Más Cánceres de Mama

Aunque se han logrado avances sustanciales en la evaluación y el tratamiento del cáncer de mama en años recientes, se diagnosticarán unos 184,000 casos nuevos en los EE. UU. en 2008 y cerca de 41,000 mujeres morirán por causa de la enfermedad.

Los investigadores están enfocando ahora sus esfuerzos en la reducción de estas cifras aún más.

Cuatro estudios que se presentan esta semana en el Simposio 2008 sobre el cáncer de mama de la American Society of Clinical Oncology de Washington, D. C., resaltan tanto áreas de avance como las que necesitan más énfasis.

Una técnica de evaluación conocida como imaginología molecular de mama (en inglés MBI) detectó tres veces más cánceres de mama en las mujeres que tenían senos densos y que están en mayor riesgo de desarrollar la enfermedad. Estos hallazgos sugieren que la MBI podría algún día agregarse a la mamografía convencional.

Por medio de un radiotrazador inyectado (que para este estudio suministró Bristol-Myers Squibb) la MBI puede detectar diferencias en el comportamiento del tejido canceroso en comparación con el tejido normal.

En el estudio, la MBI detectó 10 de 13 cánceres entre 375 pacientes durante el periodo de seguimiento de 15 meses. La mamografía, por otro lado, detectó 3 de los 13.

“Si tuviéramos una combinación de ambas técnicas, habríamos detectado 11 de los 13”, señaló Carrie B. Hruska, autora del estudio y becaria de investigación del departamento de radiología de la Clínica Mayo de Rochester, Minnesota. “La MBI detectó más cánceres que la mamografía de evaluación, pero no produjo más resultados falsos positivos”.

Hruska intervino en una teleconferencia el miércoles con los autores de otros tres estudios.

Además, la cantidad de biopsias que en realidad resultaron siendo cáncer fue mucho mayor con MBI (28 por ciento) que con mamografía (18 por ciento).

“A partir de los resultados, la MBI se muestra muy promisoria como adición valiosa a la mamografía de evaluación en las mujeres que tienen mamas densas y están en mayor riesgo de desarrollar cáncer”, aseguró Hruska.

Pero aunque es relativamente poco costosa y fácil de usar, la MBI no está disponible ampliamente aún.

“Esta área es muy importante y ahí es donde necesitamos más trabajo”, señaló el Dr. Eric Winer, moderador de la teleconferencia y director de oncología de mama del Instituto de oncología Dana-Farber de Boston.

Otro estudio, realizado por investigadores de la Universidad Johns Hopkins desmiente la noción arraigada de que las mujeres de las áreas rurales tenían más probabilidades de elegir una mastectomía en lugar de una lumpectomía por la dificultad de desplazarse a un centro de radiación.

La radiación se considera el estándar de cuidado para las mujeres luego de una lumpectomía para conservar el seno, aunque no para las que se someten a mastectomía.

No hubo diferencias notables entre los índices de radiación después de una lumpectomía para las mujeres de las áreas rurales, en comparación con las de las áreas urbanas, aunque el estudio si confirmó que las de las áreas rurales (59.9 por ciento) optó por la mastectomía, en comparación con el 44.9 por ciento de las de las áreas rurales.

“La disparidad . . . no se debe necesariamente a la disponibilidad de la terapia de radiación sino a otros factores, según la Dra. Lisa K. Jacobs, autora del estudio y profesora asistente de cirugía de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore.

“Esto parecería sugerir que si una mujer de un área rural eligen la lumpectomía, muy probablemente no resultará pasada por alto a la hora de recibir radiación, lo que de alguna manera es alentador”, señaló Winer. “Sin embargo, sería interesante examinar esto con más detenimiento.

En un tercer estudio, investigadores del Centro oncológico M. D. Anderson de Houston hallaron que las mujeres negras de mayor edad que se sometían a lumpectomía para el cáncer de mama invasivo de etapa inicial eran menos propensas a recibir la radioterapia posquirúrgica recomendada que sus contrapartes de raza blanca.

Apenas el 65 por ciento de las mujeres negras recibió radiación, en comparación con cerca del 74 por ciento de las mujeres blancas. “La diferencia es preocupante teniendo en cuenta que la radiación después de la lumpectomía generalmente se considera terapia estándar”, señaló la Dra. Grace Smith, becaria de postdoctorado del departamento de oncología de radiación del Anderson.

Las disparidades también existieron entre las más jóvenes (las que tenían entre 65 y 70) de este grupo de mayor edad, que eran menos propensas a tener afecciones que imposibilitaran el uso de la radioterapia. Aquí, el 71 por ciento de las mujeres negras recibió radiación que potencialmente habría salvado su vida, en comparación con cerca del 81 por ciento de las mujeres blancas.

Las mayores disparidades fueron evidentes en la región central sureste de los EE. UU., el Pacífico Oeste y Nueva Inglaterra.

“Lo que parece estar sucediendo es que el uso de la cirugía de conservación y la radiación abre las puertas para que las disparidades tengan más que ver con limitar el acceso a la atención”, señaló Winer. En este proceso de dos pasos (cirugía más radiación), agregó Winer, “es posible que las mujeres resulten excluidas”.

El último estudio trató sobre mujeres que tenían cáncer de mama HER2 positivo, que tradicionalmente tiene un peor pronóstico que otras formas de cáncer de mama.

La quimioterapia y el tratamiento con Herceptin (trastuzumab) antes de la cirugía causan una “respuesta patológica completa”, lo que significa que no había evidencia de enfermedad invasiva en las mamas o los ganglios linfáticos de muchas pacientes.

Las pacientes que no lograron esta respuesta completa tenían tres veces más posibilidades de recurrencia, según informaron los investigadores del M. D. Anderson.

En cerca de la tercera parte de los que no lograron una respuesta completa, el cáncer había pasado de ser HER2 positivo a HER2 negativo, lo que significa que había dejado de ser receptivo y probablemente se hubiera hecho resistente a terapias específicas para el HER2, como Herceptin.

Los autores recalcaron la importancia de revaluar el tejido para determinar la situación del HER2 luego del tratamiento prequirúrgico.

Consulte información sobre los Test Diagnósticos del Cáncer de Mama

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!