El Drenaje Linfático

drenaje-linfatico

El drenaje linfático es un método que revolucionó la estética por sus efectos sobre el organismo y se convirtió en una opción atractiva para descontaminar internamente el cuerpo.

Drenar, en términos de salud, consiste en eliminar los líquidos que obstaculizan las funciones normales del cuerpo y provocan agotamiento y sensación de pesadez debido a la acumulación de toxinas.

El objetivo específico del drenaje es arrastrar los líquidos y desechos que circulan a través del sistema linfático y conducirlos a sus terminaciones para que se eliminen por medio de la orina; aunque el masaje no interviene para nada en el funcionamiento del riñón, si se vale de éste para la expulsión de los desechos.

Es conveniente saber que el sistema linfático es el encargado de mantener la parte inmunológica del organismo en perfectas condiciones. Se encuentra provisto de vasos y ganglios por los que circula un líquido blanco llamado linfa. Cuando es estimulado mediante presiones suaves ascendentes el cuerpo se depura, lo que ayuda a evitar el acné, las alergias, la celulitis, la flebitis, la aparición de várices, las bolsas debajo de los ojos y los senos caídos.

El drenaje linfático se lleva a cabo por medio de presiones muy superficiales, acompañadas de movimientos suaves y regulares seguidos por una frotación, manteniendo siempre la dirección de los vasos del sistema linfático para arrastrar las tovinas hasta sus terminaciones.

Las principales terminaciones del sistema linfático se encuentran en las ingles, el externón, el cuello, los pies y las axilas.

Desde el punto de vista estético el drenaje linfático tiene una gran aceptación, ya que es muy eficaz para combatir la celulitis gracias a su poder relajante y limpiador.

La aplicación del masaje debe ser realizado por un especialista y puede ser gradual, empezando con 10 minutos el primer día.

Advertencias

Aunque el drenaje linfático no representa en principio ningún riesgo ya que se realiza mediante presiones suaves, es necesario tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

– Si está embarazada puede utilizar el drenaje para desinflamar las piernas, pero absténgase de hacerlo en el segundo mes y después del octavo.

Tampoco es pertinente realizar los masajes si presenta algún estado febríl, una enfermedad infecciosa, un tumor o inflamaciones instáneas.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!