En el uso de TH, el tamaño de la dosis disminuyó drásticamente después de la publicación del reporte inicial del WHI

Menopausia al Día

Hormone therapy prescribing patterns in the United States. Obstet Gynecol 2004; 104: 1042-1050.

Buist Dsm, Newton Km, Miglioretti Dl Et Al.

Evidencia Nivel II-2

El número de mujeres posmenopáusicas que usaban terapia hormonal (TH), ya sea de estrógenos solos (TE) o estrógenos más progestágenos (TEP), disminuyó significativamente después de que los hallazgos del Women’s Heath Inititative, WHI, fueron liberados, de acuerdo con este estudio observacional sobre datos de prescripción en la mujeres reclutadas en organizaciones para mantener la salud (HMO). Los datos de 169.586 mujeres entre 40 y 80 años en HMO en los

Estados Unidos fueron revisados para determinar las tasas de iniciación de TH y la descontinuación antes y después de el primer informe del WHI, publicado en junio del 2002. Las tasas de uso de TH entre septiembre 1 de 1999 y junio 31de 2002 se usaron como línea de base. Estas se compararon con las tasas de uso de TH durante diciembre de 2002 (seguimiento).

Todos los productos de TE/TEP orales o transdérmicos se incluyeron.

Cinco meses después del primer reporte del WHI, el porcentaje de mujeres que usaban TEP bajó en un 46%, de 14,6% a 7,9% (seguimiento). El uso de TE bajó en un 28%, de 12,6% a 9,1%. El tamaño de la dosis de estrógenos también bajó. De base, más del 80% de las usuarias de TH recibían 0,625 mg/ día o más de estrógenos equinos conjugados (EEC) o su equivalente. Al seguimiento, aquellas aquellas que recibían 0,625 mg/día redujeron 43,7% y aquellas que recibían una dosis mayor redujeron 18,9%. En contraste, la tasa de prevalencia para aquellas que usaban dosis bajas aumentó 5,8%, aunque el número actual de usuarias fue pequeño (2.981 al seguimiento vs. más de 20.000 para dosis mayores).

Las tasas de suspensión aumentaron inicialmente, yendo de 2,5% inicialmente a 13,8% en octubre de 2002. Después se estabilizaron o disminuyeron, aunque las tasas permanecieron significativamente mayores. Esas tasas trasladadas a riesgo relativo de descontinuación de 5,53 (IC 95%, 5,30-5,75) para TEP y 2,59 (IC 95%, 2,43-2,76) para TE en octubre de 2002, y 4,74 (IC 95%, 4,51-4,98) y 2,37 (IC 95%, 2,21-2,54), respectivamente, en diciembre de 2002. Las tasas de iniciación de la terapia con TH mostraron disminución significativa al seguimiento, con riesgos relativos reducidos en un 54% para TEP (IC 95%, 0,40-0,52) y 24% para TE (IC 95%, 0,68-0,85).

Comentario. La fortaleza de este estudio es que los investigadores usaron los datos de una muestra grande de mujeres entre 40 y 80 años de los HMO en cinco sitios de Estados Unidos.

Como se indica en el resumen, hubo una caída sustancial en el número de prescripciones de TE/TEP después de la suspensión del brazo de TEP del WHI. Desafortunadamente, el brazo de TE del WHI terminó en el 2004, por lo tanto no hubo datos disponibles de este estudio. A la vez, no se incluyeron prescripciones para compuestos vaginales con estrógenos, lo cual, creo, es un error porque podría ser importante notar cómo las prácticas de prescripción cambiaron para esas formulaciones.

Como ya sabemos, la prevalencia del uso de TE/TEP antes de 2002 fue el más alto para mujeres alrededor de los 55 años. Los autores no dicen cómo esas mujeres percibieron los datos del WHI, en el cual la edad promedio fue de 63 años. Hubo un notable descenso en la dosis de estrógenos prescrita después del WHI, lo cual veo directamente relacionado con las guías de la FDA que se establecieron después del WHI, que sugirieron usar la más baja dosis posible y la duración más corta. Se afirmó que las prácticas de prescripción y los patrones de uso no cambiaron para mujeres entre 40 y 44 años, siendo esa la población que presumiblemente presumiblemente alcanza la menopausia más temprano y podría beneficiarse más del uso de hormonas.

En conclusión, el estudio presenta datos interesantes acerca del cambio del uso de TE/ TEP después de las conclusiones del estudio WHI. Sin embargo no nos dice cómo ha cambiado la situación desde que el brazo de la TE del estudio fue suspendido o que otras formulaciones hormonales y preparaciones está usando la mujer como sustituto para tratar los síntomas.

Veronica A. Ravnikar, MD
Chair, Department of Obstetrics and
Gynecology
Saint Barnabas Medical Center
Livingston, NJ
Clinical Professor of Obstetrics and
Gynecology
Mount Sinai School of Medicine
New York, NY

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!