Depilación sin torturas

Tenga cuidado con los efectos: Ceras, cremas, aparato, afeitadoras manuales y hasta láser son utilizados para facilitar la depilación. Todos ofrecen riesgos y hasta pueden causar afectos colaterales peores que tener algún vello de más. Veamos cómo combatir las secuelas más comunes de la depilación.

Resecamiento: Las máquinas de afeitar, cremas y ceras, a veces dejan la piel seca, áspera y sin brillo que tiende a al descamación. Para evitarlo hay que utilizar diariamente productos hidratantes.

Microvárices: la presencia de pequeñas venitas, generalmente verdosas, en al superficie de la piel, muchas veces es la consecuencia de arrancar los vellos con cera caliente o fría, lo que puede dañar la piel. Ete problema se da en un porcentaje muy pequeño de mujeres, pero si éste fuera su caso, inclínese por otros métodos.

Inflamación: las máquinas de afeitar, las ceras, las cremas, los depiladores eléctricos pueden transmitir bacterias a los folículos, produciendo la encarnación del vello, que terminará creciendo debajo de la piel. Para evitarlo, es necesario unos días antes de la depilación utilizar algún producto exfoliante o lociones que contengan hidroácidos para facilitar la abertura de los poros.

Manchas: la depilación definitiva o la electrólisis a veces puede alterar la actividad de la melanina, el pigmento que da color a la piel. Mas común en las mujeres de piel morena, cuando esto ocurre es necesario visitar al dermatólogo para que pueda eliminar las manchas.

Cortes: la falta de atención o el uso inadecuado de las afeitadoras manuales, suele originar algunos cortes. Evítelos procurando estirar la piel para que nos e hagan arrugas. Utilice algún gel o espuma que facilite el movimiento de la máquina.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!