Editorial: Consensos Continentales de Terapia Hormonal

La Terapia de Reemplazo Hormonal ha dado para todo. La controversia ha permanecido desde hace 20 años cuando se comenzaron a publicar los resultados de los estudios observacionales con los resultados consistentes de aumento del riesgo para cáncer de mama y de tromboembolismo venoso y los también consistentes y ahora rebatidos resultados sobre protección cardiovascular. La controversia sigue cuando comienza a aparecer la tendencia en las publicaciones de que la terapia combinada con progestinas aumenta el riesgo de cáncer de mama cuando se compara con el uso de estrógenos solos. Un ingrediente adicional aparece cuando la tendencia de algunos de esos últimos artículos de Colditz y Schaire muestran que el tiempo de uso de TRH aumenta el riesgo por encima de 5 años de uso. No se puede escapar decir que hay estudios además que muestran cómo la supervivencia es mayor y la mortalidad menor, en usuaria de TRH que resultan con cáncer de mama Con la aparición de los estudios controlados con placebo y randomizados y con los resultados, por todos conocidos, del HERS, HERS II y WHI, la controversia se convierte en pánico de médicos y pacientes y deserción masiva de la terapia por el pánico mismo de ambos y por falta de información adecuada al médico, ya sea por falta de labor de las entidades involucradas, por mal direccionamiento de la información o por falta de tiempo y/o negligencia del profesional de salud. A su vez, la información a la comunidad de mujeres involucradas y a las próximas a hacerlo, se hace principalmente por los medios sensacionalistas de información y por el antiguo sistema de la tradición oral de persona a persona.

Lo anterior ha revivido y validado los consensos que en algunos países se hicieron, incluyendo el nuestro, que fue de los primeros y ahora los consensos continentales. En este número aparece el consenso de la FEMS (Federation of Europian Menopause Societies), a la cual la sociedad Colombiana de Menopausia es una de las adscritas y que celebró su reunión en Atenas en el mes de mayo pasado. Debo destacar lo amplio, lo concreto y lo resumido de esta actividad.

Como sabemos, la prescripción en Europa es diferente que en América y que en Asia y me imagino que en África. Además la población y los factores de riesgo también son diferentes.

Para empezar la población europea es más vieja. El promedio de edad es mayor y dentro de Europa hay diferencias entre los países. España y Alemania tienen un promedio de edad mayor que otros países del mismo continente y que EEUU y los países latinoamericanos.

Latinoamérica no se puede quedar atrás en lo de los consensos y hace algunas semanas se realizó el consenso latinoamericano, o mejor de las sociedades latinoamericanas de menopausia, en la ciudad de Salta, Argentina, la cual estuvimos representados por el presidente y el secretario de la sociedad. No tenemos los resultados, pero cuando estén listos serán publicados en nuestra revista. Lo que sí esperamos es que sean tan completos y concretos como los europeos y que tengan difusión y aplicabilidad por nuestros médicos.

En próximo congreso de la NAMS en septiembre, en Miami, vamos a tener un resultado similar a un consenso, en lo que representaría la opinión del continente norteamericano. Sólo nos falta conseguir uno similar de Asia o de parte de ella y de África para tener una visión terrícola globalizada de dónde esta parada la TRH. Si mal no recuerdo, hace unos años en la CAMS dirigida por el Dr. Notelovitz, hicimos un intento de los países centroamericanos y latinoamericanos, con la asistencia de España (o del Dr. Santiago Palacios) que resultó en un libro que la sociedad colombiana va a repartir a sus afiliados, y el mismo Dr. Notelovitz estaba preparando similar encuentro en los otros continentes mencionados.

Lo malo o lo bueno? de todos los consensos es que hay que revisarlos periódicamente, y más aún en el campo de la TRH, donde ni el nombre se ha escapado a la controversia, como lo podemos leer en el artículo publicado en este número de la Revista por los Drs. Gambacianni y Genazzanni.

Gustavo Gómez Tabarez
Editor Jefe

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!