Terapia No Hormonal, Recomendaciones para el Manejo del Climaterio

Calcio:

Basados en la evidencia epidemiológica existente, se recomienda la ingesta de 1000 mg de calcio elemental por día, para las mujeres entre los 25 y 50 años de edad y para aquellas mujeres postmenopáusicas que reciben terapia de reemplazo de sustitución; las que no reciban dicha terapia hormonal deberán ingerir 1.500 mg al día.

A esta dosis total de calcio se deberá llegar a través de la ingesta de alimentos ricos en calcio tales como los derivados lácteos. Alimentos fortificados con calcio o suplementos de calcio constituyen una medicina adicional, con la cual se puede lograr este objetivo en personas que no alcanzan los requerimientos con la alimentación convencional.

Una adecuada ingesta de calcio ha demostrado reducir la pérdida ósea y la incidencia de osteoporosis en mujeres posrtmenopáusicas.

Algunos estudios sugieren igualmente que como consecuencia de esta menor pérdida ósea se reduce la incidencia de fracturas, hallazgos que se deberán confirmar con estudios a largo plazo.

La ingestión da calcio hasta los dos gramos al día es segura, pero cifras por encima de ella pueden llevar a complicaciones como litiasis renal e hipercalcemia.

En Colombia se encuentran disponibles cuatro tipos de sales de calcio, el fosfato, carbonato, gluconolactato y últimamente el citrato.

Vitamina D:

Con base en un nivel de evidencia epidemiológica de tipo Y, la recomendación sobre el uso de la Vitamina D o sus análogos, en la prevención de fracturas en mujeres postmenopáusicas con osteoporosis es de grado C, es decir que existe poca evidencia que sustente su indicación.

La adición de la vitamina D a la administración de calcio, lleva además a un aumento en el costo de la terapia, asociándose de otro lado a un incremento en el riesgo de efectos adversos como la hipercalcemia y litiasis renal.

Bifosfonatos:

Los bifosfonatos han venido siendo investigados desde hace dos décadas para el tratamiento de varias enfermedades relacionadas con el hueso o el metabolismo de calcio que están caracterizadas por el incremento de la resorción ósea, incluyendo la osteoporosis.

La evidencia basada en diferentes investigaciones ha demostrado que todos los bifosfonatos hasta ahora conocidos y empleados, probablemente el más recomendado y de elección sea el alendronato sódico, por su potente inhibición de la resorción ósea, reducción de los marcadores de remodelado óseo e incremento significativo de l densidad mineral ósea total, a nivel de la columna lumbar y la cadera. Es bien tolerado a dosis ya establecidas de 10 mg al día en ayunas y con abundante ingesta de agua (6 onzas).

A diferencia de otros bifosfonatos como el etidronato, el alendronato además de inhibir la resorción ósea no afecta la mineralización, con el consiguiente menor riesgo de osteomalacia. Se desconocen sin embargo los efectos de su uso a largo plazo.

Existen estudios que demuestran disminución del riesgo de fracturas con el empleo del alendronato, pero se requiere aún de un mayor número de ensayos prospectivos y aleatorizados que confirmen este efecto benéfico. No existe por otra parte evidencia epidemiológica que justifique el uso simultáneo de THS y otro agente antiresortivo.

El empleo del alendronato está limitado a las pacientes postmenopáusicas que tienen contraindicaciones absoluta para recibir THS o para aquellas que no desean tomarla.

La recomendación para la utilización de los bifosfonatos en osteoporosis en mujeres postmenopáusicas es de grado B, sustentada en estudios con evidencia epidemiológica de tipo II.

Calcitonina:

Otro fármaco antiresortivo es la calcitonina, que sabemos actúa por varios mecanismos en la que se evidencia en la disminución de la fosfatasa alcalina sérica y de la hidroxiprolina urinaria. Con ello, se reduce el número de fracturas vertebrales y por sus efectos analgésicos, produce también reducción del dolor lumbar, acelerando la calcificación de fracturas recientes.

La dosis utilizada son 50 unidades/día, durante 10 días cada mes. Se recomienda asociar 1 g/día de calcio como suplemento.

Su uso se encuentra reservado al igual que el alendronato a las pacientes que tienen contraindicación para recibir THS o no desean tomarla, siendo además una limitante adicional su costo y vía de administración (intranasal o subcutánea).

Fluoruro sódico:

La mayor experiencia se ha encontrado con al administración en dosis de 40-80 mg/día, con las cuales aumenta la densidad del hueso trabecular, aunque no la del hueso cortical. La administración simultánea de calcio minimiza los efectos de mineralización que han sido descritos, así como alteraciones del sistema hematopoyético o articular.

Aunque el hueso tratado con fluoruro puede ser menos denso que un hueso normal, el aumento sustancial de la masa de hueso trabecular tras la terapéutica, permite un aumento neto de la fortaleza ósea y la reducción de la ocurrencia en nuevas fracturas.

Tradicionalmente, se ha considerado al fluoruro como relativamente tóxico, más o menos el 30% de las pacientes pueden tener síntomas gastrointestinales y un 10% dolores en extremidades inferiores. Como su margen de seguridad es pequeño, las nuevas presentaciones que se encuentran en desarrollo son de liberación lenta y de menor biodisponibilidad, lo cual le proporcionaría un uso más seguro.

Conclusión:

La evidencia epidemiológica demuestra que la terapia hormonal de suplencia se asocia con un efecto benéfico sobre el riesgo de osteoporosis y fracturas postmenopáusicas, con una reducción aparente del riesgo de enfermedad coronaria. Es igualmente eficaz en la prevención y tratamiento de la atrofia genital y del síndrome uretral con un efecto favorable sobre la sintomatología del síndrome climatérico.

La indicación principal no debe ser por lo tanto únicamente la de prevenir los síntomas climatéricos, sino evitar las patologías derivadas del déficit estrogénico a mediano y largo plazo arriba mencionadas.

Otra indicación claramente establecida de la THS es la menopausia prematura (falla ovárica prematura) y la de origen quirúrgico por ooforectomía bilateral.

En las pacientes con osteoporosis y riesgo aumentado de fracturas que no desean la THR o ella está contraindicada quedan como alternativas los bifosfanatos o la calcitonina.

Si tratáramos de encontrar la paciente ideal a quien formular la THS, ésta sería la paciente histerectomizada con factores de riesgo para osteoporosis o enfermedad coronaria isquémica, sin embargo, con el debido seguimiento y ajustándonos a la sindicaciones y contraindicaciones de la THS, la mayoría de las mujeres postmenopáusicas sanas se verán beneficiadas con esta terapia.

El manejo integral de la menopausia debe ser multidisciplinario involucrando medidas preventivas, educativas y terapéuticas tanto hormonales como no hormonales que se traduzcan en una mejor calidad de vida para este grupo de mujeres.

Ver más Revistas de Menopausia, CLICK AQUÍ

Bibliografía

  • 1. Grady D, Rubin SM, Petitti D, Fox S et al. Hormone therapy to prevent disease and prolong life in postmenopausal women. Ann Intern Med 1992; 117(12): 1016-1033.
  • . Udoff L, Langenberg P, Adashi EY. Combined continuos hormone replacement therapy: A critical review. Obstet Gynecol 1995; 86(2): 306-316.
  • 3. Lindsay R, Bush T, Grady D, Speroff L, Lobo R. Rtherapeutic Controversy. Estrogen replacement in menopause. J Clin Endocrinol Metab 1996; 81(11): 3829-3838.
  • 4. Hammond Ch. Menopause and hormone replacement therapy: An overiew. Obstet Gynecol 1996; 87(2): 2s-15s.
  • 5. Hemminki E, Sihvo S.A. review of postmenopausal hormone therapy recommendations; potential for selection bias. Obstet Gynecol 1993; 82(6): 1021-1028.
  • 6. Tosteson AN, Weinstein MC, Schiff I. Cost-effectiveness analysis of hormone replacement therapy. In: Lobo RA de. Treatment of the Postemnopausal Woman: Basic and Clinical Ascpects. New York: Raven Press, Ltd. 1994; 40: 405-412.
  • 7. Feldman S, Berkowitz RS, Tosteson AN. Cost-effectiveness of estrategies to evaluate postmenopausal bleeding. Obstet Gynecol 1993; 81(6): 968-975.
  • 8. Lupulescu A. Estrogen use and cancer incidence: A review. Cancer Invest 1995; 13(3): 287-295.
  • 9. Speroff L. Postmenopausal hormone therapy and breast cancer. Obstet Gynecol 1996; 87(2): 44s-54s.
  • 10. Stanford JL, Weiss NS, Voigt LF et al. Combined estrogen and progestin hormone replacement therapy in relation to risk of breast cancer in middle-aged women. JAMA 1995; 274(2): 137-142.
  • 11. Colditz GA, Hankinson SE, Hunter DJ, Willett WC et al. The use of estrogen and progestins and the risk of breast cancer in postmenopausal women. N Engl J Med 1955; 332(24): 1589-1593.
  • 12. Bush TL, Barret-Connor E, Cowan LD, Criqui MH et al. Cardiovascular mortality and noncontraceptive use of estrogen in women: Results from the lipid research clinics program follow-up study. Circulation 1987; 75(6): 1102-1109.
  • 13. Henderson BE, Paganini-Hill A, Ross RK. Decreased mortality in users of estrogen replacement therapy. Arch Intern Med 1991; 151: 75-78.
  • 14. Stampfer MJ, Conditz GA, Willet WC, Manson JE et al. Postmenopausal estrogen therapy and cardiovascular disease. Ten-year-follow-up from the Nurses Health Study. N Engl J Med 1991; 325(11): 756-762.
  • 15. Nabulsi AA, Folsom AR. White A, Patsch W et al. various cardiovascular risk factors in postmenopausal women. N Engl J Med 1993; 328(15): 1069-1075.
  • 16. Lafferty FW, Fiske ME. Postmenopausal estrogen replacement: A long – term cohort study. Am J Med 1994; 97: 66-77.
  • 17. Folson AR. McGovern PG, Nabulsi AA, Shahar E et al. Changes in plasma lipids and lipoproteins associated with starting or stopping postmenopausal hormone replacement therapy. Am Heart J 1996, 132(5): 952-958.
  • 18. Grodstein F, Stampfer MJ, Manson JE, Colditz GA et al. Postmenopausal estrogen and progestin use and the risk of cardiovascular disease. N Engl J Med 1996; 335(7): 453-461.
  • 19. The Writing Group for the PEPI Trial. Effects of estrogen or estrogen/progestin regimens on heart risk factors in postmenopausal women. JAMA 1995; 273(3): 199-208.
  • 20. Osteoporosis. National Institutes of Health Consensus Development Conference Statement 1994; 5(3).
  • 21. Consensus Development Conference: Diagnosis, prophylaxis and treatment of osteoporosis. Am J Med 1993; 94: 646-650.
  • 22. Advances in the treatment of the menopause and osteoporosis. Report of a RCOG Meeting: 18 June 1993. Br J Obstet Gynaecol 1994; 101: 170-174.
  • 23. Cauley JA, Seeley DG, Ensrud K, Ettinger B et al. Estrogen replacement therapy and fractures in older women. Ann Intern Med 1995; 122(1): 9-16.
  • 24. The Writing Group for the PEPI Trial. Effects of hormone therapy on bone mineral density. JAMA 1996; 276(17): 1389-1396.
  • 25. Reid IR, Ames RW, Evans MC, Gramble GD et al. Long-term effects of calcium supplementation on bone loss and fractures in posmenopausal women: A randomized controlled trial. Am J Med 1995; 98: 331-335.
  • 26. Optimal Calcium Intake. NIH Consens Stament 1994; 12(4): 1-31.
  • 27. Gillespie WJ, Henry DA, O’Conell DL, Robertson J. Vitamin D and Vitamin D In: analogues in the prevention of fractures in involutional and post-menopausal osteoporosis. In: Gillespie WJ, Madhock R, Swiontkowski M, Robinson CM , Murray GD (eds). Musculoskeletal Injuries Module of The Cochrane Database of Sustematic Reviews, [updated 25 november 1996). Available in the Cochrane Library (database on disk and CDROM). The Cochrane Collaboration; Issue 1. Oxford: Update Software; 1997. Update quarterly.
  • 28. Pak ChY, Sakhaee K, Adams-Huet B, Piziak V et al. Treatment of postmenopausal osteoporosis with slowrelease sodium fluoride. Final report of a randomized controlled trial. Ann Intern Med 1995; 123(6): 401-408.
  • 29. Chesnut Ch, McClung MR, Ensrud KE, Bell NH et al. Alendronate treatment of the postmenopausal osteoporosis woman: Effect of multiple dosages on bone mass and bone remodeling. Am J Med 1995; 99: 144-152.
  • 30. Adami S, Passeri Ortolani S, Broggini M et al. Effects of oral alendronate and intranasal salmon calcitonin on bone mass and biochemical markers of bone turnover in postmenopausal women with osteoporosis. Bone 1995; 17(4): 383-390.
  • 31. Liberman UA, Weiss SR, Bröll J, Minne HW et al. Effect of oral alendronate on bone mineral density and the incidence of fractures in postmenopausal osteoporosis N Engl J Med 1995; 333(22): 1437-1443.
  • 32. Black DM, Reiss TF, Nevitt MC, Cauley J et al. Design of the fracture intervention trial. Osteoporosis Int 1993; 3: s29-39.
  • 33. Kirl JK, Spangler JG. Alendronate: A Bisphosphonate for Treatment of osteoporosis. Am Fam Phys 1996; 54(6): 2053-2060.
  • 34. Giannini S, D’Angelo A, Satori L et al. Continuos and cyclical clodronate therapies and bone density in postmenopausal bone loss. Obstet Gynecol, 1996; 88: 431-436.
  • 35. Guthrie JR, Dennerstein L, Hooper JL, Burguer HG. Hot flushes, menstrual status and hormone levels in a population-based sample of midlife women. Obstet Gynecol. 1996; 88: 437-441.
  • 36. Freedman RR, Woodward S. Core body temperature during menopausal hot flushes. Fertility and Sterlity. 1996; 65: 1141-1144.
  • 37. Penotti M, Farina M, Sironi L et al. Cerebral artery blood flow in relation to age and menopausal status. Obstet Gynecol 1996; 88: 106-109.
  • 38. Mikkola T, Ranta Orpana A. Hormone replacement therapy modifies the capacity of plasma and serum to regulate prostacyclin and endothelin-1 production in human vascular endothelial cells. Fertility an Sterlity 1996; 66: 389-393.
  • 39. Rackley CE. Estrogen and coronary artery disease in postmenopausal women. Am J Med 1995; 99-117-118.
  • 40. Volterrani M, Rosano G, Coats A et al. Estrogen acutely increases peripheral blood flow in posmenopausal women. Am J Med 1995; 99: 119-122.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!