Un grupo de medicina preventiva de US no recomienda el uso de Terapia Estrógenos-Progestinas para la prevención primaria de problemas crónicos

Menopausia al Día

Niveles de evidencia

Nivel I: Ensayo propiamente randomizado y controlado.

Nivel II-1: Bien diseñado y controlado pero sin randomización.

Nivel II-2: Estudio de corte analítico de cohorte o casos-controles, preferiblemente realizado por más de un centro o grupo de investigación.

Nivel II-3: Series múltiples con o sin intervención (p. Ej, estudios cross sectional e investigaciones sin controles); experimentos no controlados con resultados dramáticos también se incluyen en este tipo de evidencia.

Nivel III: Opiniones de autoridades respetables, basadas en experiencia clínica, estudios descriptivos y reporte de casos. Reporte del comité de expertos.

Un grupo de medicina preventiva de US no recomienda el uso de terapia estrógenos-progestinas para la prevención primaria de problemas crónicos.

US Preventive Services Task Force. Postmenopausal hormone replacement therapy for the primary prevention of chronic conditions.

Available At: www.preventiveservices.ahrq.gov

La terapia estrógenos-progestágenos (TEP) no debería usarse rutinariamente para prevenir estados crónicos en las mujeres posmenopáusicas; sin embargo, la evidencia es insuficiente para recomendar o contraindicar el uso de estrógenos solos para prevención en mujeres que han tenido histerectomía, de acuerdo con las recomendaciones de los servicios de medicina preventiva de la Task Force en EU. Las recomendaciones establecen que aunque se encontraron beneficios y peligros para la terapia de estrógenos-progestinas, los efectos dañinos superan a los beneficios en la prevención de enfermedades crónicas en la mayoría de las mujeres. Además establecen que aunque los riesgos superan los beneficios, el aumento absoluto en el riesgo asociado con la TEP es modesto. Los benéficos citados son aumento de la densidad ósea, reducción del riesgo de fractura, y reducción del riesgo de cáncer de colon. Los peligros citados incluyen aumento del riesgo de cán

cer de seno, tromboembolismo venoso, enfermedad cardíaca coronaria, accidente cerebro vascular y colelitiasis. Fue insuficiente la evidencia para determinar los efectos de la TEP en la demencia y función cognitiva, cáncer de ovario, y mortalidad en general o por cáncer de mama o enfermedad cardiovascular. La Task Force no evaluó los efectos de TEP sobre síntomas vasomotores y urogenitales. También se anota que la calidad de la evidencia en los riesgos y beneficios varía para diferentes regímenes hormonales.

Nivel de evidencia III

Comentario. Este resumen de la evidencia del uso de terapia hormonal para prevenir enfermedades crónicas es una síntesis excelente de la literatura científica actual. Se incluye en el informe una descripción de la metodología y 176 referencias. La evidencia

nes de la NAMS como se estableció en el informe del comité de la NAMS* (Rev. Col. Menop. 2002: 4:). Tanto el resumen de las evidencias como de las recomendaciones y soporte de ellas son fuentes de mucho valor.

Margery Gass, MD
Professor, Clinical Obstetrics
& Gynecology
University of Cincinnati
College of Medicine
Cincinnati, OH

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!