Estrés Prenatal de la mamá altera el Sueño del bebé

Estrés Prenatal de la mamá altera el Sueño del bebé

La ansiedad o la depresión maternas durante el embarazo pueden alterar los patrones de sueño del bebé en los primeros años de vida, sugirió un nuevo estudio.

Investigadores hallaron que los hijos de mujeres que tuvieron esos síntomas en el embarazo tendían a tener más problemas de sueño que otros niños.

Los investigadores sospechan que el aumento de las hormonas del estrés, que favorecen la depresión y la ansiedad, pueden cambiar el desarrollo del cerebro del bebé de manera que se modifiquen los patrones de sueño durante los primeros años.

Es importante para los niños desarrollar hábitos de sueño saludables, y no sólo para la tranquilidad de sus padres, sostuvo el autor principal del estudio, el doctor Thomas O’Connor, profesor asociado de Psiquiatría de la University of Rochester, en Nueva York.

Los trastornos del sueño están relacionados con, por ejemplo, un mayor riesgo de problemas de conducta en la infancia, precisó el autor.

“La calidad del sueño precoz puede ser un buen indicador de un desarrollo saludable”, dijo O’Connor a Reuters Health.

Lo importante, señaló el investigador, es que atender el estrés materno durante el embarazo puede ayudar a las mujeres y a sus hijos.

“El mensaje es que hay que tomar en serio el estrés y la ansiedad durante el embarazo”, dijo O’Connor, cuyo estudio fue publicado en la revista Early Human Development.

Los resultados surgen de una encuesta a más de 14.000 mujeres inglesas que respondieron cuestionarios sobre los síntomas de ansiedad y depresión durante y después del embarazo. Se les preguntó también sobre los hábitos de sueño de sus hijos a los 6, a los 18 y a los 30 meses de edad.

En general, las madres con síntomas más graves durante el embarazo mencionaron tener más problemas con el sueño de sus bebés, como despertares nocturnos frecuentes, problemas para dormir y, entre los niños más grandes, rechazo habitual a acostarse.

Los síntomas maternos de depresión y ansiedad después del parto no explicaron la relación entre los síntomas prenatales y los problemas de sueño de los bebés. “Esto respalda la idea de que sucede algo especial en el período prenatal”, dijo O’Connor.

Con todo, aún se ignora cómo puede aliviarse mejor el estrés y la ansiedad durante el embarazo, o si eso reduciría los problemas de sueño de los bebés.

Aunque se necesitan más estudios para confirmarlo, según O’Connor, las opciones potenciales incluyen terapias de relajación y otros enfoques no farmacológicos sin riesgo de efectos adversos sobre el feto.

Según O’Connor, es importante recordar que son predecibles algunas preocupaciones y alteraciones emocionales en el embarazo. El problema existe cuando los síntomas comienzan a alterar la vida diaria de una mujer, como su capacidad de trabajo o de desenvolverse en sus relaciones.

FUENTE: Early Human Development, julio del 2007

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!