Relaciona los Sueños con el Proceso de Aprendizaje

Hace mucho que los humanos intentan averiguar por qué soñamos. En años recientes, investigaciones controvertidas han sugerido que procesamos nuestras memorias soñando. Ahora, un estudio reciente sugiere que los sueños también tienen que ver con el aprendizaje al procesar lo que acabamos de experimentar.

Investigadores encontraron que las personas que soñaban sobre un videojuego de laberinto que acababan de jugar jugaban mejor la próxima, en comparación con los que no se soñaron con el juego.

“Hay partes del cerebro que en realidad reproducen la memoria de caminar por el laberinto, y eso mejorará la memoria y llevará a un mejor rendimiento”, aseguró el coautor del estudio Robert Stickgold, director del Centro de sueño y cognición de la Facultad de medicina de la Harvard.

Los sueños siempre han fascinado a la gente. “Comenzamos hace unos miles de años, pensando que eran mensajes de Dios”, contó Stickgold. “Luego llegó Freud, y dijo que eran mensajes de nuestro pernicioso e inmoral subconsciente”.

Luego, los científicos pensaban que los sueños eran “activaciones al azar de nervios en el tallo cerebral”, dijo Stickgold. Ahora, señaló, “comenzamos a decir que a un nivel, como más o menos hemos sabido siempre, hacen algo con nuestra memoria”.

En el nuevo estudio, que aparece en la edición en línea del 22 de abril de la revista Current Biology, los investigadores pidieron a 99 sujetos que jugaran un videojuego en que tenían que encontrar el camino en un laberinto con la ayuda de una descripción tridimensional del mismo.

Entonces, los participantes se quedaron despiertos durante dos horas, o tomaron una siesta. Jugaron el juego del laberinto una vez más cinco horas más tarde.

Cuatro participantes reportaron haber soñado con el laberinto durante la siesta. Estuvieron entre los que más mejoraron cuando jugaron el luego del laberinto por segunda vez, al mejorar diez veces más que los demás que tomaron siesta.

Entonces, los que tuvieron sueños, ¿aprendieron mientras soñaban? No está completamente claro cómo los sueños están conectados con la experiencia de jugar el juego del laberinto, pero Stickgold piensa que “el proceso de sueño refleja un tipo de actividad cerebral subyacente” que determina “lo que significa la experiencia de aprendizaje, aprendiendo cómo hacerlo mejor”.

Hay otro misterio: ¿por qué soñaron con el laberinto tan pocas personas? Menos del diez por ciento de los que tomaron siestas lo hicieron. En comparación, apuntó Stickgold, cerca del 86 por ciento de los que jugaron un juego de carreras de esquí en los Alpes soñaron con éste.

Tal vez el juego “no sea suficientemente rico o atractivo”, comentó. Dijo que investigaciones futuras tratarán de averiguar el por qué.

Pero por ahora, al menos un investigador del cerebro familiarizado con el estudio se mostró poco impresionado con los hallazgos.

“No hay evidencia convincente de que el sueño tenga ningún efecto sobre la consolidación de la memoria”, señaló Irwin Feinberg, profesor residente que estudia el sueño en la Universidad de California, en Davis. El sueño no es claramente necesario para que la gente recuerde cosas, apuntó.

Pero Stickgold dice que eso es una incomprensión de su investigación. “Nadie en el campo sugiere que hay que dormirse para aprender cosas o retener memorias”, enfatizó.

FUENTES: Robert Stickgold, associate professor, psychiatry, and director, Center for Sleep and Cognition, Harvard Medical School, Boston; Irwin Feinberg, M.D., professor in residence, University of California at Davis; April 22, 2010, Current Biology, online

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!