Acido Fólico y otras Vitaminas del Complejo B no ayudan a prevenir el Cáncer

Tomar ácido fólico u otros complementos de vitaminas del complejo B no reduce el riesgo de cáncer, según muestra una nueva investigación.

Sin embargo, la buena noticia es que tampoco aumenta el riesgo, de acuerdo con el estudio, que aparece en la edición del 5 de noviembre de la revista Journal of the American Medical Association.

“En las mujeres en riesgo de enfermedades cardiovasculares, encontramos que el ácido fólico y las vitaminas B6 y B12 no tenían efectos beneficiosos ni perjudiciales sobre el riesgo de cáncer invasivo o cáncer de mama”, señaló la autora del estudio, la Dra. Shumin Zhang, profesora asociada de medicina en el Hospital Brigham and Women’s y la Facultad de medicina de Harvard en Boston.

Debido a que se ha demostrado que los niveles adecuados de ácido fólico en las mujeres previenen efectos congénitos serios, el gobierno ha ordenado que los cereales y los panes sean enriquecidos con ácido fólico desde enero de 1998, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

Además, cerca de un tercio de los adultos de EE. UU. toman un multivitamínico diario que contiene ácido fólico y vitaminas B6 y B12, de acuerdo con el estudio. Algunos estudios han sugerido que los complementos de estos nutrientes podrían proteger contra el cáncer, aunque los resultados han sido inconsistentes, de acuerdo con la información de fondo del estudio.

Un estudio incluso sugirió que dichos complementos podrían elevar el riesgo de cáncer.

Para abordar estas preocupaciones, Zhang y colegas revisaron los datos de 5,442 mujeres que participaron en el Estudio cardiovascular de ácido fólico y antioxidantes en mujeres. Todas las mujeres tenían más de 42 años y una enfermedad cardiaca preexistente, o bien tres o más factores de riesgo para la enfermedad cardiaca.

Las participantes del estudio fueron asignadas de manera aleatoria para recibir un complemento que contenía 2.5 miligramos (mg) de ácido fólico, 50 mg de vitamina B6 y 1 mg de vitamina B12, o un placebo. El estudio duró 7.3 años, desde abril de 1998 hasta julio de 2005.

Durante ese tiempo, 379 mujeres desarrollaron cáncer invasivo, 187 en el grupo de tratamiento activo y 192 en el grupo de placebo. De las mujeres que desarrollaron cáncer, 154 desarrollaron cáncer de mama (70 en el grupo de tratamiento activo y 84 en el grupo de placebo). Ninguna de estas diferencias fue estadísticamente significativa.

Sin embargo, cuando los investigadores agruparon los datos por edad, observaron que el tratamiento con complementos parecía tener un efecto protector en las mujeres de más de 65 años. Zhan agregó que esto podría deberse a que las mujeres mayores tienen generalmente una mayor necesidad de estos nutrientes. Aunque también señaló que estos resultados deberían “interpretarse con cautela”, porque el estudio no fue diseñado para analizar las diferencias por edad. “Es un punto que amerita estudiarse más a fondo”, destacó.

Victoria Stevens, directora estratégica de servicios de laboratorio de la American Cancer Society, estuvo de acuerdo. “El estudio sugirió un efecto protector en mujeres mayores al que creo se le debería hacer seguimiento”, apuntó Stevens.

El punto principal, de acuerdo con Stevens, es que “los complementos no son una fórmula mágica” en la prevención del cáncer.

“Existen razones realmente buenas para que las mujeres tomen ácido fólico, sobre todo si piensan tener un hijo, pero hay evidencia concluyente de que esto puede reducir los defectos congénitos. Sin embargo, para las mujeres promedio en términos del riesgo del cáncer, el ácido fólico y las vitaminas del complejo B no parecen incrementar ni reducir ese riesgo”, apuntó Zhang.

HealthDay

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!