Las mujeres Hispanas enfrentan un alto riesgo Cardiaco

Las mujeres Hispanas enfrentan un alto riesgo Cardiaco

Las mujeres hispanas desarrollan factores de riesgo cardiaco mucho antes que las mujeres blancas, y normalmente tienen una salud cardiaca que es similar a la de una mujer blanca 10 años mayor, según halla un nuevo estudio. La investigación sugiere que el origen hispano de la mujer podría ser un factor de riesgo independiente para la enfermedad cardiaca, y por ello es necesario identificar y tratar de manera oportuna a estas mujeres. “La tendencia en la práctica médica es asumir que los hispanos tienen una manifestación tardía o menos prevalencia de enfermedad cardiaca, y nuestro estudio muestra que presentan una aparición temprana y el mismo riesgo que los caucásicos”, aseguró el autor del estudio, el Dr. John Teeters, becario de cardiología en el Centro Médico de la Universidad de Rochester, en Rochester, Nueva York. “Los médicos deberían enfocarse en esta población de forma más agresiva a fin de identificar factores de riesgo como el colesterol y la obesidad, y reconocer que una persona de origen hispano de 20 ó 30 años podría tener los mismos factores de riesgo que un caucásico de 30 ó 40 años”, señaló. Teeters tiene previsto presentar los hallazgos este viernes en la conferencia anual de Prevención y epidemiología de la enfermedad cardiovascular de la American Heart Association en Orlando, Florida. Estos hallazgos podrían poner en entredicho la llamada “paradoja hispana”. Esta noción médica ha sostenido durante largo tiempo que los hispanos tienen menos enfermedades cardiacas que los blancos, a pesar de tener mayores tasas de factores de riesgo. Pero Teeters y sus colegas hallaron que las mujeres hispanas tienen una manifestación más temprana de la enfermedad, más factores de riesgo y riesgo equivalente, si no más alto, de enfermedad cardiaca. “Realizamos el estudio porque la literatura muestra que el riesgo es menor. Pero, en la práctica clínica actual, los pacientes hispanos presentan muchos factores de riesgo”, apuntó. En otras palabras, parece existir una amplia brecha entre la teoría y la práctica. Para este estudio, los investigadores realizaron una serie de evaluaciones de salud a nivel comunitario en iglesias, centros comunitarios y clínicas ambulatorias que atendían principalmente a la población hispana. Pfizer Inc., el gigante farmacéutico, aportó los fondos para la financiación de las clínicas comunitarias, pero no financió el análisis de los datos ni realizó ninguna contribución para la presentación de los mismos, enfatizaron los autores. Se recopiló el historial médico de 79 mujeres hispanas, junto con medidas de la presión arterial, índice de masa corporal, circunferencia de la cintura, perfiles de lípidos y azúcar en sangre. Un grupo de 91 mujeres blancas actuó como grupo de control. La edad promedio de las mujeres hispanas era de 53, frente a 63 para el grupo de raza blanca. Sólo el 61 por ciento de las mujeres hispanas eran posmenopáusicas, en comparación con el 85 por ciento de las mujeres blancas. A pesar de las diferencias en la edad y el estado de la menopausia, el riesgo de enfermedad cardiaca para los dos grupos étnicos era casi el mismo. Las mujeres hispanas tenían una mayor tasa de prehipertensión (32 por ciento) en comparación con las mujeres blancas (19 por ciento). Los niveles de actividad física de las mujeres hispanas eran significativamente más bajos y tenían una tasa un poco más alta de síndrome metabólico, un grupo de factores de riesgo que predisponen a una persona para la enfermedad cardiovascular. Los puntajes para la hipertensión, diabetes, hipercolesterolemia y circunferencia de la cintura eran similares entre los dos grupos. “Creo que los hallazgos son impactantes”, aseguró la Dra. Suzanne Steinbaum, directora de enfermedad cardiaca y de la mujer y del Instituto cardiovascular del Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York. “Debemos averiguar qué hace que las mujeres hispanas tengan un mayor riesgo de enfermedad cardiaca”. “Las mujeres hispanas necesitan hacerse una revisión a una edad temprana porque el riesgo se presenta con anterioridad”, agregó Steinbaum. “Las hispanas deben hacerse un examen al entrar en la veintena. Es necesario detectar y tratar la prehipertensión más temprano”. ¿Qué, entonces, explica la amplia aceptación entre los médicos de la paradoja hispana? Teeters cree que la paradoja hispana podría ser el resultado de datos incompletos. “Los pacientes hispanos son menos propensos a ir a consulta, así que es probable que exista una subestimación del grado de enfermedad”, dijo Teeters. “Muchos son inmigrantes y es posible que regresen a sus países al ponerse enfermos. También, hay un alto nivel de inmigrantes ilegales, así que es probable no sean reportados”. Teeters y su equipo planean extender su investigación a los estadounidenses negros, que se espera sea otro grupo de alto riesgo. También desean determinar si pueden afectar el riesgo cardiaco en grupos de alto riesgo al tratar los factores de riesgo más agresiva y precozmente.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!