Evaluación del Manejo de los Sistemas de Drenaje Torácico, Material y Métodos

Tipo de investigación: Estudio descriptivo explicatorio.

Lugar del estudio: En la Fundación Santa Fe de Bogotá y en el Hospital Santa Clara de Bogotá.

En la Fundación Santa Fe de Bogotá (FSFB) se colocan aproximadamente 250 tubos de tórax al año, y en los últimos dos años hemos cambiado los sistemas de drenaje por un sistema sellado de 3 cámaras, desechable, que consideramos además con succión central permanente. En el Hospital Santa Clara de Bogotá se colocan aproximadamente 400 tubos de tórax al año se utiliza un sistema de drenaje de dos frascos y se conecta a succión permanente.

Período de estudio: Enero a diciembre de 1997.

Criterios de Inclusión: Todos los pacientes a quienes se les colocó tubo de drenaje a tórax en la cavidad pleural, por hemotórax, neumotórax, quilotórax, derrame pleural, empiema, o como complemento de cirugía torácico.

Criterios de exclusión: Se excluyeron los pacientes que ingresaban a FSFB y HSC provenientes de otra institución, con tubo a tórax.

Recolección de datos: Sobre la base de un formato (instrumento de recolección) obtuvimos todos los siguientes datos: Indicaciones para la colocación del tubo de tórax, enfermedades asociadas que se pudiesen convertir en factores de riesgo para el paciente, tiempo de evolución de la entidad que indicó el drenaje, otros factores relacionados con el trauma, lugar del hospital donde se colocó el tubo, tipo de tubo de tórax utilizado. Sistema de drenaje empleado, utilización de succión, porcentaje de casos en que se utilizaron antibióticos profilácticos y clase de antibióticos utilizados, tipo de analgesia empleada, condiciones que determinaron el retiro del tubo de drenaje, tiempo de permanencia del tubo y complicaciones.

Estos datos fueron recolectados por los investigadores en cada uno de estos dos hospitales.

Análisis de datos: Se procesó en un paquete estadístico SPSS+PC para Windows. Las gráficas se hicieron en el paquete graficador Harvard Graphics.

Resultados

Las edades fluctuaron desde 1 hasta 75 años. De 200 pacientes a quienes se les colocaron tubos de tórax, 132 fueron atendidos en la Fundación Santa Fe de Bogotá y 68 en el Hospital Santa Clara, 130 hombres y 70 mujeres.

Indicaciones del procedimiento: En 126 intervenciones quirúrgicas, 30 neumotórax, 23 derrames pleurales, 9 empiemas, 5 hemoneumotórax, 5 hemotórax, 1 neumomediastino y 1 quilotórax (figura 1)

Indicaciones para colocación del tubo del tórax.

Figura No 1. Indicaciones para colocación del tubo del tórax.

De los 200 pacientes, 49 presentaban condiciones que causan inmunocompromiso, distribuidos así: 34 cáncer, 9 recibían corticoides, 4 eran diabéticos y dos inmunosupresores.

Lugar del procedimiento: 130 en sala de cirugía, 39 en sala de urgencias, 19 en las unidades de cuidado intensivo. 7 en habitación del paciente, 5 en otros lugares (sala de procedimientos).

Los tubos fueron colocados: 133 por un cirujano de tórax, 31 por cirujano generales, 18 por residentes de cirugía, 7 por neumólogos, 1 por medico general y 10 por otros profesionales médicos.

En 150 pacientes se utilizaron antibióticos profilácticos, en 140 de ellos cefalosporina de primera generación cumpliendo el protocolo establecido en salas de cirugía y en 10 pacientes otros antibióticos fuera del protocolo.

50 pacientes tenían antibióticos como parte del tratamiento que venían recibiendo (figura No. 2)

Profilaxis antibiótica

Figura No. 2 Profilaxis antibiótica

En 197 pacientes se utilizaron analgésicos. Los 3 que no recibieron tenían trauma craneoencefálico con pérdida del conocimiento. De los 197 pacientes a 63 se les colocó catétes peridural, 27 recibieron analgesia controlada por el paciente (PCA), 33 recibieron opiáceos (morfina y meperidina). Los analgésicos comunes se utilizaron en 146, en algunos de ellos como única terapia y en otros como continuación de la analgesia peridural, del PCA o de los opiáceos. Estos analgésicos comunes fueron: acetaminofen, AINES, dipirona y acetaminofén más codeína.

Aplicaciones del tubo de tórax: Región anteroletral del tórax n 136, quinto espacio intercostal en línea axilar anterior en 57 y “sitios exóticos” en 3.

La clase de tubos colocados fueron: 197 de cloruro de polivinil y 3 de silastic.

En 132 pacientes se utilizaron sistemas desechables de drenaje del tórax, en 67.trampas de agua en frascos de vidrio y en 1, un sistema de drenaje torácico tipo “Gomco”.

Succión En 175 pacientes se utilizó succión .

Causas de retiro de tórax: En 150 pacientes se obtuvo reexpansión clínica y ausencia de drenaje; en 28 reexpansión clínica y ausencia de drenaje; en 4 retiro accidental y en 18 pacientes, otras causas como cirugía mayor o muerte.

Tiempo de duración: fue variable dependido de la entidad que estableció su indicación 8 TABLA No. 2)

Tabla No. 2 Tiempo de duración del tubo a tórax.

Hora#
<489
48-7265
72-12061
120-18043
18022
TOTAL200

Conclusiones

  1. Se cumplieron en todos los casos las indicaciones para la colocación de tubos, a saber, complemento de la cirugía de tórax para drenar derrames, hemotórax, neumotórax, empiemas y quilotórax.
  2. En 2 pacientes con diabetes asociada se presentó infección de la cavidad pleural después de colocado el tubo de tórax.
  3. A la mayoría (163) se les colocó el tubo en las primeras 24 horas de diagnosticada la enfermedad.
  4. En 20 la indicación de drenaje fue por colección secundaria a trauma cerrado y en 9 a trauma abierto. Las complicaciones no se relacionaron con el tipo de trauma.
  5. La mayoría de los tubos se colocaron en salas de cirugía. No se relacionó el lugar con las complicaciones.
  6. No hubo diferencias en cuanto a morbilidad asociada con el médico que colocó el drenaje, tal vez porque los médicos en entrenamiento tienen supervisión directa del docente.
  7. El mejor sitio para la colocación de tubo es la región anterolateral del tórax por facilidad, técnica y comodidad del paciente.
  8. La mayoría de los tubos colocados fueron de polivinil, que son de excelente calidad.
  9. Los mejores sistemas de drenaje son los desechables, por facilidad para contabilizar el drenaje, la seguridad y facilidad para el transporte del paciente.
  10. Cuando se utiliza succión las colecciones se drenan más rápidamente.
  11. No podemos asegurar la necesidad de aplicación de antibióticos profilácticos.
  12. El mejor tipo de analgesia fue la controlada por el paciente PCA.
  13. Se cumplieron las condiciones básicas para retiro del tubo. No drenaje y ausencia se colecciones intrapleurales.
  14. El tiempo de permanencia del tubo está relacionada con la entidad que indicó su colocación. Los más prolongadas fueron los empiemas.
  15. Las complicaciones que se presentaron, en la mayoría obedecieron a errores técnicos (filtraciones alrededor del tubo) y deficiente cuidado (desplazamiento del tubo, salida de la cavidad pleural).

En general estas complicaciones no afectaron la evolución del paciente y no fueron graves.

Bibliografia 

  1. Boysen PG. perioperative Management of theThoracotomy Patient. Clinics in Chest Med. 1993;14: 321.333.
  2. Chan L, Reilly KM, Henderson C, Kahn F, Salluzo R. iiriel Reports. Complications Rates al tube thoracostom. American Joumal al Emergency Medicine. 1997;15:1-6.
  3. Enerson DM, McIntyre J. A Comparative Study of the Phisiology and Physics al Pleural Dránage Systems. Journal of Thoracic and Cardiovascular Surgery. 1966;52: 40-6.
  4. Etoch SW, Bar-Natan Mn Miller FB, Richarson JD. Tube Thoracostomy Factors Related to Complications. Arch. Surg, 1995;130: 521-6.
  5. Fallon WF, Wears RL. Prophylactic Antibiotics for the Prevention of Infectious Complications Including Empyema Following Tube Thoracostomy for Trauma:                Results of Meta-Analysis. The Journal of Trauma. 1992;33:11 o-7,
  6. Francis L, Olak J. Anatomy and Physiology of the Plural Space. Chest Surgery Clinics of North America, 1994;4: 391-403.
  7. Fishmann NH. The Pleural Space. In : Fishmann N-H- Eds. Thoracic Drainage: A Manual of Procedures Chicago.Year Book Medical Publishers [nc, 1983: 3-97
  8. Guzmán ( Aguirre F, Ramírez JC, Camacho E Empiema Pleural. Revista Colombiana de Cirugía, 1991;6: 56-64.
  9. lberty TJ. Stern PhM. Chest Tube Thoracostomy, Critical.    Care, 1992;8:4: 879-95.
  10. Kshettry VR, Bolman M. Chest Trauma: Assessment Diagnosis and Management. Clinics in Chest Medicine 1994;lsi 137-46.
  11. López R, Camacho ( Russi H, Brieva J. Morbilidad y mortalidad en Cirugía Torácica no Cardíaca. Experiencia en el Hospital Santa Clara de Bogotá. Revista Colombiana de Cirugía, 1994;9: 239-50.
  12. Lubenaw TR, Penfield Faber L. Post-Thoracotomy Analgesia. Chest Surgery Clinics of North America. 1992;2: 721-43.
  13. Matuk A, Daes J. Drenaje Torácico. Manual de Drenaje Torácico. Sistema implantado en el Hospital San Ignacio de Bogotá. Cirugía. 1988;3: 33-48.
  14. Miller KS, Suhn SA. Chest Tubes. lndications, Technique, Management and Complications. Chest. 1987;91: 258- 64.
  15. Munnel ER, Thomas EK. Current Concepts in Thoracic Drainage Systems. The Annals of Thoracic Surgery.1975;19: 261-268.
  16. Nichols RL, Smith JW, Muzik AG, Love EJ, Mcswain NE, Timberlake G, Flint L-M- Preventive Antibiotic Usage in Traumatic Thoracic Injuries Requering Closed Tube Thoracostomy. Chest. 1994;106: 1493-8.
  17. Patiño JF, Arroyo S. Guía para drenaje y Succión Pleural. Tribuna Médica 1994;89: 165-70.
  18. Roe BB. Physiologic Pñnciples of Dránage of tire Pleurá Space with Speciá Reference to High Flow. High Vacuum Suction. The American Joumal of Surgery. 1958;96: 246- 53.
  19. Trunkey DD: Thoracic Trauma. In: Trunkey DD. Lewis FR (eds): Current Therapy of Trauma. Si Louis. Mosby 1984:85.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!