Consejos para Broncearnos

consejos-para-broncearnos

El sol tomado de manera adecuada, posee propiedades benéficas:

Al contacto con el sol, los órganos encargados de producir la sangre, aumentan el número de glóbulos rojos y blancos;
el sol favorece la síntesis de la vitamina D en la piel, lo cual es necesario para la fijación del calcio en el organismo. Además, el sol es ideal para curar depresiones y mejorar el estado anímico.

Para broncearnos debemos tener en cuenta que no debemos intentar alcanzar el color perfecto desde el primer día, es necesario que vayamos aumentando progresivamente la exposición al sol, usando la protección adecuada, así el bronceado se mantiene por más tiempo y se evitan las quemaduras.

Independientemente del tipo de piel y el color, es necesario aplicarnos siempre un hidratante en la cara antes del bronceador, así, es la humedad de la crema la que se evapora y nuestra piel no sufrirá del resecamiento precoz.

La piel grasosa presenta un exceso de actividad de las glándulas sebáceas con el calor, así la piel luzca aparentemente más seca; por lo tanto, además de no abusar del sol, debemos aplicarnos neutralizadores, como el aceite de germen de trigo. Tampoco debemos utilizar astringentes, ya que estos resecan la piel sólo superficialmente.

Debemos aplicarnos los productos para el sol, por lo menos media hora antes de exponernos a este, solamente así podrán ser absorbidos por nuestra piel.

Los rayos del sol traspasan el agua, por eso debemos aplicarnos productos a prueba de agua.
Aunque ya estemos con el bronceado no debemos dejar de aplicarnos el bloqueador en ningún momento.

También es importante tener en cuenta que el reflejo del sol también quema aunque estemos a la sombra. La protección debe ser muy cuidadosa en las zonas más delicadas como Los labios, alrededores de los ojos y las orejas.
Para evitar que la piel y el organismo se deshidraten debemos tomar bastante agua.

Cuando regresemos de tomar el sol, después de bañarnos, es necesario que nos apliquemos una buena cantidad de crema hidratante, esperamos que la piel la absorba y volvemos a aplicarla.

Si la piel se escama, no debemos arrancar los pellejitos porque podemos desprender células vivas que nos dejan manchas y hasta cicatrices.

Recordemos que el sol no es aconsejable para pieles delgadas y sensibles pues corremos el riesgo de alergias y fuertes quemaduras.

Dicho todo lo anterior, ahora a disfrutar del sol!

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!