Consumo de Lácteos Enteros estaría ligado a menor Aumento de peso

Consumo de Lácteos Enteros estaría ligado a menor Aumento de peso

Aunque los consumidores que cuidan la salud suelen rechazar la leche entera, un nuevo estudio sugiere que los adultos que consumen los productos lácteos no descremados aumentan menos de peso en el tiempo.

Investigadores suecos hallaron que entre más de 19.000 mujeres de mediana edad, aquellas que consumían al menos una poción diaria de leche o queso entero aumentaron menos kilogramos en los nueve meses siguientes que las mujeres que ingerían esos alimentos con menos frecuencia.

El rol potencial de los lácteos en el control del peso obtuvo mucha atención después de que algunos estudios recientes sugirieron que la leche, el yogur y otros alimentos lácteos ayudarían a regular la grasa corporal.

No obstante, ese beneficio aun no está claro, ya que otro estudio no logró demostrar los beneficios lácteos en el tamaño de la cintura.

Es probable que los nuevos resultados, publicados en American Journal of Clinical Nutrition, todavía no logren aclarar la confusión.

Por un lado, sólo la leche entera, y no la descremada, brindó protección contra el aumento de peso. Por otro, el beneficio se registró sólo en las mujeres con peso normal al inicio del estudio.

Siempre es posible que la relación entre el consumo de productos lácteos y el aumento de peso no demuestre una acción directa de esos alimentos, indicó la doctora Magdalena Rosell, investigadora del Instituto Karolinska en Estocolmo y autora principal del estudio.

Los hábitos alimentarios pueden ser un indicador del estilo de vida y las mujeres que eligieron la leche entera pudieron tener otras costumbres que las ayudaran a controlar el peso, dijo Rosell a Reuters Health.

Según la especialista, también es probable que las mujeres que habían comenzado a aumentar de peso optaran por tomar leche descremada, lo que convierte a la leche en un “indicador”, pero no una causa, del aumento de peso.

Los resultados surgen de los datos de 19.352 mujeres de 40 a 55 años que respondieron sobre la alimentación, el peso y otros factores al inicio del estudio y nueve años después.

Las mujeres que dijeron que habían consumido leche o queso entero al menos una vez por día durante el estudio eran menos propensas a registrar un aumento de peso significativo, definido como el alza de 0,90 kilos o más por año.

Una teoría de por qué se relaciona a los productos lácteos con un menor peso corporal sostiene que el calcio ayuda a regular las grasas, aunque varios estudios la rechazan.

Los nuevos resultados agregan dudas, ya que la leche descremada no demostró tener ningún efecto positivo en el peso corporal.

Para Rosell, es posible que el tipo de grasa presente en los lácteos llamado ácido linoleico conjugado o ALC, ayude a controlar el peso.

Sin embargo, aun no existe evidencia suficiente que respalde esa idea, agregó la experta. En este momento, según Rosell, no existe motivo para que la gente no siga el consejo de elegir productos lácteos descremados y con menor contenido de grasas saturadas, las cuales taponan las arterias.

“A partir de lo que sabemos hoy en día, no veo motivos para cambiar la recomendación”, concluyó la investigadora.

American Journal of Clinical Nutrition,