Fístula Perianal: Un Reto Terapéutico

Revisión de Temas

EDELBERTO MULETT VÁSQUEZ*, MAURICIO OSORlO CHICA**

Resumen

La fístula perianal es una entidad de frecuente consulta diaria la cual se representa con múltiples variantes clínicas y anatómicas y con complicaciones marcadas debido a tratamiento inadecuado. La incontinencia fecal es la complicación más temida; se han desarrollado muchas técnicas quirúrgicas para su manejo; se han desarrollado incluso adhesivos tisulares con el fin de evitar procedimientos invasivos en la región perianal. Se intenta dar una vsión amplia de esta patología y de su tratamiento.

Introducción

La fístula perianal es una entidad clínica que cuando no se tiene un conocimiento perfecto de la anatomía de la zona perianal, puede convertirse en una patología de difícil tratamiento, no sólo por la dificultad en la escogencia de la conducta apropiada, sino por las molestas consecuencias que pueda traer para el paciente, hechos que se relatan desde 1603 por W. Shakespeare1. El objeto de esta revisión es repasar las principales opciones diagnósticas y terapéuticas en el manejo de la enfermedad.

Anatomía

Las principales estructuras relacionadas con la fisiopatología de la enfermedad son las glándulas anales y el aparato esfinteriano, compuesto por los esfínteres interno y externo y el elevador del ano. Las fístulas se clasifican según la relación de su trayecto con los esfínteres y el elevador del ano (figura 1).

Anatomía Normal

Las glándulas anales están conectadas con las criptas situadas a nivel de la línea dentada; los conductos de estas glándulas entran a la submucosa siguiendo un trayecto hacia fuera y hacia abajo; dos tercios de estas glándulas entran al esfínter interno y la mitad termina en el espacio interesfintérico. La obstrucción de estos conductos, por la acumulación de material extraño en las criptas, puede causar los abscesos y las fístulas anales2. El orificio de la glándula donde se inicia el proceso se denomina orificio primario, y el sitio por donde se drena el absceso se denomina orificio secundario.

El esfínter interno es un engrosamiento de la capa muscular del recto, por lo tanto, músculo liso involuntario. Contribuye con el 85% del tono de reposo del canal anal3.

El esfínter externo, músculo estriado de carácter voluntario, está situado por fuera del esfínter interno y lo rodea completamente. Se divide en compartimentos superficial y profundo; se continúa proximalmente con el músculo puborrectal y es el responsable de la presión de esfuerzo (contracción) del canal anal3.

El elevador del ano es un complejo muscular constituido por los músculos puborrectal, pubococcígeo e isquiococcígeo. Su principal función, realizada principalmente por el puborrectal, es formar el ángulo anorrecal, que contribuye con el mantenimiento de la continencia, especialmente para sólidos. Los tres músculos conforman el diafragma pélvico posterior3.

Clasificación

La clasificación que tradicionalmente se ha utilizado es la de Parks, donde las fístulas se clasifican según la relación del trayecto con los esfínteres o con el elevador del ano.

Estas se clasifican en4:

1. Interesfintérica: el trayecto discurre por el espacio interesfintérico, situado entre ambos esfínteres. Constituyen el 45% al 56% del total de las fístulas anales (figura 2).

Fístula Interesfintérica

2. Trasesfintérica: el trayecto discurre a través de ambos esfínteres. Constituyen entre el 20 y el 30% del total de las fístulas anales. Este tipo de fístula se puede clasificar como trasenfintérica alta o baja, según el compromiso del esfínter externo. Existen otras variantes, según existan otros trayectos o sacos (figura 3).

Fístula Trasesfintérica

3. Supraesfintérica: el trayecto discurre por encima del puborrectal. Constituyen el 3,3% de las
fístulas anales (figura 4).

Fístula Supraesfintérica

4. Extraesfintérica: el trayecto discurre desde el recto, por encima de los elevadores. Constituyen el 3% de las fístulas anales (figura 5).

Fístula Supraesfintérica

Las fístulas también se pueden clasificar en simples o complejas, según su relación con los esfínteres, principalmente respecto a la cantidad de tejido esfinteriano comprometido5,6.

Diagnóstico

El diagnóstico de las fístulas perianales es principalmente clínico. La sintomatología está dada por estados de supuración crónica, que en ocasiones se pueden acompañar de episodios intercurrentes de dolor perianal consecuentes a nuevas acumulaciones de pus en el trayecto. La clasificación de la fístula en el consultorio, siguiendo el trayecto con un estilete, es un procedimiento incómodo y doloroso para el paciente; además, en ese momento no va a ayudar a definir una estrategia terapéutica definitiva.

Una ayuda clínica para hacer una aproximación a la complejidad de la fístula es la Ley de Goodsal, la cual dice que si se traza una línea horizontal por la mitad del orificio anal, todos los orificios secundarios (son los que se sitúan a nivel de la piel) que se encuentren anterior a ésta, seguirán un trayecto rectilíneo hacia la glándula comprometida en la línea dentada, pero los orificios secundarios que se encuentren posterior a ésta, seguirán un trayecto curvilíneo hacia la línea media posterior8 (figura 6).

Trayecto Rectilíneo hacia la Glándula Comprometida

Igualmente al examinar al paciente, se debe buscar el trayecto de la fístula, que se palpa como un cordón fibroso; si se logra identificarlo al tocar la piel, se puede presuponer que es una fístula baja, es decir, que el compromiso del esfínter externo es distal; en este mismo orden de ideas, cuando el orificio secundario está localizado a más de 2 cm del borde anal, se puede presuponer que es una fístula compleja.

Aun considerando estos conceptos, el diagnóstico final del tipo de fístula se hace en la sala de cirugía, donde al seguir el trayecto con el estilete, se puede definir la verdadera relación de la fístula con el aparato esfinteriano. Para ayudar a localizar el orificio primario (que es el que se sitúa internamente a nivel de la línea dentada) cuando se dificulta en cirugía, se puede utilizar agua oxigenada9, instilándola con una sonda de Nelaton delgada o un Intracath® a través del orificio secundario; ésta saldrá por el orificio primario indicando la localización de éste. No utilizamos el azul de metileno, pues al salir al recto teñirá el campo de azul, lo que puede dificultar en un momento dado la identificación de las estructuras anatómicas; sin embargo, es utilizado en algunos casos.

Las ayudas diagnósticas se han utilizado en algunas ocasiones cuando no se ha podido definir con claridad la anatomía de la fístula. La principal indicación de éstos es la persistencia de la enfermedad después de haber realizado un procedimiento quirúrgico técnicamente satisfactorio. Se utilizan principalmente el ultrasonido endorrectal, el cual puede definir la presencia de sacos o el trayecto de la fístula y la relación con los esfínteres. Igualmente, la resonancia magnética puede cumplir con esta tarea siendo su utilidad principal en la ubicación de trayectos o colecciones por encima de los elevadores o fístulas consideradas complejas 10,11,12,35. El ultrasonido anal tiene la ventaja de ser relativamente más barato, y de que el paciente no es sometido a radiación y puede ser trasportado a salas de cirugía13. La radiología convencional, o sea la realización de una fístulografía, generalmente no aporta al diagnóstico.


* Profesor de Cirugía dc colon y recto, Facultad de Ciencias para la Salud; Universidad dc Caldas, Manizales.
** Profesor de Cirugía de colon y recto, Facultad de Ciencias para la Salud; Universidad de Caldas, Manizales.

Cirugía Vol 17 No 2 Fístula Perianal: Tratamiento

 

PUBLICACIONES RELACIONADAS

Revista Colombiana de Cirugía

Cirugía. 08 No. 4

La Sociedad Colombiana de Cirugía ha introducido recienteme...

Cirugía. 09 No. 1

La práctica médica está cambiando en forma importante por...

Cirugía. 09 No. 2

La Revista “CIRUGIA”, órgano oficial de la Sociedad Col...

Cirugía. 09 No. 3

la Revista CIRUGIA se vio privada de los servicios del docto...

Cirugía. 09 No. 4

La Junta Directiva de la Sociedad creó el cargo de Comision...

Cirugía. 10 No. 1

Los fenómenos que ocurren en la respuesta orgánica a la se...

Cirugía. 10 No. 2

Uno de los principales objetivos perseguidos por la revista ...

Cirugía. 10 No. 3

Esta norma ética, cuya vigencia se inicia con el juramento ...

Cirugía. 10 No. 4

La Sociedad Colombiana de Cirugía consciente de esta situac...

Cirugía. 11 No. 1

Con innegable acierto el conocido filósofo norteamericano R...

Cirugía. 11 No. 2

El desarrollo de la enfermería como profesión, tal como oc...

Cirugía. 11 No. 3

La infección quirúrgica presenta avances sustanciales y ca...

Cirugía. 12 No. 1

Ley 100 de 1993, para abundar en los numerosos comentarios e...

Cirugía. 12 No. 2

Sin ánimo alguno de intromisión en la reglamentación inte...

Cirugía. 12 No. 4

El médico es auxiliar de la justicia en los casos que seña...

Cirugía. 13 No. 1

Sociedad Colombiana de Cirugía con motivo de sus Bodas de P...

Cirugía. 13 No. 2

Con orgullo, pero con pleno sentido de responsabilidad, asum...

Cirugía. 13 No. 3

Frecuentemente, en el cotidiano ejercicio de la medicina, ta...

Cirugía. 13 No. 4

En una actitud posible y multitudinaria, con la cual se soli...

Cirugía. 14 No. 1

Hay que destacar el esfuerzo de los servicios de trasplantes...

Cirugía. 14 No. 2

La ley 100 de 1993 introdujo plausible orientación y excele...

Cirugía. 14 No. 3

En su diaria actividad los médicos asumen responsabilidades...

Cirugía. 14 No. 4

La actividad ediorial médica se ha incrementado intensa y p...

Cirugía. 15 No. 1

Cada día se hace más notoria y operante en los estratos do...

Cirugía. 15 No. 2

Los enormes avances científicos logrados en las ciencias bi...

Cirugía. 15 No. 3

La Sociedad Colombiana de Cirugía y sus Directivas se han p...

Cirugía. 15 No. 4

En los primeros días de septiembre de 2000 se clausuró en ...

Cirugía. 16 No. 1

Las publicaciones periódicas auspiciadas por las sociedades...

Cirugía. 16 No. 2

Al cáncer gástrico se le atribuyen más de medio millón d...

Cirugía. 16 No. 3

La relación entre el enfermo y sus cirujano, reducida por u...

Cirugía. 16 No. 4

La práctica de la medicina en nuestro país en los últimos...

Cirugía. 17 No. 1

La Sociedad Colombiana de Cirugía ha trabajado arduamente e...

Cirugía. 17 No. 2

La investigación clínica es considerada como la única fue...

Cirugía. 17 No. 3

Al parecer, estas últimas han sido motivadas por la presió...

Cirugía. 17 No. 4

La enseñanza de la cirugía en Colombia es impartida y coor...

Cirugía. 18 No. 1

Existe una ley de la gravedad aplicable al muy corto discurr...

Cirugía. 18 No. 2

La perforación de la vesícula y la fuga de cálculos son m...

Cirugía. 18 No. 3

"Problemas éticos en cirugía: innovación que lleva a comp...

Cirugía. 18 No. 4

Por lo general, cuando algún médico recomienda hacer o dej...

Cirugía. 19 No. 1

La Recertificación de los Profesionales de la Salud, entend...

Cirugía. 19 No. 2

Los antibióticos son, junto con los analgésicos, los medic...

Cirugía. 19 No. 3

El Simposio Nacional del Residente Quirúrgico del Congreso ...

Cirugía. 19 No. 4

Es el momento oportuno para tomar decisiones que reorienten ...

Cirugía. 20 No. 1

Recuerda que no basta con tener cualidades. También hay que...

Cirugía. 20 No. 2

Dirigiendo su atención hacia la observación clínica cuida...

Cirugía. 20 No. 3

La definida personalidad de Rafael Casas Morales, formada en...

Cirugía. 20 No. 4

En varias ocasiones me he referido a los defectos protuberan...

Cirugía. 21 No. 1

En el año de 1985, después de ejercer como Secretario Ejec...

Cirugía. 21 No. 2

La cirugía es una actividad en busca del bien y gobernada p...

Cirugía. 21 No. 3

La medicina complementaria y la medicina alternativa han ten...

Cirugía. 21 No. 4

En el Hospital Universitario se conjugan ciencia y medicina ...

Cirugía. 22 No. 1

El tiempo se ha detenido en los años setenta para los posgr...

Cirugía. 22 No. 2

La práctica operatoria hace parte del arte del hombre desde...

Cirugía. 22 No. 3

La experiencia por sí sola, por copiosa y grande que sea, n...

Cirugía. 22 No. 4

Los Colegios de Profesiones de la Salud no responden simplem...

Cirugía. 23 No. 1

La Revista Colombiana de Cirugía, órgano oficial de difusi...

Cirugía. 23 No. 2

En octubre de 1948 visitó a Colombia la Unitarian Medical M...

Cirugía. 23 No. 3

Para la Revista Colombiana de Cirugía, el hecho de estar in...

Cirugía. 23 No. 4

Los paradigmas son realizaciones científicas universalmente...

Cirugía. 24 No. 1

La Asociación Colombiana de Cirugía está tabulando la inf...

Cirugía. 24 No. 2

La contribución pionera de Stanley J. Dudrick se registra e...

Cirugía. 24 No. 3

El estrés se acepta como un fenómeno necesario que hace pa...

Cirugía. 24 No. 4

En el mundo de la ciencia y arte de la cirugía no se había...

Cirugía. 25 No. 1

El hallazgo más sorprendente ha sido que la diabetes se com...

Cirugía. 25 No. 2

El paciente quirúrgico, en su respuesta metabólica al trau...

Cirugía. 25 No. 3

La medicina es ciencia y es profesión. Los traductores espa...

Cirugía. 25 No. 4

La cirugía oncológica ha desaparecido y ha sido remplazada...

Cirugía. 26 No. 1

La ley 100 aprobada en el Congreso de la República fortalec...

Cirugía. 26 No. 2

Consideramos que las fiestas de cumpleaños son una oportuni...

Cirugía. 26 No. 3

La mayoría de las acciones humanas se realizan persiguiendo...

Cirugía. 26 No. 4

Es notable que todas esas nuevas adquisiciones en el conocim...

Cirugía. 27 No. 1

La Asociación Colombiana de Cirugía es una entidad sin án...

Cirugía. 27 No. 2

La relación médico-paciente ha variado a lo largo de la hi...

Cirugía. 27 No. 3

Cada cirujano que desee obtener la certificación periódica...

Cirugía. 27 No. 4

En el cerebro humano existe una amplia zona desti­nada a go...

Cirugía. 28 No. 1

El riesgo de cáncer de un nódulo incidental es de 7 %, per...

Cirugía. 28 No. 2

La transformación de la energía es lo que permite que dist...

Cirugía. 28 No. 3

La colecistectomía laparoscópica difícil se refiere a la ...

Cirugía. 28 No. 4

Las preferencias para optar por una carrera quirúrgica en B...

Cirugía. 29 No. 1

El quiste del conducto tirogloso es la anomalía congénita ...

Cirugía. 29 No. 2

Las medidas de seguridad, que han reducido los accidentes en...

Cirugía. 29 No. 3

La miotomía de Heller con fundoplicatura parcial por vía l...

Cirugía. 29 No. 4

Hacer investigación en cirugía en nuestro país es una lab...

Cirugía. 30 No. 1

La cirugía de la tiroides es la cirugía cervical practicad...

Cirugía. 30 No. 2

Si bien es cierto que la educación de pregrado y posgrado e...

Cirugía. 32 No. 2

La educación en Cirugía, la de pregrado y la de posgrado, ...

Cirugía. 32 No. 3

En el programa colombiano de residencia quirúrgica se enfre...

DÉJANOS TU COMENTARIO

Dejar un comentario


*