Base de Datos ayuda a evaluar el Riesgo de Cáncer de Mama

Si desea aprender más sobre los factores de riesgo del cáncer de mama, como la obesidad, los contaminantes o fumar, una base de datos puede guiarle a la evidencia disponible que confirma o deniega tal asociación.

“El cáncer de mama es multifactorial. Sería poco común que haya un solo compuesto químico del ambiente que por sí mismo sea suficiente para causar un aumento en el cáncer de mama”, subrayó el Dr. Robert Schneider, codirector de investigación de cáncer de mama de la Facultad de medicina de la Universidad de Nueva York, en esa ciudad.

“En muchos casos, el aumento en el riesgo de cáncer de mama es bastante pequeño, y todavía no sabemos cómo cada factor afecta el riesgo de la enfermedad”, dijo, explicando que es similar a un rompecabezas. “Necesitamos saber cómo encajan todas las piezas, y esta base de datos comienza a ayudarnos a evaluar parte de eso”.

La base de datos, un proyecto conjunto de la organización Susan G. Komen for the Cure y el proyecto Revisión de la Ciencia de los Factores Ambientales y el Cáncer de Mama liderado por el Instituto de Silent Spring, incluye información sobre 216 sustancias químicas, dieta, tabaquismo, actividad física y peso que podrían tener que ver en el desarrollo del cáncer de mama.

Menos de cien sustancias químicas han sido identificadas como carcinógenos humanos por la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer. Sin embargo, eso no significa que todos los demás compuestos químicos sean seguros, solamente que no han sido evaluados. Y se calcula que 80,000 sustancias químicas han sido registradas para uso comercial en los EE. UU. según el estudio de la base de datos, que fue publicado en una edición reciente de la revista Cancer.

Aunque se han asociado muchos factores con el cáncer de mama, Schneider dijo que sus tres principales incluirían a la sustancia química bisfenol A, la exposición a la radiación por los escáneres de TC, y el retraso en el primer embarazo.

El bisfenol A (BPA) es un compuesto químico estrogénico que se encuentra en muchos plásticos policarbonatos (el plástico claro y duro), tales como biberones, botellas de agua reusables, contenedores para guardar comida, latas de comida y tuberías de agua, según el Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental. Aunque ningún estudio en humanos han confirmado una asociación con el cáncer de mama, un estudio llevado a cabo en ratones sugiere que podría haber una relación. Sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. dijo que la agencia opinaba que había “márgenes adecuados de seguridad” para la sustancia química en las cantidades en que generalmente se usa.

“No sabemos qué constituye un nivel aceptable”, apuntó Schneider, quien preferiría ser más bien cauto y limitar la exposición al BPA, sobre todo en bebés y niñas jóvenes.

Schneider dijo que otro factor preocupante es la cantidad de radiación a la que la gente se expone por problemas rutinarios de salud, sobre todo de los escáneres por TC.

Aunque el último factor de riesgo de los tres principales de Schneider (el retraso en el primer embarazo) no es uno que la gente probablemente cambie, subrayó que es importante estar consciente del mismo. “En una sociedad moderna, es extremadamente difícil quedar embarazada antes de los 20, cuando sería bastante protector”, señaló Schneider.

El Dr. Jay Brooks es presidente de hematología y oncología en el Ochsner Health System en Baton Rouge, Luisiana. Apuntó que “cuando se ven los factores ambientales y químicos, hay que recordar que vivimos en un mar químico, y tales sustancias han hecho nuestras vidas mucho más agradables, y es difícil saber exactamente lo que cada riesgo individual hace”.

“Aconsejo a mis pacientes intentar controlar las cosas sobre las cuales se tienen un buen control. El peso es un tremendo problema en el cáncer de mama, al igual que el uso combinado de estrógeno y progesterona tras la menopausia”, añadió.

Brooks dijo que el peso extra es un factor de riesgo que muchas mujeres subestiman, pero tener sobrepeso aumenta el riesgo claramente. Y apuntó que la terapia de estrógeno solo usado para aliviar los síntomas menopáusicos no parece aumentar el riesgo igual que la combinación de estrógeno y progesterona.

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!