminación instantánea de la competencia o presuntos oferentes del mercado y posicionarse aguas arriba de la madurez, masculinidad, estatus y liderazgo…”, añadió Mittal.

Ambos investigadores consideran con buen tino aproximar la influencia de la barba no excluyentemente en política y las diferentes miradas del mundo de los negocios, sino también en diversos campos y rubros aventurando en el radar de las ventas un consistente triunfo debido a este simple cambio de apariencia.

“En un contexto de servicio, las personas barbudas obtienen calificaciones altamente positivas de regodeo del servicio. La barba parece remitir un mensaje directamente a la psiquis del/a usuario/a”, dijo Silvera.

Mientras que las observaciones pasadas estuvieron focalizadas en el beneficio/rendimiento de los machos barbudos durante procesos de entrevistas; los investigadores confirman un excelente desenvolvimiento de la barba ante la aprobación de sus contratantes en la arena de ventas y servicios. Dicho efecto pivotea en la psicología evolutiva, siendo uno de los muchos enfoques biológicamente informados para el estudio del comportamiento humano.

Importancia social de la barba

Actualmente la barba no agota distinción en un buen look sino que aporta claves sutiles para cotizar el conocimiento y la verosimilitud del personal de ventas/servicios con el que se interacciona. A veces, un leñador improvisado de los suburbios puede llegar a ser el mejor vendedor calificado sumido en la neuralgia de una gran ciudad.

Mujeres amantes del vello facial aseguran haber quedado hipnotizadas en ocasión de echar un vistazo al interior de las tiendas y registrar una tupida e inmaculadamente conservada barba del comerciante.

Pogonofilia de lo rentable: Lincoln

Cuentan que el presidente Lincoln, en afán de ‘venderse electoralmente’, dejó crecer su barba luego que, una niña de 11 años le dijera por carta que la barba, conquistaría el voto femenino.

Cuando el cliente se incorpora en el mostrador siente una enorme confianza que se traduce en alto grado de probabilidad de compra. Transmite influjo de experiencia y atractivo percibido. Si quieres agrandar tu cabeza será mejor que empieces por dejar crecer tu barba.

Foto de portada vía Mr. Shave

Más Temas de Estética AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!