Divertículo de Meckel en el Adulto Mayor: Tratamiento

El tratamiento del divertículo de Meckel es quirúrgico, por diverticulectomía o resección del segmento afectado del íleon 7,9. El manejo en los casos de hallazgo incidental de divertículo de Meckel asintomático, es controversial 16; algunos autores aceptan las siguientes recomendaciones: no resecar los divertículos de boca ancha, de paredes delgadas y sin adherencias; y resecar aquellos con base estrecha, de paredes delgadas, con adherencias o una longitud mayor de 2 cm, dado el mayor riesgo de complicaciones 6,9.

Discusión

El divertículo de Meckel es la anormalidad congénita más frecuente del tubo digestivo, y afecta de 1 a 4 % de la población general 9,16; por lo general, es un hallazgo incidental 17. Se trata de un verdadero divertículo si contiene todas las capas normales de la pared intestinal 9. Es más frecuente en el sexo masculino, con una proporción de 3 hombres por cada 2 mujeres. Se localiza usualmente en el borde antimesentérico de los últimos 100 cm del íleon terminal 9, aunque se ha reportado hasta los 180 cm 18. Su irrigación proviene de una rama terminal de la arteria mesentérica superior 8. Histológicamente, el divertículo de Meckel consiste en mucosa del íleon en 50 % de los casos y de tejido heterotópico en el otro 50 % 5, pudiéndose presentar tejido ectópico de cualquier parte del tubo digestivo 17, siendo más prevalente el tejido gástrico (60 %), seguido del pancreático (6 %) 5,6. Existe una nemotecnia de la “regla del 2” para recordar los detalles de esta enfermedad: “[…] tiene 2 pulgadas de longitud, se localiza a 2 pies de la válvula ileocecal, es 2 veces más frecuente en hombres que en mujeres, afecta a 2 % de la población general, 2 % de los casos son sintomáticos, y tiene 2 tipos de tejido ectópico: gástrico y pancreático […]” 5.

El divertículo de Meckel tiene una incidencia de complicaciones a largo plazo de 4,2 %, la cual disminuye con la edad 19; la edad promedio en casos sintomáticos es de 10 años 20. Se han descrito las siguientes complicaciones: sangrado gastrointestinal indoloro con hematoquecia por ulceración de tejido gástrico ectópico, la más frecuente en menores de 18 años 21; obstrucción intestinal causada por mecanismos de intususcepción, vólvulos o estenosis, la más frecuente en población adulta (hasta 40 %) 9,10,22; diverticulitis y perforación, con cuadro clínico indistinguible del de la apendicitis, que ocurren hasta en 20 % de los pacientes; neoplasias, en 0,5 a 3,2 % de los casos sintomáticos 9, y hernia de Littre estrangulada 16.

El diagnóstico preoperatorio del divertículo de Meckel es difícil 5; se ha reportado en menos del 10 % de los casos sintomáticos 7,23. El divertículo de Meckel es una entidad que, aunque poco frecuente, debe tenerse en cuenta como posibilidad diagnóstica en los casos de sangrado digestivo bajo.

Caso Clínico

Se trata de una paciente de sexo femenino de 75 años de edad, que consultó al servicio de urgencias por un cuadro clínico de un mes de evolución, consistente en hematoquecia abundante y dolor abdominal difuso de predominio en flanco y fosa iliaca derechos, caracterizado por un inicio gradual progresivo, no irradiado, de carácter sordo, constante.

Como síntomas asociados refería anorexia, vómito y deposiciones líquidas con hematoquecia, en 10 ocasiones en las últimas 24 horas. No había historia de fiebre, hematemesis, melenas, estreñimiento o síntomas urinarios. Como antecedentes, refería hipertensión arterial sistémica y enfermedad varicosa de miembros inferiores.

En el examen físico se encontró una paciente alerta, hidratada, afebril, con signos vitales dentro de los límites normales. El abdomen presentaba ruidos intestinales positivos, no había dolor a la palpación, ni signos de irritación peritoneal. En el tacto rectal se evidenciaba sangrado, sin masas en la ampolla rectal. El hemograma mostraba anemia normocítica normocrómica, con hemoglobina de 9,8 g/dl, hematocrito de 30,8 % y sin leucocitosis ni neutrofilia. La TC de abdomen con contraste reportó un engrosamiento concéntrico de la pared del íleon distal, que podría corresponder a proceso inflamatorio infiltrante (figura 1).

TC Abdominal con doble Contaste, cortes coronal, sagital y axial

La paciente fue sometida a cirugía con una impresión diagnóstica de divertículo de Meckel complicado. Se encontró un divertículo de Meckel perforado y con plastrón, a 10 cm de la válvula ileocecal (figura 2). Se practicó diverticulectomía y resección del segmento ileal comprometido, con anastomosis término lateral mediante sutura mecánica del íleon. No hubo complicaciones durante el postoperatorio, la recuperación fue completa y se dio de alta al séptimo día.

Divertículo de Meckel perforado y con plastrón

Meckel´s Divericulum in the Senior Adult Patient: A Primary Cause of Gastrointestinal Bleeding. Literature Review and Case Report

Abstract

Meckel´s diverticulum is the most common congenital malformation of the gastrointestinal tract, affecting approximately 2% of the population. It is a consequence of the inadequate closure of the viteline duct during the fifth week of gestational life. It is usually asymptomatic; however, gastrointestinal bleeding, intestinal obstruction, inflammation, perforation, neoplastic pathology or hernia incarceration (Littre´s hernia) may complicate it. It has a of 4.2% rate lifelong risk of complications, rate that decreases with age. The treatment for a symptomatic Meckel´s diverticulum is surgical. There is controversy about the surgical management incidentally detected Meckel´s diverticulum. Meckel´s diverticulum is an uncommon cause of gastrointestinal bleeding, usually affecting the pediatric population. In the adult population, the most frequent complication is intestinal obstruction caused by intussusception, volvulus or intestinal stenosis. In this article, we present a clinical case of an elder patient with gastrointestinal bleeding caused by a Meckel´s diverticulum.

Key words: Meckel diverticulum; abdominal pain; gastrointestinal hemorrhage; congenital abnormalities

Referencias

1. Arnold JF, Pellicane JV. Meckel’s diverticulum: A tenyear experience. Am Surg. 1997;63:3545.
2. Turgeon DK, Barnett JL. Meckel’s diverticulum. Am J Gastroenterol. 1990;85:77781.
3. Meckel JF. Uber die divertikel am darmkanal. Arch die Physiologie. 1809;9:42153.
4. Kuttner H. Ileus durch intussusception eines Meckelshen divertikel. Beitr Klin Chir. 1898;21:28998.
5. Kommareddy S, Roorda AK, Legha P, Lombard C, Triadafilopoulos G. An elusive cause of severe gastrointestinal bleeding. Dig Dis Sci. 2014;59:314.
6. Park JJ, Wolff BG, Tollefson MK, Walsh EE, Larson DR. Meckel diverticulum: The Mayo Clinic experience with 1476 patients (19502002). Ann Surg. 2005;241:52933.
7. Fajardo R, Cuevas V, Fuentes J. Doble divertículo de Meckel: resección por laparoscopia. Rev Colomb Cir. 2011 1;26:13842.
8. Martin JP, Connor PD, Charles K. Meckel’s diverticulum. Am Fam Physician. 2000;61:103744.
9. Yahchouchy EK, Marano AF, Etienne JC, Fingerhut AL. Meckel’s diverticulum. J Am Coll Surg. 2001;192:65862.
10. Elsayes KM, Menias CO, Harvin HJ, Francis IR. Imaging manifestations of Meckel’s diverticulum. AJR Am J Roentgenol. 2007;189:818.
11. Archila CA. Diverticulitis de Meckel: ultrasonido Doppler y “signo del árbol”. Rev Colomb Radiolog. 2007;18:213841.
12. Baldisserotto M, Maffazzoni DR, Dora MD. Sonographic findings of Meckel’s diverticulitis in children. AJR Am J Roentgenol. 2003;180:4258.
13. Lin S, Suhocki PV, Ludwig KA, Shetzline MA. Gastrointestinal bleeding in adult patients with Meckel’s diverticulum: The role of technetium 99m pertechnetate scan. South Med J. 2002;95:133841.
14. Rossi P, Gourtsoyiannis N, Bezzi M, Raptopoulos V, Massa R, Capanna G, et al. Meckel’s diverticulum: Imaging diagnosis. AJR Am J Roentgenol. 1996;166:56773.
15. Tabbers MM, Bruin KF, Taminiau JA, Norbruis OF, Benninga MA. An unexpected finding in a child with rectal blood loss using video capsule endoscopy. Eur J Pediatr. 2006;165:2702.
16. Barrera LM, Vélez JC, Londoño EE, López R. Divertículo de Meckel en el paciente adulto. Experiencia en la Fundación Santa Fe de Bogotá. Rev Colomb Gastroenterol. 2005 20;2:117.
17. Meek E, Calvache C, Monsalve J, Neira A, Ospino E, Rueda R, et al. Reporte de caso fatal por perforación de divertículo de Meckel. Univérsitas Médica. 2005 46;4:1503.
18. Mackey WC, Dineen P. A fifty year experience with Meckel’s diverticulum. Surg Gynecol Obstet. 1983;156:5664.
19. Soltero MJ, Bill AH. The natural history of Meckel’s diverticulum and its relation to incidental removal. A study of 202 cases of diseased Meckel’s diverticulum found in King County, Washington, over a fifteen year period. Am J Surg. 1976;132:16873.
20. Moses WR. Meckel’s diverticulum. Report of two unusual cases. N Engl J Med. 1947;237:11822.
21. Rutherford RB, Akers DR. Meckel’s diverticulum: A review of 148 pediatric patients, with special reference to the pattern of bleeding and to mesodiverticular vascular bands. Surgery. 1966;59:61826.
22. Weinstein EC, Cain JC, ReMine WH. Meckel’s diverticulum: 55 years of clinical and surgical experience. JAMA. 1962;182:1313.
23. Beltrán M, Larenas R, Almonacid J, Danilova T, Cruces K, Barría C, et al. Vólvulo de divertículo de Meckel: una complicación inusual. Revista Chilena de Cirugía. 2006;58:503.

Correspondencia: José Antonio Puentes, MD
Correo electrónico: [email protected]
Duitama, Colombia

Anterior Siguiente

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!