Columnista Invitado: Quimoprevención y Cáncer de Próstata

Felipe Gómez J.
Urólogo. Miembro de número

Felipe Gómez J.La quimoprevención se define como “el uso de agentes farmacológicos que puedan prevenir, detener o revertir la carcinogénesis en sus etapas más tempranas”. Buscando este objetivo, es que los médicos y pacientes han volcado su interés en el tema, que sin duda alguna es atractivo.

Las lesiones malignas son de origen multifactorial. En la origen y desarrollo de estas es atribuido factores tales como la genética, la inflamación, infecciones virales, agentes cancerígenos, medios físicos como la radiación, y el estilo de vida del individuo.

Algunos de estos factores tales como la genética son inevitables, pero otros como el estilo de vida y los agentes cancerígenos claramente lo son. En nuestra práctica diaria damos estas recomendaciones de manera cotidiana. Siendo un ejemplo clásico el suspender el consumo de tabaco en pacientes con cáncer la vejiga.

Entre los agentes que han sido estudiados como útiles en la quimoprevención están anti hormonales, anti oxidantes, anti inflamatorios, agentes fotoquímicos, la dieta y el balance de energético del paciente.

En particular el cáncer de la próstata es un modelo ideal para este tipo de intervención dada la alta prevalencia en la población general, y en el hecho bien documentado del aumento del riesgo relativo que tienen de padecer la enfermedad los hombres que tienen pariente en primer grado de consanguinidad con cáncer la de próstata, en es este grupo son de mayor riesgo aquellos en que los familiares han padecido la enfermedad antes de los 60 años.

Siendo el desarrollo del cáncer de la próstata muy lento, las medidas encaminadas a modificar los factores de riesgo deben ser instituidas a tempranas edades, y los agentes utilizados en esta quimoprevención deben ser poco tóxicos y de bajo costo ya que deben ser utilizados por largos periodos de tiempo.

Existen otros escenarios en los cuales se puede implementar esta estrategia como son:

Pacientes con PSA elevado y biopsias negativas, pacientes en los cuales se halló un PIN de alto grado en biopsias previas, hombres mayores con enfermedad localizada de muy buen pronóstico que van a ser sometidos a observación. Todos estos escenarios pueden ser terreno en el cual las estrategias de quimoprevención pueden ser de utilidad, ya no disminuyendo el riesgo de padecer la enfermedad, sino modificando el curso de esta desde sus etapas más tempranas.

Hay estudios bien conducidos como el PCPT, en que se utilizó el finasteride, logrando disminuir la prevalencia del cáncer de la próstata en un 25%, datos que han sido sometidos a múltiples análisis, pero que demuestran la utilidad de una medida terapéutica de quimoprevención en lograr un objetivo.

En cuanto al Selenio, en un estudio encaminado a evaluar la concentración de este elemento en pacientes con Ca de piel, y la administración de 200 mcg de Selenio se hallo una reducción del 63% en el riesgo de padecer el cáncer de la próstata.

La vitamina E, los hallazgos en un estudio llevado a cabo en Finlandia mostró una reducción del 35% en el riesgo de cáncer de la próstata.

En el momento se está corriendo un estudio llamado SELECT que pretende evaluar la respuesta a la administración del Vitamina E 400 mg y Selenio 200 meq día, los datos de este estudio solo estarán disponibles para el año 2013.

Los Licopenes:

Que son potentes antioxidantes hallados en los tomates, en estudios animales demostraron el no ser igual la administración del lipocopene puro, con la de polvo de tomate completo al evaluar la evolución de cáncer de la próstata en este grupo de animales de experimentación.

Esto hace pensar que, al utilizar una determinada sustancia aislada de un producto vegetal, podemos estar omitiendo los otros elementos naturales propio de los múltiples que se presentan en la forma natural y que seguramente interactúan para lograr las características buscadas.

En nuestra especialidad se ha observado desde hace muchos años la diferencia en la prevalecía y muerte por cáncer de la próstata que se es evidente entre las poblaciones orientales y el mundo occidental. La mortalidad por esta lesión en 9 veces mayor en población de raza negra en los Estados Unidos que en hombres en el Japón, y es aún más interesante ver qué ocurre con las poblaciones orientales que incorporan en su régimen de vida la dieta occidental. Esta observación es aun aparente en otras poblaciones genéticamente disímiles como son la población de la Europa mediterránea y la de los países escandinavos.

En estos ejemplos parece ser que el régimen de vida, y aún más la dieta que acostumbran puede de alguna manera estar influyendo en la prevalecía del Cáncer de la próstata y la progresión del mismo.

Existen otros factores asociados al estilo de vida que parecen estar influyendo en mortalidad secundaria al carcinoma de la próstata como son, el índice de masa corporal en que se demostrado en estudios poblacionales como la mortalidad por la enfermedad es mayor en cuanto mayor sea el índice de masa corporal.

Hasta no hace mucho:

No se tenia identificado que el estilo de vida podía de alguna manera influir en la aparición y el desarrollo de las lesiones malignas.

El sobrepeso parece ser un factor deletéreo, y es mas pacientes con sobre peso tienden a llevar un régimen de vida alejado de hábitos «sanos» como son el ejercicio, consumo de sustancias de origen vegetal y tienden a utilizar menos suplementos con antioxidantes y vitaminas La actividad física también ha sido asociada como un factor protector en la aparición de la lesión.

Las estatinas pueden reducir la prevalencia del cáncer de la próstata por mecanismo que aún no están bien definidos, pero estos pueden tener que ver con el proceso oxidativo asociado a la hiperlipidemia.

Diferencias en dieta y estilo de vida entre población oriental y occidental

Occidental
Oriental
Sedentarismo
Alto consumo de calorías
Consumo Alto grasa animal
Alto consumo carnes rojas
Bajo consumo de vegetales
Bajo consumo de pescados
Menos sedentarismo
Bajo consumo calórico
Consumo bajo de grasa animal
Bajo consumo carnes rojas
Alto consumo de vegetales
Alto consumo de pescados
Té verde
Soya

En cuanto a la dieta, factores tales como el consumo de carnes rojas en especial muy hechas. El consumo de vegetales crucíferos tales como el brócoli la coliflor o las repollitas de Bruselas, la ingesta de isoflavonoides como son la soya y otros fitoestrógenos. El consumo de aceites de pescado ricos en Omega3. Lla utilización de antioxidantes y aun los niveles bajos de colesterol son todos factores que parecen ser protectores de esta enfermedad.

Siendo sencillo sugerir el cambio de régimen de vida como una medida complementaria a los pacientes con alto riesgo de padecer la enfermedad, suena lógico el hacerlo.

Es más, si se mira que están haciendo los pacientes por su cuenta en este aspecto. Nos podemos sorprender de cómo ellos están recurriendo a estas medidas terapéuticas como parte de su manejo del cáncer de la próstata.

En la base de datos del CaPSURE:

Una tercera parte de los que respondieron a la encuesta orientada a investigar la utilización de medicina complementaria y alternativa reportaron estando usando. De estos el 26% utilizaban vitaminas y suplementos minerales, 16% productos de origen herbarios y 13% antioxidantes.

Estas recomendaciones son en el mejor de los casos sanas y pueden no solo modificar la aparición y desarrollo de la enfermedad. Sino llegar a prevenir otras como son la enfermedad cardiovascular que en últimas puede ser nocivas para la salud de estos hombres.

Se ha de tener presente, que aquellos individuos que siguen dietas sanas. Por lo general más consientes en la necesidad de modificar los regímenes de vida tales como la actividad física y los controles médicos. Todos estos factores aunados pueden en últimas ser la razón por la cual la evolución de este grupo de pacientes es diferente.

En la literatura actual, hay múltiples artículos tratando este tema. Considero que es responsabilidad del Urólogo adquirir la información para sí poder orientar a nuestros pacientes en las opciones actuales, que ellos mismos están solicitando.

Ver más Revistas de Urología

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!